Música

Noche de cuarteto en el Teatro Principal

Cuarteto Casals durante su actuación (Fotografía: Sociedad de Conciertos de Alicante).

Texto escrito por la colaboradora más joven de la Hoja del Lunes; Adriana tiene 12 años.

Este concierto me ha parecido increíble, ha sido un concierto donde he sentido bastantes emociones y sentimientos; ya que cuando iba cambiando el tono de la música, estaba feliz, triste… o incluso ¡tenía miedo!

El concierto fue en el Teatro Principal, un teatro que se encuentra en el centro de Alicante y tiene más de 175 años. Los asientos del teatro están un poco viejos y temblaban bastante cuando otra persona o tú mismo te movías. En el fondo del teatro, para ocultar todo el espacio que tenían atrás, había unos bloques grandes grises un poco desgastados. Y todo esto daba más pinta de viejo al teatro.

Los músicos eran: Vera Martínez, que tocaba el violín e iba vestida con un vestido sin mangas largo de color celeste con una capa de tela transparente negra; Abel Tomás, que también tocaba el violín, e iba con una camiseta negra, una americana negra, y unos pantalones elegantes anchos también negros, aunque en los zapatos no me fijé porque estábamos en la segunda fila y nos impedía ver sus pies; Jonathan Brown, tocaba la viola, y era el que mejor iba arreglado, llevaba una camisa blanca, con una americana negra, bastante lisa, y unos pantalones de tela fina negros; y por último, Arnau Tomás, que hacía sonar el violonchelo, e iba vestido de negro, con una chaqueta y pantalón. Y que no se me olvide, el grupo se llamaba Cuarteto Casals.

Los músicos tocaron Cuarteto de cuerda en re menor, K. 421, de Mozart, que duraba aproximadamente veintisiete minutos; Cinco movimientos para cuarteto de cuerda, op. 5, de Webern, de 13 minutos de duración; tocaron seis bagatelas para cuarteto op. 9, también de Webern, y que duró unos seis minutos; y por último, cuarteto de cuerda n.º 3, en La mayor, op. 41, de Schuman, de unos 30 minutos. Al final, los músicos nos regalaron un bis que se llamaba Pájaro.

Los cinco movimientos para cuarteto de Webern fueron los que más me impresionaron por la melodía cambiante y la sonoridad de las cuerdas. Los violines de Vera y Abel acompasaban sus movimientos corporales con los sentimientos que te transmitía la música.

Disfruté mucho de este concierto, ya que iba con mi mejor amiga Lea, que ella también lo disfrutó un montón, ya que era su primer concierto y la primera vez que iba al Teatro Principal.

Sending
User Review
3.5 (2 votes)

Adriana Heredia De Juan

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Ojo al Lunes