Impulso irresistible

Envejecimiento, edadismo, tercer sector

Fotografía: Besno Pile (Fuente: Pixabay).

Ya se creen con el derecho de jugar con las palabras y llamar a las personas mayores como les venga en gana. Dicen que procuran no ofender a nadie, pero tendrán que reinventarse palabras nuevas y “acogedoras” para describir a los viejos sin decir esa desgastada palabra. Y eso que todos saben que la sabiduría está en la mente sabia que ha sabido llevar con pundonor y exquisita paciencia la historia, la fama del lugar, los hechos del pasado; los abuelos que se ven o que ya no salen, los antepasados, los antecesores, los carrozas, los retablos vivientes, los arcaicos, los caducos, los decrépitos y desusados, los deteriorados, estropeados, los gastados, los maduros y longevos, carcamales y chochos, los vejestorios y seniles, los matusalenes…, y sobre todo y ante todo, los torpes, ya casi los sobrantes, los desechados, los inútiles, los silenciosos que siguen viendo lo que sucede y en su mente forman sus juicios donde interviene su sapiencia, su memoria, su actitud apenas inamovible en sus ideas y en el enfoque de todo lo que sucede. En civilizaciones y pueblos que nos precedieron había que pedirles consejo (ellos mismos, reunidos, ya eran el consejo y la autoridad, y la experiencia y sabiduría de un pueblo, y la bondad en que ha devenido su sosiego actual tras una larga vida exploradora).

Las autoridades del mundo mundial no quieren ser irreverentes con sus mayores, pero parece ser que cada vez les cuesta más encontrar caminos de acogida, de descanso permanente, de convivencia por los restos que queden de hálitos de vida a cada persona, atendida una por una, por sus familiares, por sus amigos, por los guardianes asignados… No es de recibo que miremos hacia adelante y, aparte de verlo todo cada vez más turbio, no terminen de ponerse de acuerdo los políticos en configurar necrópolis más idóneas y moradas dignas, con sarcófagos accesibles e iluminados, y con precios honestos. Y fue el pasado 26 de julio (san Joaquín y santa Ana, padres de la Virgen María y abuelos de Jesús) cuando la Iglesia ha celebrado por primera vez la Jornada Mundial de los Abuelos y Mayores, y también de quienes los cuidan.

España es un país oficialmente envejecido. El Instituto Nacional de Estadística se ha encargado de recordarnos que cerca del 20% de la población española supera los 65 años, cifra oficial para entrar en la llamada tercera edad; de éstos, más del 6% tiene más de 80 años, cálculos que nos llevan a indicar que en 2020 la edad media de la población supera los 43 años. El envejecimiento de la población española crece anualmente una media de 0,2 puntos, siguiendo el curso natural de la esperanza de vida pero que, significativamente, no se compensa con una renovación de la población.

Fotografía: Manuel Álvarez (Fuente: Pixabay).

Juan Ignacio Vela, hermano franciscano de la Cruz Blanca y presidente de Lares Federación –que reúne a más de mil centros de atención a personas mayores dependientes, con discapacidad y en riesgo de exclusión social–, señala la gravedad de esta discriminación a las personas mayores por razón de su edad: el conocido como “edadismo”. Se trata de una postergación que conlleva, en el campo social, político o cultural, “que todo aquello que esté relacionado con los mayores juegue en desventaja”. Una forma delicada de calificar la completa ignorancia que, en muchos casos, preside las medidas y políticas de las administraciones públicas con respecto a las personas mayores, en especial aquellas que se encuentran en situación de dependencia.

La pandemia ha sido una verdadera prueba de fuego para el sector de los cuidados. Los últimos meses han dejado al descubierto muchas de las carencias que sufren quienes dedican su vida a cuidar de los mayores o dependientes. Más de dos millones de personas mayores de 65 años viven solas en nuestro país, sobre todo mujeres. Apunta Vela que “el individualismo está ganando territorio en el modelo de vida que estamos proponiendo en nuestro país”.

Sending
User Review
5 (1 vote)

Demetrio Mallebrera

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos