Deportes

La falta de gol abona al Hércules al “patiment”

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Alicante es una ciudad especial, un territorio mirando al mar que, históricamente, ha sido vertiente de culturas y de unión de diferentes pueblos. Sin embargo, pese a la apertura y la visión proactiva de adaptarse, acoger y aprender del foráneo, tiene ciertas leyes prácticamente inquebrantables. Muchas de ellas rondan en torno al Hércules. La primera es que en la terreta llueve 4 días y siempre juega el Hércules. La segunda es que el equipo blanquiazul no puede conseguir éxitos sin sufrimiento previo.

El Hércules tenía dos opciones para llegar a la Primera División RFEF: ganar y empatar dos partidos o perder contra el Cornellà y tener la obligatoriedad de sumar seis de los seis puntos restantes. Ha escogido la segunda opción. Pese a que todo se puso de cara con la expulsión de Álex Sánchez en el minuto dos de partido, los blanquiazules acusaron su falta de gol y cayeron en dos fogonazos de los verdiblancos. Buenacasa recortó distancias desde el punto de penalti.

Hércules, 1 – Cornellà, 2

El conjunto dirigido por Manolo Díaz saltó al césped con la alineación esperada. Javi Pérez y Armando entraron por los lesionados Raúl Ruiz y Kevin Appin; Manu Garrido recuperó la titularidad en detrimento de Benja. Un once construido para dominar el partido y gustar a la hinchada, esta vez en torno a los 4.000 espectadores, el máximo permitido por las autoridades sanitarias.

El primer golpe del partido llegó pronto, muy pronto, tal vez demasiado pronto. Álex Sánchez vio la tarjeta roja mientras la afición todavía entraba al estadio. Primer estallido de júbilo, alguno vislumbraba un paseo militar hacia la victoria y las cuatro mil voces jaleaban a los blanquiazules para conseguir la victoria.

La primera parte fue un monólogo blanquiazul y una evidencia del problema que arrastra toda la temporada: la falta de gol. El Hércules dominó, jugó permanentemente en tres cuartos de campo de su rival y tuvo ocasiones claras para adelantarse. Estuvo muy cerca con un cabezazo de Manu Garrido que se estrelló en el larguero y con un disparo de Abde, que no tuvo su mejor tarde, desde el vértice del área.

El control del juego, poco a poco, se tradujo en ocasiones que no se terminaban de materializar. El Hércules perdonó, dejó con vida a su rival y este fue mucho más efectivo en el último minuto de la primera mitad. Córner a favor de los catalanes. Lo botó Agus Medina y lo cabeceó Borja García. Gol, 0-1, y descanso.

Manolo Díaz quiso cambiar cosas en la segunda mitad. Javi Pérez, que había sufrido en labores defensivas, fue sustituido por el debutante Maffeo, hermano del lateral derecho del Huesca de Primera División. El futbolista, pese a jugar su primer partido con el primer equipo, fue atrevido y generó peligro por el costado.

El Hércules volvía a acercarse con peligro al área rival y estuvo muy cerca de empatar el partido. Un centro desde la banda que remataron entre Pastorini y Rulo, lateral del conjunto catalán, fue repelido por Ramón y rebotó en el palo.

La jugada levantó al estadio, que entonó cánticos que no se escuchaban desde antes de que el virus nos obligara a abandonar las butacas. El equipo, mecido por los gritos de ‘Hércules, Hércules’ adelantó líneas y se fue para arriba. Demasiado. Tanto que se olvidó de su espalda y de la defensa. Contraataque de libro, llegada por la banda derecha y gol de Dorca. El Rico Pérez fue un funeral.

Sin embargo, solo tres minutos después, Sergio Buenacasa, que acababa de entrar al césped, provocó un penalti que él mismo convirtió. El Hércules recortaba distancias. El estadio volvió a rugir, la afición volvió a empujar y los blanquiazules volvieron a intentarlo. Estuvieron muy cerca de hacer el segundo con dos disparos de Manu Garrido, pero el delantero cedido por el Leganés no tuvo su tarde.

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Manolo Díaz intentó cambiar el partido dando entrada a jugadores de ataque como Benja o Alfaro, pero los dos fueron invisibles. Apenas tocaron el balón. Los únicos dos futbolistas de la pasada temporada que tuvieron importancia sobre el terreno de juego fueron Falcón, como siempre, y Diego Benito, que trató de organizar al equipo y abrir el campo para encontrar huecos en la defensa del Cornellà, encerrada y con ganas de perder el tiempo.

El partido avanzaba y el Hércules no conseguía perforar la meta de Raúl; de hecho, apenas llegaba a disparar entre los tres palos. Dos posibles penaltis que el colegiado decidió no señalar y un cabezazo ligeramente alto de Manu Garrido. No fue suficiente.

El Cornellà, que prácticamente ha conseguido el acceso a la Primera División RFEF sacó las botellas de champagne y celebró en el campo. La hinchada, desolada, aplaudió a los suyos por el intento e hizo caso omiso a la celebración rival.

Quedan siete días y dos partidos. El Hércules se medirá contra el Lleida el miércoles, a las 20:00 en el Rico Pérez, y el fin de semana contra el Llagostera, en cancha catalana, con horario por determinar. Los blanquiazules dependen de sí mismos, pero están obligados a ganar los dos partidos si quieren permanecer en el tercer escalón del fútbol español. Están capacitados para ello. El respetable puede confiar. Dos finales por la historia.

Sending
User Review
5 (1 vote)

Miguel A. Sánchez

Periodista y alicantino, no necesariamente en ese orden. También soy graduado en Publicidad y Relaciones Públicas, aunque lo mío es juntar letras. El mundo es una constante de idas y venidas. Alguien tiene que contar lo que ocurre.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos