Opinión

La CAM en el desguace

Autobús oficina volante de la CAM. (Fotografía: Paco Egea).

Será casualidad pero una semana antes de que se cumpliera un decenio de la intervención de la CAM por el Banco de España –como bien recordaba, el domingo 18, el colega David Navarro en InformaciónPaco Egea, un publicista madrileño, magnífico profesional que creó algunas campañas para la CAAM y la CAM desde una agencia murciana, nos hace llegar unas fotos tomadas en un desguace de la capital del Estado.

Se trata de un autobús habilitado como oficina volante que la CAM encargó para prestar servicio eventualmente en algunos puntos en los que se precisaba su presencia, especialmente durante la de obras de reforma de sus sucursales. La cosa no deja de ser curiosa al menos en dos aspectos: el primero, que no se adaptara para la marca Banco Sabadell y, segundo, que diez años después, aún continúe sin haber sido vendido, desmontado o readaptado. No sé lo que costaría, pero desde luego algo más del euro que el BS pagó por la entidad alicantina.

Y diez años después, siete causas judiciales y varias condenas, aún estamos a la espera de un expediente en el que anda el Banco de España para empapelar aún más a consejeros y directivos que, presuntamente, digamos que se lo merecen, algunos por sus decisiones, otros por omisión y los menos por desconocimiento.

 Sin embargo, nadie del banco emisor –que enviaba regularmente a sus auditores que pasaban semanas en Alicante degustando toda clase de arroces– ha sido señalado como corresponsable, y mucho menos nadie de la Generalitat Valenciana, en manos zaplanistas, que ejercía asimismo la tutela sobre la Caja y hasta disponía de representantes en sus órganos rectores.

El desguace se realizó por piezas: inversiones desafortunadas, sobreexposición al sector inmobiliario, expansión exagerada, chulería en la negociación con las otras entidades con las que se proyectaba una fusión…

En Estados Unidos –si creemos lo que nos cuentan en la serie televisiva “Cazatesoros”– este bus sería la joya de algún coleccionista. Aún no entiendo como el último presidente de la CAM, el señor Crespo, o los últimos directores generales, señor López y señora Amorós, no lo han adquirido, aunque fuera para desguazarlo. De eso parece que saben.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Toni Gil

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos