Impulso irresistible

El futuro de los mayores

Fotografía: Mimirebelle (Fuente: Pixabay).

Estamos en el último mes final de las vacaciones escolares, que siempre ha sido un momento idóneo para preguntarnos en familia qué van a estudiar y preparar nuestros hijos y nuestros nietos, pues bien pronto empezarán las clases en los colegios, y tendremos que dar respuesta clara porque ahí nos jugamos de verdad el futuro de los habitantes pequeños de nuestra familia, de nuestra ciudad, lo mismo que los adultos tendremos que reorganizar nuestras vidas para estar más disponibles y seguir jugando con todos los niños y con los que necesiten de nuestros cuidados y consejos. En una Carta a los Ancianos, el muy querido Papa San Juan Pablo II definía a los ancianos como “depositarios de la memoria colectiva y, por eso, intérpretes privilegiados del conjunto de ideales y valores comunes que rigen y guían la convivencia social”. Pero son, evidentemente, los sistemas escolares los que eligen los modos y maneras, incluso los estilos de enseñanza, las asignaturas nuevas, los complementos que han de ayudar a la consecución de los objetivos desde el día primero hasta el último del curso escolar. El empuje diario, la ilusión por el aprendizaje, la curiosidad por las materias nuevas y las múltiples posibilidades que se nos van abriendo para saber dominarlo todo, viene a ser un amplio ejercicio que pone a prueba nuestra voluntad y refuerza nuestra personalidad en momentos decisivos de nuestro desarrollo y en el perfeccionamiento de nuestros rasgos, aficiones y gustos.

Nosotros somos los mayores, los personajes de esta repetida historia, que van empujándoles a escenarios, amistades y lugares nuevos, a donde se puede acceder con seguridad, atrevimiento o temor, por cuanto es un mundo diferente, y no sería nada bueno pensar que no tendría que pasar nada malo porque esto es una repetición de moldes y modelos, en los que unos tienen unos cometidos preestablecidos desde miles de años atrás. Es mejor pensar que nada sabemos porque los que vengan a traernos nuevas instrucciones pueden querer estar modificándonos nuestros roles tradicionales y forcejear para querer salirse con la suya. Es una lástima pensar que, en vez de mirar todos hacia un mismo horizonte, otros estén queriendo aprovecharse para remover costumbres sanas y de probados resultados durante muchísimos años de labor docente que, sin olvidar actualizaciones, han dado muchos y bien probados resultados contando con los tutores del alumnado.

Fotografía: mabel Amber (Fuente: Pixabay).

Los abuelos debemos de estar en todo este proceso sin querer quitarle el puesto a ningún padre o madre, ni profesor ni monitor. Nosotros siempre somos los recién llegados, pues hemos de movernos entre tecnologías nuevas, conceptos totalmente cambiados, estructuras variables y seres complicados que hemos de saber descubrir a tiempo antes de que vengan a estropearlo todo desde una postura de enfrentamientos, discusiones con mentes oscuras o cerradas que no se aprestan a diálogo alguno. El colegio que va a empezar sus clases dentro de un mes no queda exento de actitudes hostiles ni pensamientos cerrados donde todo va a ser de color de rosa o de combates abiertos (por citar la otra parte contraria empeñada en ser inamovible, innegociable, y siempre discutible al no querer ver espacios abiertos al diálogo, al saber y al entendimiento).

Cuando las personas ya mayores se preguntan si su vida sigue siendo útil para alguien, hay que encender alguna bombilla roja (intermitente hasta su solución) pues algún vacío poco menos que existencial se debe de saber llenar con algo más que una vida acostumbrada a hacer sus costumbres a diario, trayendo esto, comprando aquello, resolviendo lo de más allá, con tal de dar sentido a lo que a veces no termina de llenarnos del todo, de colmarnos de acciones útiles, con contenido, con resultados, con cierta ilusión, con cariño y utilidad, con hechos que justifiquen que los pulsos vitales no están ni mucho menos decaídos ni medio muertos como algunos se creen al ver nuestras fachas fósiles, procedentes de otros siglos u otros planetas.

Sending
User Review
5 (1 vote)

Demetrio Mallebrera

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos