Narrativa

La vida

Free Photos (Fuente: Pixabay).
 
 Lo que creemos que somos.
 Lo que creíamos que llegaríamos a ser.
 Lo que hicimos.
 Lo que debimos hacer.
 Lo que vivimos y no volveremos a vivir.
 Lo que añoramos porque ya no lo tenemos.
 Lo que perdimos con el pasar de los años.
 Lo que no supimos entonces valorar,
 por jóvenes, por ingenuos, por estúpidos
 o por no saber lo que queríamos, o lo que buscábamos.
 No se debería repetir, aunque me temo que se repetirá.
 Creíamos que el pasado nunca llega.
 Creíamos que el futuro jamás.
 Creíamos que ambos estaban demasiado lejos de nuestras vidas, y nos volvimos a equivocar.
 No se debería repetir, aunque me temo que lo hará.
 Creíamos, solo creíamos.
 Es posible que el pasado esté estrechamente unido al futuro.
 Es posible que el presente sea el único tiempo real
 y que enlace inequívocamente con ambos,
 pero no esperaré a mi pasado para añorarlo, para quererlo.
 Tampoco esperaré a mi futuro para vivir.
 Intentaré vivir el presente, amaré, seré feliz hoy,
 ahora, en este instante.
 El futuro llega solo, y el pasado nos acompaña toda la vida.
 Al final nos damos cuenta
 de lo verdaderamente sustancial de la vida,
 al final.
 Al final aprendemos que todo se desvanece,
 al final.
 Al final nos alcanza el pasado.
 Al final nosotros somos pasado.
 El pasado que se aleja en el tiempo.
 El pasado que no son más que vagos recuerdos.
 El pasado solo es eso,
 aunque en el futuro no seamos ni siquiera eso.
 El tiempo, el paso del tiempo todo lo difumina y casi lo borra.
 El tiempo que marca nuestras vidas,
 el tiempo, el tiempo, nos perdemos en él.
 Incluso los recuerdos y el pasado se pierden en el tiempo.
 Ya no queda nada.
 Naufragamos sin remedio en el mar del tiempo.
 Naufragamos y ni siquiera aprendemos que todo es pasado.
 Que todo es efímero, nuestras vidas, nuestros sueños.
 El legado que transfiramos a las generaciones venideras
 a través de la palabra escrita delatará sentimientos, emociones,
 miedos y esperanzas de un tiempo que se agotó
 como lo hacen los minutos de cada hora,
 de cada día de nuestra vida. 

Sending
User Review
0 (0 votes)

Pablo Guillén

Pablo Guillén empezó a escribir hace algunos años. Un poco para escapar de la rutina de un trabajo que sólo le aportaba un salario. Nada más. Publicó durante algunos años artículos de opinión en un diario local y también participó en algunos encuentros literarios concursando y formando parte en distintas publicaciones.
Tiene tres libros de relatos publicados: “Sombras de luz y niebla”, “Reflejos frente al espejo” y “Lanzarse al vacío y otros relatos”.
Además, tiene el cajón repleto de historias que empujan cada día por nacer, pero la situación actual no es la mejor y como todo el mundo sabe, el dinero no crece por más que riegues esa jodida planta.
Actualmente está inmerso en un nuevo trabajo, sin duda más ambicioso y extenso: su primera novela, aunque declara sin tapujos que se mueve mejor en el mundo de los relatos y puede que le pase un poco como a Oscar Wilde, que sólo escribió una novela, “El retrato de Dorian Gray”.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos