Balones a la olla

El Hércules, La Nucía y cincuenta elegidos para la historia

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Último partido de la primera vuelta de esta atípica liga, primer partido del nuevo año. Siete grados centígrados de temperatura, una humedad superior al ochenta por ciento, aunque ya sin lluvia a las doce del mediodía. Terreno de juego muy blando, pero al final, incluso llegamos a ver el sol. Todo un presagio de futuro, para lo que hemos tenido estos pasados días.

Fue un partido raro. El resultado podría denotar que fue placentero, pero se resolvió a bocanadas, a escopetazos. Primero, se pasó de los apuros a la resolución completa en tan solo ocho minutos. En el último tercio de la primera parte de este derbi provincial, el Hércules le endosó tres goles a La Nucía, pudo remachar con uno más, pero por el contrario lo recibió en propias carnes, en tiempo de descuento. En la segunda parte, entre tres o cuatro acciones herculanas para haber resuelto y no haber hecho falta ni jugar el resto, pero entonces el Hércules se pareció más al de otras semanas, el que crea, pero no materializa. El marcador, aunque con relativa tranquilidad mantenía vivo y dentro del partido al rival, que durante algún tiempo acosó y tuvo mayor posesión en la segunda mitad. Pero el Hércules esta temporada es muy grande en defensa. A última hora el central Moisés se cayó de la alineación por molestias musculares y Teo, quien le sustituyo, rayó a gran altura.

Hércules 3 – La Nucía 1

Cincuenta aficionados herculanos, verdaderos privilegiados, podrán contar durante el resto de sus vidas, a hijos, nietos, amigos o familiares de cualquier grado; que ellos gozaron de la oportunidad de ser uno de los que vieron un partido restringido, casi a puerta cerrada en el Rico Pérez, por motivo de la dichosa pandemia que nos trajo el coronavirus.

Algo en positivo está cambiando en la organización del club, y en la forma de hacer y llevar a cabo. Coincidiendo con el comienzo de semana, y atendiendo a las directrices del Departamento de Sanidad de la Generalitat Valenciana, desde el club se fue llamando de forma personalizada telefónicamente, a los primeros cincuenta socios o abonados, para ofrecerles poder asistir al partido entre el Hércules y La Nucía. Bien entendido que todos ellos tenían renovado su carné o abono compromiso.

De los primeros cincuenta hubo muchas negativas en forma de desestimación, a la vez que con inmenso agradecimiento. Hay que entender que en ese grupo se encuentran los fieles seguidores de mayor edad. Después de muchos aceptos, también hubo muchas comprensibles excusas: “Estoy mayor y enfermo”, “Hace mucho frío”, “No, hasta que esto no pase”, “Tengo miedo por el covid”, “Mis hijos no quieren que salga de casa” o “No puedo porque no hay transporte público”.

Entonces, frente al abanico de rechazos, se fue abriendo la posibilidad a los siguientes. El socio cincuenta y uno, el cincuenta y dos… y así sucesivamente. Finalmente, cincuenta elegidos y privilegiados, premio a la fidelidad, estuvieron repartidos y desperdigados en la tribuna.

Algo simbólico, dadas las dimensiones y características del recinto y las instalaciones, pero toda una efeméride. Acontecimiento notable, que siempre se recordará.

Empezó el Hércules apretando y con ganas, con un rival agazapado y un tanto tímido, hasta que se fue desperezando y estirando. Un pequeño toma y daca, un intercambio de golpes sin mayor dimensión hasta que, en ocho minutos, sobrevino un golpe de efecto.

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

En el minuto treinta, Borja centra un balón, ataca Manu Garrido, defiende el portero y un defensa, Manu mete el pie, sólo la puntera y se aparta. Ninguno de los tres sabe a dónde fue a parar el balón, suavemente botando el esférico rebasa la línea de gol. Era el uno a cero. El segundo llegó a los tres minutos. Buenacasa hasta el fondo, pase de la muerte para Borja que llega hasta dentro y suavemente la pica al ángulo de la portería. Y el tercero seis minutos más tarde, el propio Buenacasa, por el centro del área en uno contra uno ante un defensa, marca de disparo certero. Partido solucionado. Todavía Borja pudo incrementar la renta, un minuto más tarde, en plena efervescencia. Pero del tres a cero o el cuatro a cero, se pasó al tres uno. En tiempo de descuento La Nucía se metió en el partido. Su defensa central, José Más, lanzó un zapatazo que se alojó desde lejos en el fondo de las mallas; Falcón ya había perdido la posición y se acababa de salvar un instante antes desde la línea de gol.

La placentera segunda parte que se esperaba no fue tal. La Nucía tenía alguna opción y por eso en el segundo acto, apretó y apretó manteniendo viva la incertidumbre hasta el final. Aunque no es menos cierto que las ocasiones las puso el Hércules. El partido se pudo haber visto finiquitado igualmente, con el cuarto gol, en varias acciones. Al comienzo Manu Garrido, se lleva una de rebote, casi sin querer y envía al poste, hubiera sido otro gol raro. En el ochenta y cinco Manny, que acababa de salir, centra y ningún delantero a placer logra marcar, y dos minutos después el reaparecido Benja, hace lo más difícil, se lleva a varios oponentes y el tiro se le marcha alto. Todo lo que al Hércules le llegó lo zanjó con solvencia a nivel defensivo, y Falcón como siempre, a gran altura.

César Ferrando, entrenador de La Nucía (Fotografía: Ferrándiz).

En la sala de prensa, el veterano, César Ferrando, curtido en mil batallas, admitió haber perdido el partido en una “pájara” de diez minutos, expresión muy propia del mundo del ciclismo. Aunque también dijo haber estado a gran altura y de tú a tú, hasta ese instante, incluso resaltó el buen hacer de su equipo durante la segunda parte ya a remolque.

David Cubillo (Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol).

Por su parte David G. Cubillo, se mostró pletórico y relajado, es cierto que las cosas cada día le salen mejor y su equipo está más fino. Justificó las muchas sustituciones por las muchas tarjetas que se vieron. Ensalzó el buen hacer defensivo, y la ambición que esta vez si dio sus frutos a modo de goles. Contento con los delanteros y con los lesionados ya recuperados que en mayor o menor medida tuvieron minutos.

Esta semana el Hércules vuelve a jugar en casa. Será el primer partido de la segunda vuelta.

EL HÉRCULES, EL ALCOYANO Y OTROS CINCUENTA. Eso o lo que diga SANIDAD.

Sending
User Review
3.67 (3 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos