Trescientas... y pico

La ‘badmovie’ del socialismo alicantino

Francesc Sanguino (Fotografía: Álex Domínguez).

Lo peor de una película de aventuras no es que sea mala, incluso muy mala, casi lo peor es que cuando acabas de arrellanarte en la butaca y empiezas a ver las primeras secuencias intuyas ya cuál va a ser el final de aquello. Es, aproximadamente, lo que pasa desde hace décadas en la badmovie del socialismo alicantino. Que cada nueva versión es peor que la anterior, que cada nueva temporada es tan previsible o más que la que le precedió.

Ante la enésima crisis del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Alicante, protagonizada en este caso por su última estrella derribada, Paco Sanguino, hay  una pregunta que muchos militantes y votantes socialistas alicantinos pueden estar haciéndose estos días: ¿Por qué todo un presidente de la Generalitat como Ximo Puig, que acostumbra a levitar por encima del bien y del mal, se ha alineado de forma tan descarnada con el bando franquista (de Ángel Franco, claro) y abandonado a su suerte al temerario y suicida portavoz y último candidato socialista en la ciudad, Francisco Sanguino?

De izquierda a derecha: Ximo Puig, Pedro Sánchez, Dolores Piñeiro y Francisco Sanguino (Fuente: https://www.pspvpsoe.es/es).

Es esta una pregunta sin clara respuesta. De haberla, una primerala más benigna, la menos endiablada– es que estaríamos aquí y ahora demasiado cerca de unas elecciones autonómicas, una cita electoral en donde la propia continuidad del Botànic es, acontecimiento tras acontecimiento y a cada día que pasa, una posibilidad menos cierta. Supondría esta tesis –taponar una gangrena con tiritas – que el camino elegido sería el menos traumático en el corto espacio que queda de aquí a estas elecciones, el más indoloro, el de menos daños colaterales. Supondría, también y a fin de cuentas, abandonar toda esperanza de mejora y el convencimiento pleno de que el socialismo alicantino es, simplemente, caso perdido. Si no ayuda en la empresa, al menos que cause el menor daño posible, deben pensar en Blanquerías.

Otra razón –la segunda en este orden descendente de salidas poco honrosas, pero justificativas, de lo acontecido– vendría dada por la constatación de haberse dado cuenta el molt honorable, eso sí harto tardíamente, del error de haber apostado un día por un candidato que ha demostrado en la travesía ser todo un capitán sin barco, un capitán capaz de mandar tripulación y embarcación a embestir contra los escarpados acantilados del socialismo alicantino, sin percatarse de que ya ni tenía barco que dirigir ni gobernaba tripulación alguna. Un capitán que, como el propio rey, caminaba desnudo sin él saberlo.  

Pero hay una tercera razón, que puede parecer inicialmente disparatada, siniestra incluso, pero que de ser mínimamente cierta espanta y asusta por igual. ¿Cómo puede ser que un hombre como Ángel Franco, que a día de hoy no es nadie, que es pasado, despojado ya de todo poder político y orgánico, siga manejando los hilos del socialismo alicantino como si de un vulgar guiñol se tratara? ¿Qué miedo tiene el presidente Puig a levantar las alfombras?

Francisco Sanguino y Miguel Millana (Fuente: Gabinete de Prensa del Grupo Municipal del PSOE).

Las respuestas a estas y parecidas preguntas albergan en su seno otros no menos siniestros interrogantes: ¿Qué informaciones secretas maneja el tal Franco de sus propios compañeros de partido, acaso del propio Ximo Puig, para que nadie –ni siquiera quien es hoy todo un presidente de la Generalitat– se atrevan a señalarle con el dedo? ¿Estamos aquí –y salvando todas las distancias que haya que salvar– ante la copia de un Villarejo de la Terreta y, tal como aquel, solo al servicio de mejor postor?

Si las dos primeras opciones son ya el síntoma de un estrepitoso fracaso –¡uno más, qué importa!, deben pensar en Valencia–, de tener algo de cierto la tercera de las posibilidades, la cuestión es que no habría salida posible si no se tira abajo la casa, se fumiga el solar que la sustenta y se prohíbe la entrada al principal productor de esta película de los horrores.

Hoy, es un hecho cierto, la mayoría de los socialistas alicantinos que un día fueron y creyeron, ya no están, debaten desde fuera, y los pocos que aún quedan, algunos de ellos inasequibles al desaliento, quizás porque creyeron que Ximo Puig se iba a atrever, ya saben que tampoco esto va a suceder. La malaventura de esta badmovie ya prepara nuevas temporadas.

Sending
User Review
4.2 (5 votes)

Pepe López

3 Comments

Click here to post a comment

*

code

  • Me gusta tu artículo. Y añado (ahora en broma) que, si no cambian, Chimo Puig y Pedro Sánchez van a ser víctimas del ‘franquismo’. Un abrazo.

  • Mi querido amigo Pepe: Tú que eres una persona muy bien informad, has formulado tres preguntas, cosa curiosa puesto que te ha faltado la pregunta del millón. Pero antes, si me lo permites, voy a contestarlas:
    A la primera: No creo que Sanguino sea tan importante como para poner “en jaque” al botánico. El botánico, obviamente, está amortizado y aguantan hasta que el cuerpo “Compromís” aguante tras las gravísimas actuaciones de Oltra y Baldoví. Ha hecho más daño la soberbia y el baile la patata de Baldoví “El del Bombo” y Oltra la encubridora que cualquier corrupción monetaria.
    2ª: Sanguino no hay sido capitán, ni educando de banda o cabo corneta, ni siquiera grumete. Sanguino es un “diletante” que se define como dramaturgo pero que representa aquello que decía Unamuno de Azaña: “Sería capaz de matar para que alguien leyese sus novelas”. Sanguino es un vago que esperaba algo más que ser portavoz de la oposición. Y así lo demostró afirmando que “A mí me puso Madrid y ellos me darán la solución”, pero el “carguillo” no venía y Puig no le cogía el teléfono. Cogió un “ataque de cornamenta dura” y comenzó a pegar cornadas por doquier y el grupo, excepto Lara López, la hija de Berrutti, lo tiró por la ventana.
    3ª. Cuando afirmas que “Ángel Franco no es nadie”, te recuerdo que es la persona que desde hace tiempos “terremotos” (remotos), trabaja por el partido para consolidar estructuras, pero determinadas estructuras del partido: Graells, Mira padre, Mira hijo, Mira espíritu Santo, y demás gentuza que se ha hecho rica desde el partido y cree que lo posee, le considera un “okupa”, pero el único que trabaja es Franco y su gente y no tiene nada que esconder Franco, vive de su pensión, no ha sido comisionista de ningún SUMA 2, no le han reformado la casa, perdón los dos apartamentos chicharreros, no ha percibido ninguna dádiva de nadie, ni siquiera de Ortiz y no ha salido en las conversaciones.
    Pepe, con todo el cariño que te tengo, hoy has errado el tiro, no hay mierda debajo de la alfombra de Puig, Puig no quiso a Sanguino, Sanguino es un vago, no es un líder y al grupo se le han hinchado los cataplines y lo han mandado al paro. Lanzó un pulso y le salió mal. Así de simple, querido. Tengo un amigo que es especialista en corregir el tiro de escopeta, deberías ir a verle.

    • Se te ve Francamente franquista y muy forofo de “lo que Franco, Ángel o diablo ato que se quede bien atado”. Quizás lo que le querías decir a quien ha escrito este articulo tan (modo sarcasmo) “comprometido” es, la máxima franquista, si te mueves no sales en la fotaca o su traducción, algo mas cañi, en boca cerrada no entran francos. La historia de este muñidor de apaños antaño para la patronal desde la UGT y después, ya si eso, con cargos de todo tipo en el PSOE, es, de novela negra. Lo de que no ha pillaó cacho, todo es posible en Granada ¿Y yo que se? Pero de su capacidad destructiva y depredadora no creo que “el socialismo Alicantino” albergue duda alguna. Mi opinión es, que siempre le han subestimado (oponentes, recambios, adláteres y aliados) y ahí casi le admiro… no dejo títere con cabeza de tirios y troyanos solo con dudar de ellos. Y es un hecho que mientras haya un coro de sus tropas con “argumentos” como los tuyos (adoradores del Franquismo) se lo va ha pasar bomba derruyendo al “Socialismo Alicantino” cuando se le pase por… donde se le pase. El periodista no se contesta porque sabe el precio que pagaría por contestarse semejante chorrada de perogrulladas. Y, por supuesto, lo de Sanguino fue de cagar y no echar gota.

Patrocinadores

Pactos