Al paso

De los amigables Piqué-Shakira a los malvados Puigdemont-Rufián-Sánchez

Varios autores (*).

El desmadre social y político se complica con las peligrosas frivolidades de Pedro Sánchez y los insultos independentistas.

Sostengo que Piqué se ha convertido en un bobo solemne, más bobo y más solemne que Zapatero, que además de tonto es uno de los personajes más siniestros que ha generado la joven democracia española, sólo superado por su discípulo Pedro Sánchez, el presidente que, humillándola, se proclama salvador de la patria sostenido por todos los partidos que quieren destruirla. También Piqué quiere salvar el futuro del fútbol español coaligado con el presidente de la federación española aunque ya veremos cómo termina el contencioso sobre las presuntas comisiones ilegales en torno a la Supercopa ‘arábiga’ y futbolera.

El afán de protagonismo y un pecado que se denomina soberbia llevan a algunos de nuestros semejantes (semejantas y semejantos) a cometer acciones de difícil justificación en personas que creeríamos que están en su sano juicio. No lo digo sólo por Zapatero, Sánchez y Piqué. También por Puigdemont y Rufián. Piqué la lío parda con la Supercopa, pero la que ha liado con su separación de Shakira tampoco es moco de pavo.

‘Cosas de famosos’, se decía antes. Ahora es nuestro pan de cada día y a todo el mundo le parece normal que Shakira pille con otra a Piqué, como no escandalizaría que Shakira fuera pillada con otro maromo sin haberse separado previamente de Gerard. No existe la fidelidad, ni la lealtad, ni el compromiso para toda la vida.

Nadie quiere ser ‘la esposa de’ o ‘el marido de’. La misma Shakira deseaba ser ‘la chica de’ Piqué. No hay matrimonio católico que valga; ya no se aprecia ese compromiso más que para reivindicar el matrimonio gay y que lo bendiga la Iglesia. Ahora que nadie quiere matrimonio de toda la vida, se empeñan los ‘progres’ en matrimoniar gais y lesbianas. Lo que no entiendo es cómo los podemitas de todos, todas y todes (hay que ser tontos, tontas y tontes) no proyectan legislar para hacer matrimonios para bisexuales. Incluso los del partido animalista (creo que integrados en las plataformas que conforman Unidas Podemos) podrían gestionar uniones matrimoniales entre mujeres y homínidos o entre hombres y homínidas.

Volviendo a las separaciones de famosos llama la atención que Piqué y Shakira hayan aumentado el número de fans en cientos de miles. A la gente le gusta la ruptura de parejas famosas y que lo hagan, eso sí, de forma muy amistosa y pidiendo que respeten su intimidad, sobre todo pensando en el bien de sus hijos. Alguno(a)s famoso(a)s reiteran que, a pesar de la separación, persiste entre ellos una gran amistad.

Hace un año, Anne Igartiburu, la afamada presentadora ‘del corazón’ (ahora de actualidad ‘cardíaca’ por un posible nuevo romance con un empresario), valoraba así la ruptura con su pareja, de seis años, Pablo Heras-Casado, director de orquesta: “Esto ya no es tan dramático como era antes… Todo tiene un principio y un final… Dejar ir y hacer las cosas fáciles para las personas también es querer… Es importante saber que si amas a una persona para estar en una relación tienes que amarla también sabiendo que todo tiene un proceso… Nos llevamos muy bien y nos queremos un montón”.

Una periodista del corazón ha destapado el posible nuevo amor de Anne, el empresario Ignacio Peralta, con el que ha sido vista días atrás en la isla de Malta haciendo turismo y festejando el cumpleaños de una amiga. Meses atrás se le atribuyó un cortísimo romance con otro empresario, Luis Gasset, ex de Agatha Ruiz de la Prada, del que dijo que era “persona poco apasionada y bastante asexual”. Del posible nuevo amor hay mejores referencias. La crónica rosa apunta que a la pareja se la vio con “complicidad y conexión… Abrazados compartiendo sonrisas y risas”.

Lleva razón Igartiburu. Todo tiene un principio y un final. Pero no hay regla sin excepción. O excepciones. Ahí tenemos a Puigdemont diciendo y haciendo insensateces sin cuento, hasta ser calificado por Rufián de ‘tarado’ independentista. Los amigos de ‘Puig’ (como Josep Rull) tildan a Rufián de ‘arrogante, burdo y presuntuoso’. En materia de insultos gana Rufián, aunque le haya obligado su jefe, Aragonés, a excusarse de mala manera. Puigdemont sigue conspirando contra España, ‘protegido’ (yo creo que vilmente, humillantemente) por la Unión Europea. Y preside asambleas independentistas en la frontera francesa (¡qué vergüenza!).

El que no se excusa de nada es Pedro Sánchez. La está liando parda a nivel nacional e internacional, pero ahí sigue más chulo que un ocho y sin que nadie se atreva a plantearle una moción de censura ni a presionarle para que convoque elecciones. Lo suyo no tiene precedentes ni en España ni en el extranjero. El panorama es tan complejo y preocupante que nos tiene a todos en vilo. Que no se mueva nadie, pues podría ser peor.

—¿Ha dicho peor?
—Sí, eso he dicho.
—No me lo creo.
—Ni yo tampoco.


(*) Pie de fotografía, de izquierda a derecha:

  • Gerard Piqué. Fotografía: Javier Segura (@castroquini en Twitter), 2012 (Fuente: Wikimedia).
  • Shakira. Fotografía: Jaswooduk, 2010 (Fuente: Wikimedia).
  • Carles Puigdemont. Fotografía: Convergència Democràtica de Catalunya, 2011 (Fuente: Wikimedia).
  • Gabriel Rufián, 2015. Fotografía: Jove (Fuente: Wikimedia).
  • Pedro Sánchez, 2020 (Fuente: Perfil en Flickr de La Moncloa, Presidencia del Gobierno).

Sending
User Review
5 (1 vote)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos