Balones a la olla

Desde Melilla, el Hércules cayó “Pa España”

Fotografía: Perfil de @cfhercules en Twitter.

Resulta un tanto difícil de explicar la razón por la que al final el Hércules logró la victoria ayer, último domingo de noviembre en Melilla. El conjunto de la ciudad autónoma llevó la iniciativa casi todo el encuentro, hostigó más, y casi tuvo más oportunidades. Es cierto que el Hércules fue más pragmático, supo manejar los tiempos, pegar y amagar. En definitiva, supo nadar y guardar la ropa; y eso hablando de aguas del Estrecho de Gibraltar, parece ser importantísimo. Si algún Hércules de los últimos tiempos adoleció de pegada y no metía goles, éste otro puede ganar o puede perder, pero mete goles. No sería justo por otra parte reflejar que el portero titular ayer, aunque de forma accidental, por la lesión de Jesús Fernández, rayó a gran altura. Adri detuvo un penalti en un momento crucial que hubiera permitido a los locales meterse en el partido, y en dos acciones metió dos manos que evitaron dos goles prácticamente, en el uno contra uno. A la postre, buen primer tiempo y capacidad de sufrimiento y concentración en defensa; en la segunda mitad, con la participación de un Carlos David que resulta difícil explicar por qué estuvo fuera de la alineación inicial durante tantas jornadas. Todo ello más unas gotas del elixir de la fortuna o la buena suerte.

Fotografía: Perfil de @cfhercules en Twitter.

Melilla 1 – Hércules 2

Parece rezar un dicho antiguo lo siguiente, cuando el servicio militar era obligatorio y los mozos acudían al compromiso con la patria por riguroso reemplazo, podías tener suerte y caer en la península o, bien al contrario, caer en el continente africano: Ceuta, Melilla, o todavía peor, como mi propio padre, caer en Nador, plaza todavía española del actual Marruecos. Y además en Caballería, pero con caballos de verdad, toda una desgracia.  Era la diferencia entre caer “Pa España” o caer “Pa África”.

Ayer el Hércules hizo un viaje a la inversa, desde Melilla, dónde se encontraba ya tres días, entre unas cosas y otras, cayó “Pa España” al vencer en su partido, sumar tres puntos y frente a un rival directo. El dicho se popularizó de tal forma que, siendo niños, cuando algún pariente te hacía un buen regalo por la onomástica, o por Navidad te daba un buen aguinaldo, o de mayor obtenías buena plaza al aprobar la oposición, era inevitable aquello de “Has caído Pa España”.

Firmó el Hércules su compromiso liguero este domingo día veintiocho de noviembre frente al U.D Melilla. En cierto modo un histórico del fútbol español, aunque de segunda fila. En otros tiempos llegó a estar en Segunda División. Se disputó el encuentro en la ciudad autónoma de Melilla, de ochenta y cuatro mil habitantes. En el Estadio Municipal, Álvarez Claro, de césped natural y con capacidad para diez mil espectadores. Por cierto, muy pobre la entrada. Mañana soleada, fuertes rachas de viento y 14 grados de temperatura ambiente.

El entrenador del Melilla actualmente, también lo fue del Hércules hace pocas temporadas; Manolo Herrero, por aquí pasó sin pena ni gloria. El arbitraje corrió a cargo del andaluz de Almería, Fernández Cintas. Salvo puntuales errores de apreciación estuvo bien, no dio ni quitó a unos ni a otros.

Desde el principio, siempre la iniciativa para el Melilla, y el Hércules a verlas venir, pero sin hacer sangre en ninguna de las dos áreas ninguno de los dos rivales. Se anticipó el Hércules en el minuto diecisiete de la primera mitad en una jugada rara y difícil de explicar que culminó con un gol de bella factura.

Checa y Aketxe pugnaban por un balón en la línea de fondo, en un lateral del área, en un momento el local hace falta al visitante, que lejos de protestarla se rehace, sale trastabillado, el defensa piensa que será falta, el otro sigue, se escora, se fabrica él mismo el tiro y viendo al portero adelantado desde el lateral le hace una vaselina que termina con el balón en la red. Ballester a mitad de salida se traga el balón. A partir de ahí el Hércules creció sino en efectividad, sí en dominio, sí en control y ganó en confianza. Al Melilla no le quedaba otra, se estiró sin atinar a puerta, y el Hércules vivía al filo con la exigua ventaja, pero con la comodidad de ir por delante. Antes del segundo hubo una buena combinación entre el propio Aketxe y Elliot, pero no definió el canario en el uno contra uno. Y al borde del descanso la mejor noticia, el segundo gol. Una combinación por la banda derecha propicia un balón para Pedro Sánchez, ayer más entonado, colgó un balón al centro del área, y allí el central Carlos David, a la media vuelta y de forma poco ortodoxa le pega al balón y lo manda al fondo de la red, la defensa pidió fuera de juego, pero lo cierto es que les pillaron durmiendo. Descanso.

Aketxe, autor del primer gol (Fotografía: Perfil de @cfhercules en Twitter).

Según el panorama en la segunda parte debían pasar muchas más cosas y así fue. Salió el Melilla a por todas, no le quedaba otra. Una de las claves estribaba en que el Hércules supiera aguantar el empuje del contrario al menos veinte minutos hasta hacerle venirse abajo. Toda la iniciativa era local, un primer despiste pudo traer el gol local al botar una falta, pero el atacante no llegó. El Hércules sufría y aguantaba frente a un equipo que movía y jugaba bien el balón, su posición en la tabla después de trece jornadas ya no es fortuita. Pero la defensa era contundente. Y en el minuto sesenta, otra de las claves del partido, penalti y posibilidad para el Melilla de meterse en el partido. Entre Bikoro y Carlos David hay un mal entendimiento, el guineano mete la pierna a destiempo y derriba a un delantero. La pena máxima la ejecuta Iker Hernández, a la derecha de Adri, fuerte y raso, el portero catalán le adivinó el lanzamiento y paró. Con tiempo suficiente por delante se pudieron meter en el partido, pero afortunadamente no fue así. Acto seguido un codazo a Aketxe pudo ser roja, pero Fernández Cintas sólo lo zanjó con amarilla; a la postre se iría el vasco medio lesionado por el fuerte golpe recibido. El cero a dos y el penalti fallado era demasiada losa para los de casa, pero lo seguirían intentando. Ahí comenzó el carrusel de cambios por uno y otro conjunto, y el dominio era alterno con el dominio local y las salidas a la contra de los alicantinos. Reparto en la posesión de balón y el Melilla tocando y tocando. Y a doce para el final todavía con tiempo para habernos amargado la mañana y esta “Mili” en “Regulares” llegó el gol de los de casa. Al saque de un casi córner, defensa embarullada y farragosa, entre la nube de jugadores, entre la melé y el desacierto mete el pie Nico Belmonte, y balón a la red desde muy cerca. Fue como si el Melilla recuperase las constantes vitales.

Modestia aparte los que sabemos de genética herculana y somos especialistas en el ADN de nuestro equipo comenzamos a sufrir y pensar en lo peor. Los últimos minutos fueron angustiosos y lo fueron porque el Melilla creyó sino en la remontada sí en el empate. Creyeron en sí mismos, mientras el Hércules hacía todo lo posible con oficio para que se jugara lo mínimo posible, con faltas, desplazamientos largos de balón y pérdidas de tiempo. El héroe de los héroes de ayer, el portero Adri, salvaba de nuevo en el minuto noventa y uno, Ali tuvo un uno contra uno, pero su desacierto y la manopla del cancerbero mandó el balón a córner. A bocajarro. Significativo el gesto del jugador como el del recogepelotas, los dos se llevaron las manos a la cabeza. Unas cosas y otras hicieron que de forma justa el partido se prolongara hasta el minuto noventa y seis. Pitido final y de esta forma el Hércules sumó veintidós puntos, se encarama a la tercera posición a tres del líder. Y puede decir que tras esta batalla se licenció en Melilla, después de este servicio en Regulares, en la Legión, en Caballería o vaya uno a saber. La próxima jornada Sergio Mora tendrá un dilema si Jesús Fernández está en condiciones. ¿Jugará de portero Jesús o Adri? Sea como sea lo que sí es verdad que ya será en el Rico Pérez y frente al conjunto murciano del Águilas. Domingo día cinco de diciembre a las cinco de la tarde.

Pero eso será en ESPAÑA. ¡Bueno, o al menos en la PENÍNSULA!


Resultados del Grupo V (Segunda RFEF)

  • Recreativo Granada 1 – Atco. Pulpileño 1
  • Marchamalo 1 – Atco. Levante 7
  • Mancha Real 0 – La Nucía 3
  • Águilas 0 – Eldense 1
  • Intercity 1 Socuéllamos 0
  • Mar Menor 1 – Alzira 0
  • U.D. Melilla 1 – Hércules 2
  • Puertollano 1 – Real Murcia 2
  • C.D. Toledo 0 – El Ejido 1

Sending
User Review
5 (3 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos