Balones a la olla

El Hércules, por fin “ve puerta” fuera de casa el día de santa Lucía

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Ocho jornadas le han hecho falta al Hércules para marcar su primer gol fuera de casa, ocho jornadas le han hecho falta para obtener, merced a ello, su primer triunfo a domicilio. Tres puntos de oro, que le mantienen en la segunda posición de la tabla, tras el Ibiza. Un golpe de mano sobre la mesa que, si en algunas fases del partido estuvo visible en otras no tanto. Un revés en este día, incluso a modo de empate, hubiera dejado el ambiente enrarecido. No cabía otra alternativa que la victoria. Dos partes claramente diferenciadas, una primera, con un Hércules agazapado y a verlas venir, incluso nervioso e impreciso por momentos, que se resintió del mazazo de Acuña, en modo de lesión, y una segunda, en la que poco a poco, de forma paulatina, hizo valer su mayor técnica, su mayor oficio, y su saber estar sobre el terreno de juego de la mayoría de sus jugadores puntales. En cualquier caso y pese a ocasiones de unos y otros, sobre todo del lado blanquiazul, el encuentro no fue bonito. La llama encendida de la incertidumbre del resultado, lo hizo algo más atractivo.

Atlético Levante 0 – Hércules 1

Casualidades de la vida, paradojas, o que uno repara en pequeñas anécdotas. El caso es que tuvo que ser en el día de santa Lucía, 13 de diciembre, patrona de los ciegos y abogada de los problemas de la vista, cuando el Hércules marcara y viera puerta por primera vez fuera de casa. Y como analizaremos al desgranar el partido, fueron muchas las ocasiones. Ya parece un mal endémico. Pocas veces tan pocos goles dieron tanto de sí. Segundos en la tabla de clasificación con un paupérrimo porcentaje goleador, pero con una seguridad y tenacidad defensiva, de la que se adolecía en otros tiempos, aparte de la garantía de un gran portero.

Se desplazó el Hércules hasta la localidad valenciana de Buñol para enfrentarse al filial del conjunto de primera división, en jornada matinal y con viento. Partido a puerta cerrada en la Ciudad Deportiva del Levante, y con la presencia de cámaras de televisión; un lance éste subsanado a última hora.

García Cubillo, técnico herculano, presentó de inicio cierta revolución en la alineación, pero fiel a su dibujo, mantuvo esquema y cambió de nombres. Acuña, quien ya tuvo minutos frente al Villarreal, fue titular por Buenacasa; Pedro, ya recuperado, ocupó el puesto de Alfaro, y Garrido salió de entrada en detrimento de David Sánchez. Si pudo ser mejor o peor quedó en saco roto. En el minuto quince del primer acto, Acuña sufrió una dura entrada, parece que en diferente lugar a la fascia plantar. Lo intentó durante unos minutos, pero no pudo ser. David Sánchez le sustituyó y le vimos sentado en la banda con una bolsa de hielo en la zona afectada. Planteamiento desbaratado y golpe moral para los compañeros, que vieron como se iba otra vez al dique seco, en el que ha permanecido casi mes y medio.

Esa fue la mala parte del Hércules, presión alta del Levante, agobio con el dominio del balón y varios saques de esquina. Desde el primer susto para Falcón en el minuto cuatro, hasta un remate al larguero en la portería del gaditano. Imprecisión e inseguridad. Otra más del Levante con remate lateral a la red, pero por fuera, tuvimos que contener la respiración. Todo ello hasta que Pedro habilitó a Garrido, que falló inexplicablemente en el uno contra uno; fue fuera de juego, pero fue la primera del Hércules. De ahí hasta el final, Pedro no llegó a una de cabeza a centro de Borja. La más clara con color visitante en el cuarenta y dos, centro de Nani, y remate de Pedro con paradón del buen cancerbero local, Pablo. Y en el tiempo de descuento, David Sánchez, al larguero a pase de Pedro, más otra acción de Manu Garrido. Todo lo no hecho en dos tercios de la primera parte lo hizo el Hércules en unos minutos. En cualquier caso, se jugaba al “trantrán” y la primera parte fue insulsa.

La segunda mitad fue diferente. Por una parte, el Levante pagó el sobreesfuerzo de los primeros cuarenta y cinco minutos, y aunque es cierto que tuvo sus oportunidades, tuvo más el Hércules, que progresivamente fue imponiendo su ritmo y su mayor oficio. Tanto lo impuso, que al final debemos hablar de lo mismo de siempre, muchas oportunidades para materializar una, o ninguna. El día que al menos se hagan efectivas la mitad habremos ganado de cuatro o cinco.

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Al comienzo del segundo acto, Falcón salvó un gol, a tiro de Soberón, desde la frontal. El Hércules se estiró, llegó el cambio de Pedro por Alfaro. Ojalá el aspense esté al cien por cien pronto. Jugadas a balón parado y saques de esquina malogrados, hasta que en el minuto sesenta y tres, Borja estrella el balón en el larguero, pero acto seguido, un minuto más tarde. El lateral herculano Javi Pérez roba un balón con presión, centra y de nuevo y de cabeza, Borja remata. Lo hace hacía abajo, picándola, bota, madera, roza y con todo el suspense del mundo se aloja en las mallas. No entran otras claras y entra la más difícil.

Con el oxígeno del tanto, llegó otro aire, otra tranquilidad, otra disposición, y comenzaron a consumirse los minutos como al Hércules le gusta, sobando el balón. De todas formas, en el setenta y cuatro Falcón salvó una a tiro potente. Acción de portero de garantías. A seis para el final, David Sánchez desperdició otra del lado blanquiazul, a pase de Alfaro, solo ante el portero. Al instante otro paradón de Pablo, a tiro de Alfaro, ahora de actor principal antes secundario. Y cuando ya no debía pasar nada, en el descuento, pasó algo. El Hércules se llevó un susto, aunque el árbitro pitó fuera de juego. Y después se llevó un disgusto. En una acción con un balón largo que Falcón dejaba salir por fuera, se lesionó. Un tirón, una rotura fibrilar, lo que fuera. El colegiado interpretó que perdía tiempo y le amonestó. El equipo consciente de la veracidad del percance jugó el último minuto a que el balón estuviera muy lejos del área. Era verdad, Falcón se había lesionado inexplicablemente, de forma tonta, por eso esas acciones se llaman accidentales. El colegiado decretó el final y fue a interesarse por un Falcón que se desplomó sobre el terreno de juego, e incluso pareció pedirle disculpas por haberle mostrado la amonestación.

Lo mejor, los tres puntos. El descanso vacacional de Navidad y el hecho de que no vuelva la competición hasta el diez de enero ya del próximo año 2021, a ver si entonces vuelven todos los lesionados. Será en el Rico Pérez, frente a La Nucia.

GRACIAS, SANTA LUCÍA. AUNQUE SOLAMENTE UNA VEZ, PERO EL HÉRCULES “VIO” PUERTA.

office 2013
Sending
User Review
4.67 (3 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos