Al paso

Izquierdas, derechas, centro y Sánchez al fondo

El hemiciclo el pasado 14/7/2022 (Fuente: Congreso de los Diputados).

El PSOE tiene que licenciar a un desgastado presidente que puede hundir al partido en 2023, el gran año electoral.

Definitivamente, ninguno es mejor que otro. Ni partido político, ni político de partido o sin partido. Florecen como setas las formaciones políticas. Hay demasiadas, aunque no tantas como en una ocasión durante la Segunda República, cuando pasaron de 20 en unas Cortes en las que se llegaron a amenazar de muerte. Había matones parlamentarios con pistola al cinto. Ahora no llegamos a esos extremos, pero ya tenemos herederos de etarras asesinos sentados en las Cortes e incluso blanqueados hasta el punto de ser socios del sanchismo de Pedro Sánchez (y de ‘su’ PSOE). No me digan que no es vergonzoso que nuestro presidente se humille (y nos humille) hasta el punto de hacer una ley ‘democrática’ española en comandita con semejantes ‘demócratas’ enemigos de España y que homenajean a asesinos de más de 800 inocentes.

¡Pasmoso! Lo avalan y blanquean Unidas Podemos, nacionalistas e independentistas catalanes y todos los dirigentes socialistas que asistieron al congreso extraordinario del PSOE y no sólo no le dieron la espalda al ‘líder carismático’ sino que le aplaudieron mientras los compañeros socialistas asesinados por ETA se revolvían en sus ataúdes y pedían a Dios que les dejara levantarse y gritar contra el fementido traidor, que traiciona más de cien años de honradez.

Los que hemos votado alguna vez al PSOE (ya somos un poco mayores) éramos entonces socialdemócratas cristianos al estilo de Francisco Vázquez y José Luis Lassaletta, por poner dos ejemplos de socialistas católicos (uno gallego, el otro alicantino) que creían en la justicia social y en los valores filosóficos y teológicos de la tradición grecorromana y cristiana tan profundamente sostenidos por la genial inteligencia de Santo Tomás de Aquino. En él se han inspirado todos los Papas, desde León XIII a Francisco, para defender la coexistencia de la propiedad privada y la justicia social: los bienes públicos o privados, pero siempre al servicio de la comunidad, lo que se llama el bien común.

Pedro Sánchez, durante su intervención en la sesión del control en el Congreso, 16-6-2021 (Fuente: Congreso de los Diputados).

En los siglos XVIII y XIX surgieron multitud de pensadores que, casi sin solución de continuidad y con pertinacia, se dedicaron a enfrentar la razón primero y luego también la ciencia con la fe presentando a ésta como enemiga no sólo de los avances científicos sino de los avances sociales. El siglo XVIII terminaba con la Revolución Francesa y el XIX con la revolución industrial capitalista y el manifiesto comunista de Marx y Engels semilla de la Revolución Rusa, capitalismo y comunismo que fueron valientemente condenados por el Papa León XIII primero y más tarde por San Pío X. (Es obligatorio recordar, una vez más, que del capitalismo y socialismo radical brotaron el nazismo y el comunismo que desolaron Europa y fueron condenados por el Parlamento Europeo, en septiembre de 2019, por ‘criminales y genocidas’. También es momento de recordar de nuevo que España es el único país de la Unión Europea que tiene partido comunista en el Gobierno, sin olvidar que Ximo Puig tiene a comunistas de Compromís en el Gobierno de la Generalitat y los tiene a mucha honra proponiendo –lo hizo– su modelo para Sánchez a nivel nacional).

Hay quien ve mal que Feijóo utilizara el ‘prometo’ y no el ‘juro’ cuando el presidente del Senado le dio posesión de su cargo. No sé lo católico (o no) que pueda ser Feijóo o la propia reina Letizia que no se santiguó en la catedral de Santiago Apóstol aunque lo haya hecho en otras ocasiones. Yo no pido políticos ni regímenes católicos. Sólo me creo obligado a exigir, como miembro de una humanidad digna, que la gente sea respetuosa con la ley natural, cuyos grandes principios creo que están recogidos en nuestra Constitución. Si hay algún fallo propongo que se reforme conforme a los principios que la propia Carta Magna prevé. Lo que no es tolerable es que unos mindundi cualesquiera se permitan vejar la Constitución y chantajear al Gobierno de España. Y menos entiendo que ese Gobierno, con su presidente a la cabeza, se deje torear por ERC, lo mismo que por Bildu, UP, PNV y demás antiEspaña.

Todos los partidos constitucionales y constitucionalistas me merecen un respeto. Espero el regreso del PSOE a la senda constitucional, sin Sánchez, claro, porque con Sánchez ‘es imposible y además no puede ser’. Quedan unos largos meses para que lleguen las elecciones generales y no hay que ser profeta para anunciar que Sánchez está acabado por más que ande haciendo cambios para que nada cambie. Lo van a cambiar. No irá de candidato del PSOE.  Me juego las pestañas y no me juego el bigote y la perilla porque cuanto más me tapo la cara, menos feo soy, según decía mi maravillosa mujer.

No me fío de ningún partido. No es que todos sean iguales (decir eso es una tontería). Creo que al no haberlos buenos, hay que elegir el menos malo. Tengo algún amigo que lleva tiempo sin votar. Es negativista. También con las vacunas. Pero cuando lleguen las elecciones me lo llevaré al huerto de la lógica: votar lo menos malo.

El año próximo es año de votaciones sin cuento. A mediados de 2023 tenemos las municipales y autonómicas y, a finales, las generales. Todas son importantes, si bien las generales se llevan la palma. Cabe esperar que el PSOE recupere la sensatez y la socialdemocracia. Y que concurra a las generales con un candidato que no sea Sánchez, a no ser que prefiera hacerse el harakiri como ha hecho el partido en Francia, donde ha quedado reducido a la insignificancia.

Yolanda Díaz, durante una de sus intervenciones en ruedas de prensa. Fotografía: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa.

Pedro no levanta cabeza; es un juguete roto en manos de sus socios comunistas, nacionalistas, proetarras e independentistas. No tiene dignidad; es un vendido; es antiespañol y lo confirma con su última cesión a Esquerra Unida atacando al castellano en Cataluña y avalando la exclusividad (anticonstitucional y antiestatutaria) del catalán. Para apoyar el catalán no hay que atacar el castellano. Eso lo sabe hasta un niño de teta. Sánchez alimenta el independentismo con ‘su mesa bilateral’, un invento del maligno que discrimina al resto de autonomías (que lo aguantan) de manera vergonzosa.

El PSOE tiene que reaccionar cuanto antes. El bipartidismo de centro derecha y centro izquierda hizo de España un referente mundial y no volveremos a ‘ser alguien’ en el concierto europeo y universal con un sanchismo-comunismo rendido ante independentistas y demás ‘istas’ enemigos de España. ¡PSOE, sí; Sánchez, no! Cuanto más tarden los barones y las bases socialistas en entenderlo, peor que peor.

Una más de las razones para echar de menos el bipartidismo es que lo ataca Yolanda Díaz, la vicepresidenta comunista del Gobierno que se ha contagiado del vestir de Pedro Sánchez y no ahorra un euro en vestidos y demás estilismo para competir en la pasarela con el presidente. Se sonríen, pero se odian. La que quiere ‘sumar’ le ha dicho a Sánchez que lo de los ERE de Andalucía es una mancha en el PSOE que no la borrarán con indultos. “La ciudadanía no tolera la corrupción de ninguna manera. Este caso es más sangrante porque tiene que ver con recursos públicos destinados a los trabajadores y trabajadoras andaluces”. Eso denuncia y añade: “España es moderna y no quiere esa forma de gestionar nunca más”. Echa la culpa de las corrupciones que se han producido en las últimas décadas y años a un bipartidismo “que no va a volver”. Pedro Sánchez: toma nota. Yolanda ya no va a por ti, en concreto, sino a por el PSOE. Se lo estás poniendo en bandeja. Se ha empeñado en ‘sumar’ y en que tú restes. “¿Te das cuennn, Pedro” o te lo tiene que explicar Bolaños antes de que lo eches o te echen? La próxima putada te la jugará con el indulto de Griñán. “No voy a hacer futuribles. Opinaré si llega esa circunstancia”. Y llegará y te quitará otro montón de votos porque es más lista que tú y tus ochocientos mil asesores monclovitas (o los que sean, es un decir), que no se ganan el sueldo a juzgar por lo poco que discurren.

Si sales de ésta con éxito prometo encabezar una lista de admiradores aportando los euros que hagan falta para levantarte una estatua tan grande como la de la Libertad frente al Congreso de los Diputados. Con esta leyenda, eso sí: “No pudo acabar con España, aunque lo intentó”. 

Sending
User Review
5 (2 votes)

Ramón Gómez Carrión

2 Comments

Click here to post a comment

*

code

  • Don Ramón Gómez Carrión, hace ya unas cuantas singladuras en el desvarío (decisiones despóticas e irracionales…) «el barco yace en el fondo del mar» (me afirmaba hace meses un fiel militante del PSOE en Orihuela, cuyo nombre guardo por periodístico y respetuoso ‘off the record’) … Y se atrevió a pronosticar: «ni fichando a la oportunista de Yoli alcanzamos los 80 escaños en el Congreso. Sólo nos salvará que el secretario se marche a presidir la NATO-OTAN… y que sean inteligentes y elijan a una candidata para primera presidente del Gobierno aprovechando la torpeza del PP de colocar a Feijóo como candidato y descartar por ahora a su Reina Ayuso con su halo de ganadora. Si va de candidata: nos barren del mapa de España», sentenció el socialista octogenario.

    • Querido PedroJ: mi pesimismo geopolítico no hace más que crecer. El propio líder de la ONU, Antonio Guterres, reconoce que el organismo internacional no sirve para nada. Las grandes potencias hacen y deshacen a su antojo. Cualquier día el invento se va a tomar por culo. Lo de España es de juzgado de guardia. Tenemos un presidente robot que miente sin parar y se baja los pantalones con comunistas, terroristas e independentistas. Es un gay político y le gusta la marcha. ¿Hasta cuándo tendremos que soportar tanta humillación? Un fuerte abrazo.

Patrocinadores

Pactos