Deportes

HLA Alicante ganó, la grada cantó

Fuente: HLA Alicante.

El 18 de diciembre será recordado como el día en que volvimos a ver la luz. Han sido meses muy duros, con pasos en falso y una entrada espontánea en octubre, pero por fin el pabellón Pedro Ferrándiz pudo respirar. 150 personas presenciaron el encuentro desde las gradas. 150 héroes pudieron volver a respirar baloncesto, animar y aplaudir a los guerreros lucentinos. El HLA Alicante ganó al Canoe (82-77) en un auténtico partidazo que dice mucho sobre el espíritu de los jugadores, pero el resultado hoy es secundario. La verdadera victoria estuvo en las puertas, las conversaciones, los gritos y los cánticos.

HLA Alicante 82 – 77 ZTE Real Canoe

Primer paso muy importante vivido en Alicante. Goteo de público en las puertas del Centro de Tecnificación. 150 personas en los asientos, con gel hidroalcohólico en la entrada, control de temperatura, asientos separados y medidas de seguridad. Poco para lo que merece el oasis del parquet, el bote y las canastas, pero nos conformamos. Las grandes colas, las previas de bebidas espirituosas, los partidos de pie, los abrazos con los triples, las pancartas, los estandartes, el ondeo de las banderas… es lo que queda por venir. Y llegará, seguro que llegará.

Los jugadores se sintieron arropados y apenas necesitaron calentar para entrar en el partido. El primer cuarto fue un regalo por todos aquellos partidos en los que el pabellón no vibró y los lucentinos combatieron solos. Dominio, casi al borde del abuso, del HLA Alicante. Parcial de 10-3 al comenzar el encuentro y una distancia de diez puntos para finalizar el cuarto.

Fuente: HLA Alicante.

El público sonreía y lo que parecía que sería una plácida y relajada tarde/noche de viernes, cerca estuvo de convertirse en pesadilla. El Lucentum se sintió tan superior que se durmió. El letargo fue largo y doloroso durante el segundo cuarto. Apenas anotaron 11 puntos. El Canoe, sin embargo, olió la sangre y buscó hacer más grande la herida. Los madrileños anotaron 27 puntos para marcharse al descanso con una ventaja de seis puntos en el marcador.

Minutos antes del descanso, Pedro Rivero, técnico lucentino, fue expulsado. El árbitro señaló dobles de Justin Pitts y el técnico clamó contra el silbato. Lanzó una botella al suelo con la mala suerte de que esta reventó el tapón y se introdujo en el terreno de juego. El árbitro le expulsó. Rivero bramó, protestó y se marchó. Más impotencia por la derrota que cabreo por la decisión.

 Los nervios penetraron en el pabellón. El temor a la derrota se filtró por cada una de las rendijas del Pedro Ferrándiz y algún agorero predijo la catástrofe. Los videntes se olvidaron de la garra y la calidad lucentina. Pedro Llompart, sin Rivero en el banquillo, tomó los mandos y dirigió a los suyos desde el parquet. Terminó como el máximo anotador del encuentro con 18 puntos. Otra lección más de baloncesto del base de Palma. Un triple con su sello igualó la contienda en el tercer cuarto, aunque el Canoe volvió a adelantarse antes de que la bocina anunciará el final de este.

Los recursos mostrados por el equipo, la experiencia y la trayectoria despertaron al público. Pocos, pero guerreros. Los cánticos invadieron el ambiente sonoro y aportaron al equipo las fuerzas que necesitaban para culminar la remontada. En Alicante, cuando se habla de fuerza, se habla de Jorge Bilbao. Así fue. El pívot, que siempre lucha y nunca pasa desapercibido, creció todavía más envuelto por el espíritu de una hinchada agradecida. Luchó con todos y ganó a todos. Terminó el encuentro con un doble – doble: 13 puntos y 11 rebotes. Poco pudo hacer el Canoe, aunque tuvo oportunidades hasta los últimos instantes fue incapaz de parar al pívot. Al final del encuentro, victoria 82-77.

Clasificados para la Copa de la Princesa

Las alegrías nunca vienen solas. El Tau Castelló se impuso al Coviran Granada y el HLA Alicante Fundación Lucentum, así, con nombre de patrocinio y de club, recuperó el liderato. Sella una primera vuelta de ensueño y la clasificación a la Copa Princesa de Asturias. El 22 de enero, espera el Breogán en Lugo.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Miguel Á. Sánchez Blanes

Periodista y alicantino, no necesariamente en ese orden. También soy graduado en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque lo mío es juntar letras. El mundo es una constante de idas y venidas. Alguien tiene que contar lo que ocurre.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos