Opinión

La inflación, arma de guerra

Fuente: Fondo Monetario Internacional.

“La inflación se ha convertido en un riesgo claro e inminente”, “las perturbaciones relacionadas con la guerra amplifican esas presiones. Ahora proyectamos que la inflación permanecerá elevada por mucho más tiempo. En Estados Unidos y algunos países de Europa se han alcanzado máximos inéditos en más de 40 años”. Son conclusiones del último estudio, de marzo pasado, del Fondo Monetario Internacional sobre las previsiones de crecimiento global para 2022 y 2023 que las fija en 3,6 %. El alza de los precios de los alimentos y los combustibles perjudicará a los consumidores con menores ingresos en todas las regiones del mundo.

En Estados Unidos la inflación en marzo superó el 8 % impulsada por el alto coste de la energía, en particular el petróleo. El presidente Biden ha puesto en marcha distintas medidas para controlar los precios del gas, el petróleo y en general de la energía en primer lugar, porque tiene elecciones de medio mandato a final de año y se juega la mayoría en las dos cámaras; en segundo lugar, porque tiene que abastecer de gas licuado a Europa para evitar la dependencia de la Unión del gas ruso, y más ahora que Putin ha cerrado ya el grifo hacia Polonia y Bulgaria. Biden nada más acceder a la Casa Blanca, se reincorporó al acuerdo sobre el cambio climático y revocó el permiso para oleoductos y explotación de terrenos públicos que había dado su antecesor. En estas semanas ha autorizado la venta de un millón de barriles de petróleo diarios de la Reserva Estratégica norteamericana y ha reanudado la venta de arrendamientos para perforar en terrenos federales. El propósito es bajar los precios la gasolina, también del gas, antes de las elecciones de noviembre. Trata, con las limitaciones que ha puesto la Reserva Federal, de controlar la inflación, el factor más negativo ante las elecciones próximas. El acuerdo con la Comisión Europea sobre el precio tope del gas en 40-50 € el MWh ayudará al Gobierno español, y al portugués, a reducir sustancialmente la inflación, y los costes empresariales, y poder seguir invirtiendo en energías renovables. La Península utilizará las siete plantas que tiene para desembarcar el gas líquido norteamericano, y una vez gasificado enviarlo a Centroeuropa por gaseoducto, que ha de terminarse, o por barco a Italia. El propósito es reducir sustancialmente la dependencia europea de Rusia, hasta que se complete la transición a energías renovables.

Joe Biden. Fotografía: Gage Skidmore (Fuente: Wikimedia).

En suma, el presidente demócrata Biden está tratando de aumentar la producción de gas para sustituir el ruso de Europa; y de petróleo, para intentar que las subidas de la gasolina y la inflación no le lleven a perder las elecciones de medio mandato- noviembre-en el Congreso y el Senado, en un momento de pleno empleo y con crecimiento económico, aunque sea menor de lo inicialmente previsto. Las nuevas medidas despiertan los recelos de los grupos ecologistas y progresistas de su propio partido porque son contrarias a las promesas de la campaña. Continúa, sin embargo, financiando y promoviendo los vehículos eléctricos y financiando una industria de energía del hidrógeno

Un elemento central de su tarea es un intento renovado de aprobar una revisión en expansión de la salud, la educación, el clima y las leyes fiscales, un paquete de gastos que alguna vez se conoció como Build Back Better y que era el centro de la reforma demócrata. Los principales asesores de la Casa Blanca han revivido las discusiones con su principal antagonista: Joe Manchin III –representante de los intereses del carbón– el senador demócrata que advierte con volcar la mayoría, cuya oposición previa al tamaño y alcance del plan que aprobó el Congreso de aproximadamente 2 billones de dólares ya lo hundió el año pasado. Las demandas de Manchin impidieron reducir los costos de los medicamentos, repensar la reforma tributaria, ampliar el seguro médico, invertir nuevamente en cuidado infantil e impulsar otras redes de seguridad social. Esta ley es la baza que queda a los demócratas para las elecciones de noviembre.

Joseph Manchin III. Fotografía: Senado de EE. UU. (Fuente: Wikimedia).

A la lucha entre los defensores de las energías fósiles que limitan sus producciones y los de las renovables, para entender la inflación hay que unir ahora la escasez de trigo y cereales, en gran parte por la guerra en Ucrania, que junto con Rusia son los mayores productores, la escasez de cereales está en el origen de la inflación en el sector agrícola, agroalimentario y ganadero. Con los “metales raros”, son las tres pugnas en la base de la inflación actual.

Sending
User Review
5 (1 vote)

Antonio Balibrea

Sociólogo y periodista.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos