Balones a la olla

De tarde toledana a noche placentera. El Hércules vuelve a ganar

Fotografía: Perfil de @cfhercules en Twitter.

Ganó el Hércules por quinta vez consecutiva. Ahora ya no gana sólo fuera; lo hace también en casa. Fue el Hércules claramente superior al Toledo en la desapacible tarde de ayer domingo. Eso sí, el Toledo tuvo a lo largo del encuentro de dos a tres ocasiones bien solventadas, unas veces por la zaga, otras veces por el portero. La prensa local incluso comentó la circunstancia de que el juego desarrollado y la disposición, siempre con propuesta atacante y nunca encerrándose, no parecía propia de un equipo que ostentaba la segunda posición por la cola. La cosa llegó a ponerse muy cuesta arriba, pero la estrategia, el balón parado volvió a definir una vez más. El central herculano, esta vez de cabeza, definió a lo grande y junto con el conseguido en Melilla, ya lleva dos goles.

Hércules 1 – Toledo 0

El invento llevado a cabo y estrenado esta temporada por la Federación Española de Fútbol tiene estas cosas. Después de la remodelación de la Segunda División B, hemos ido a parar, a la llamada RFEF 1 – 2 – y 3. Y la cosa tiene estas variantes, el Hércules tan pronto se encuentra un Marchamalo o un Mancha Real, o un Socuéllamos, con quien no había jugado en su vida, que se encuentra con un viejo conocido, como, por ejemplo, el rival de ayer, el CD Toledo. Un histórico del fútbol español que, si bien no estuvo nunca en Primera División, sí estuvo durante siete temporadas seguidas en Segunda División A. Y en sus filas ha habido desde ilustres entrenadores a ilustres jugadores. Aquello fue en la década de los noventa, y algún enfrentamiento decisivo para los intereses herculanos hubo entonces entre Toledo y Hércules, sobre todo en el campo de ellos, el conocido como “Salto del Caballo” y también aquí cuando luego nos encontramos con el fatídico Cádiz.

Último partido del año en el Rico Pérez. Tarde nublada y desapacible con 13 grados de temperatura. Aparte de bajas de larga duración, Sergio Mora incluyó en la alineación inicial a José Manuel Fernández por Diego Jiménez, que estaba sancionado y a Nico por Raúl Ruiz lesionado. Aketxe volvió a ser titular tras cumplir su sanción en detrimento de Raúl González. El terreno de juego entre verde y amarillento, tras la resiembra no está en sus mejores momentos. Arbitró el colegiado turolense de treinta y cuatro años, Aranda Anquela. El del Colegio Aragonés, casi daba más miedo que el propio Toledo. Había arbitrado seis partidos esta temporada, con cinco victorias de los visitantes y un empate. Primera vez que lo hacía en el Rico Pérez, más halcón que paloma, fue fiel a su fama, poco dialogante, distante y con el gatillo fácil. Mostró más tarjetas por protestas que por juego duro.

Por cierto, pásmense; hasta el treinta de enero, mucho más de un mes, no volveremos a ver al Hércules en Alicante. El próximo fin de semana es Navidad, el siguiente es Año Nuevo y no hay liga, el siguiente concluye la primera vuelta con el desplazamiento a Marchamalo, provincia de Guadalajara. El siguiente nuevo parón, la semana que sigue desplazamiento a Granada y ya a final del mes de enero de 2022, Hércules- Intercity… ¡Ahí es nada!

Algunos, incluido el que suscribe, llegamos a pensar que la cosa sería más fácil. El Toledo de este año no asusta, penúltimo por la cola. Pero no fue así. Dicen que es “noche toledana” aquella de desasosiego, aquella con problemas, que se pasa en vilo. La victoria y los tres puntos convirtieron la incierta tarde en noche tranquila, pero hubo que elaborarlo. Como decían las crónicas antiguas –triunfo trabajado–. En el minuto dieciséis de la primera parte y en el diecisiete a renglón seguido, después de no pasar nada, pudo marcar uno y otro. Nico, a pase de Pedro y disparo de Candil, que rozó Adri y fue a parar al palo. Una de las dos más claras del Toledo. Se jugaba a velocidad vertiginosa, el Hércules no tenía pausa, como si quedara poco para el final, y eso no le beneficiaba. El Toledo no salió encerrado, atacaba, hacía propuesta, como el que no tiene nada que perder y eso desbordó al Hércules al menos en la primera parte. En el treinta y tres, la mejor para el Hércules, el centro raso de Elliot es tan fuerte que Aketxe no se ajusta en el remate por milímetros.

Otra de las que pudo decidir ya hablando de la segunda parte, el cabezazo de nuevo de Aketxe en el saque de un córner, nada más iniciarse el segundo acto, paradón del portero y despeje por alto. Y después en el cincuenta y ocho, llegaría ya la última del Toledo, que determinaría lo que pudo haber sido y no fue, o pudo haber conseguido y no consiguió. Migue recorre la frontal con el balón cosido a la bota de su pie izquierdo, se escora y se escora, hasta sacar un zapatazo que Adri detiene por bajo, con apuros, despejando y sin llegar a blocar. Lo que llaman ocasión manifiesta de gol, hasta ahí, los dos o tres cartuchos que trajeron los castellanos con pólvora de verdad. Se consumieron minutos sin más, hasta llegar a una acción combinada con Pedro Sánchez de protagonista, que no llegaría a nada, y luego el gol. Saque de esquina y desde atrás, el clásico gol del defensa alto que ha subido a rematar. Era el uno a cero. A la postre, resultado final. Autor, Carlos David. Insistió el Hércules, porque tras entrar al campo Raúl González, a la media vuelta pudo conseguir un tanto, el remate se fue al larguero. Y en el descuento Chuli lo volvería a intentar. Y el portero la sacó de nuevo bajo palos.

La anécdota desagradable

No vale la pena reseñarlo como parte de la crónica del partido, pero lo cierto es que al Hércules podría caerle una multa de las de antaño. En un lance del encuentro, un recogepelotas estúpido del Rico Pérez, en vez de entregar el balón al portero visitante, le hace un “cañito” en la entrega, tal y como suena, se la pasa por debajo de las piernas, el otro se mosquea y se lo recrimina y la Curva Sur, el grupo de aficionados más jóvenes del Hércules, le ríe la gracia. Después incluso hubo algo más con un rebote de un balón. Al acabar el partido la plantilla toledana se fue a buscar al muchacho en cuestión, que se refugió con los de su “banda”, los integrantes del “Quesito”. A todo esto, los jugadores del Hércules intentaron parar a los del Toledo saliendo en defensa del recogepelotas. Por si faltaba algo, muchos aficionados de esa zona saltaron e invadieron literalmente el campo. Empujones, agarrones, roces, exabruptos, insultos, algún que otro golpe suelto y actitudes lamentables. La tángana estaba servida. Habrá que ver el reflejo que hace en el acta el colegiado de Teruel que, además curiosidad, es concejal del Ayuntamiento de esa ciudad, por el grupo político de Ciudadanos. Multa o sanción es posible. Entre Policía Nacional, seguridad privada y los jugadores blanquiazules se pudo poner calma. En la rueda de prensa el técnico toledano, Javi Sánchez, aludido por este tema dijo literalmente: “Estamos en la situación que estamos, como para que encima venga un recogepelotas a vacilarnos”.

Sala de prensa

El técnico del CD Toledo, Javi Sánchez, dijo haber tenido varias ocasiones, de dos a tres claras, y dio mucho mérito al portero del Hércules por desbaratarlas. Calificó el partido de orden y sacrificio. Creyó haber dado facilidades en alguna acción, y a toro pasado, reconoció que a balón parado comparándose al Hércules salían perdiendo. De los tres de arriba, La Nucía, Intercity y Hércules definió a los de Alicante, quizá como los que exhiben un juego más alegre.

Javi Sánchez, entrenador del Toledo (Fotografía: Ferrándiz).

Sergio Mora se felicitó por los quince puntos conseguidos de forma seguida. Confirmó un día más de vacaciones para la plantilla que volverá a los entrenamientos el día veintinueve de este mes. Sobre el partido lo calificó de complicado y el triunfo feliz, aunque ajustado. Bien con el balón, aunque acelerados al principio y después con más pausa, tras abandonar la ansiedad por querer llegar pronto a resolver.

Dijo que mantener la portería a cero sigue siendo fundamental, porque así es más factible siempre ganar. Valoró como buena la primera vuelta a falta de una jornada, aunque asumió que hubo sus baches y altibajos. Y puso en valor el buen número de goles conseguidos. Por todo ello, contento con la actitud y sobre todo con la regularidad.

Al final según las indicaciones del departamento de prensa del club, tuvo el detalle de felicitar a todos los medios y a la afición, las fiestas navideñas ya inminentes. Como detalle la botella de cava dispuesta por el jefe de prensa, que el mismo Mora descorchó y compartió con los representantes de los medios alicantinos con brindis incluido.

Sergio Mora preparando el cava para brindar con los medios (Fotografías: Ferrándiz).

Ganó el Intercity a domicilio, pinchó La Nucía, empate en casa y la victoria del Hércules vuelve a recortar puntos. Treinta y dos para La Nucía e Intercity, y treinta y uno para el Hércules.

FELICES FIESTAS. El Hércules jugará el último partido de la primera vuelta y primer partido del año el fin de semana del domingo nueve de enero en Marchamalo (Guadalajara).

Sending
User Review
5 (1 vote)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos