Al paso

¡Fuera la ordenanza y fuera Mónica Oltra!

Pleno del Ayuntamiento de Alicante, 25-11-2021. Fotografía: Gabinete de Prensa e Imagen del Ayuntamiento de Alicante.

Si se acusa a Barcala de hacer política franquista, hay que acusar a Oltra, Ximo Puig y Pedro Sánchez, comunistas nacionalsocialistas igualmente inútiles.

Nadie ha acabado en este país ni con la mendicidad ni con la prostitución. Ningún régimen: ni el franquismo ni la democracia. Ni la democracia constitucional en la que se alternaban el PP y el PSOE, ni en esta democracia falsificada del sanchismo-comunismo, que ha copiado el modelo socio-comunista de la Comunidad Valenciana de Ximo Puig y compañía, la mala compañía de Compromís y Podemos. A Puig, como a Sánchez, se le va la fuerza en una verborrea estéril, que engaña, eso sí, a muchos electores, una palabrería útil como la que usa su vicepresidenta Mónica Oltra.

Esta vicepresidenta y consellera se ha lanzado como el caballo de don Quijote por los campos de Montiel atacando molinos de viento como el proyecto de ordenanza del consistorio alicantino presidido por el ‘popular’ Luis Barcala, apoyado por Ciudadanos y Vox. Y el mayor argumento que usa Oltra es que el proyecto huele a franquismo y no resolverá ni el problema de la mendicidad ni el de la prostitución. Y es verdad. Lleva razón en esto último. No va a resolver ni la presencia de mendigos ni de prostitutas en los espacios públicos de Alicante.

La ordenanza es mala y no por franquista, que no lo es a los casi 50 años de la muerte de Franco y tras los mismos años de democracia. Ni los Gobiernos del PP y del PSOE, tanto a nivel nacional como autonómico, resolvieron ese doble problema. Olvídense tirios y troyanos de ordenanzas absurdas y ataquen el problema en la raíz, en el tronco y no se vayan por las ramas. Resulta ridículo y antiestético el lenguaje de los promotores de la ordenanza alegando que buscan el bien de los propios mendigos y de las prostitutas y que ya el Ayuntamiento trabaja con ‘medidas de inclusión’.

“Inclusión”, palabra mágica que inventó la extrema izquierda anticonstitucional. Palabra que figura, por cierto, en el contexto institucional de Oltra: Consellería de Igualdad y Políticas Inclusivas. ¿Qué han hecho desde su consellería por los mendigos y las prostitutas, prostitutos y prostituyentes? Si se acusa a Barcala de hacer política franquista, hay que acusar a Oltra, Ximo Puig y Pedro Sánchez, comunistas y nacionalsocialistas, como igualmente inútiles.

Se les va la fuerza por la boca. Están sobrados de palabrería para engañar a la gente, tanto por la derecha como por la izquierda. Por las obras los conoceréis y de obras para acabar con mendicidad y prostitución, nada de nada. Ni derechas ni izquierdas. Pero lo de las izquierdas es peor porque siguen recurriendo a Franco un día sí y otro también para engañar a la gente, para la que dicen trabajar cuando están trabajando para sí mismos.

Mónica Oltra está en horas bajas políticamente hablando y tenía motivos para haber dimitido. Pero como gran animal político que es quiere resurgir de nuevo con esa plataforma que se ha inventado la supervalorada vicepresidenta de Sánchez, Yolanda Díaz, una agrupación nacional que sirva de relanzaminento político para ella, para Oltra, para la madrileña Mónica García y para la catalana Ada Colau. Ignoro lo que pueda dar de sí ese conjunto de mujeres que se quieren salvar de la quema, pero pregonan que quieren salvar a España. A quienes no van a salvar, por más que presuman de feministas, es a las prostitutas y a los mendigos.

Insisto en que la ordenanza no sirve para nada y debe ser eliminada, no porque lo pida la infumable Mónica Oltra sino por sentido común. Atiendan el Gobierno de Sánchez, el de Ximo Puig y el de Barcala lo que proponen desde la alicantina Red de Entidades por la Atención de Personas sin Hogar (Reapsha): “Mejorar las condiciones de vida de estas personas (mendigos y prostitutas) proporcionando más recursos económicos y materiales dirigidos a las personas sin hogar, que es la población más vulnerable y desprotegida”. Además reclaman la creación de “recursos específicos y bien dimensionados para los perfiles no suficientemente cubiertos, como víctimas de violencia y adicciones, con problemas de salud mental y fomentando la atención específica al alquiler asequible de habitaciones o el acceso a viviendas en condiciones adecuadas”.

Pues eso, señores políticos y políticas, más hechos y menos palabrería vacua e inane, especialmente lamentable cuando se utiliza en temas tan profundos y duros para personas tan vulnerables.

Sending
User Review
4 (4 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos