Al paso

Con ‘eta’ gente, ‘eto’ se hace moralmente insoportable

Portada que publicó "La Vanguardia" anunciando el asesinato de Ernest Lluch, el 21/11/2000 (Fuente: "La Vanguardia").

El PSOE sanchista, amigo de bilduetarras y de independentistas, nada tiene que ver con el de las mayorías absolutas de Felipe González y Alfonso Guerra

Pedro Sanchez: “Hace 20 años el terrorismo asesinó a Ernest Lluch. Hoy honramos tu memoria. Gracias por tu gran labor política, por tu ejemplo y valentía. Gracias por hacer de todos la Sanidad Pública. Con ella, hoy se combate la pandemia y se salvan miles de vidas. Gràcies Ernest”.

Lamentable tuit del presidente o de quien se lo haya escrito en la Moncloa, se llame Iván Redondo o Perico el de los Palotes. Se lo han afeado a Sánchez cientos de tuiteros y miles de militantes socialistas. No se ha atrevido a decir que lo asesinaron los terroristas de ETA y los blanquea afirmando que fue víctima del terrorismo. ¿Del terrorismo islamista? ¿Del terrorismo de Terra Lliure? ¿Del terrorismo del FRAP? ¿Del terrorismo del GRAPO?

Cuando aún está por aclarar el comportamiento del Gobierno y sus posibles responsabilidades en relación con la propagación del coronavirus, es de un oportunismo reprobable relacionar el acierto total de Lluch al universalizar la Sanidad Pública con el autobombo en el obligado combate contra la pandemia. Casi tan vergonzoso como la supresión de ETA en el recordatorio para Lluch, lo que a muchos comentaristas nos parece una contribución miserable al blanqueo de la banda terrorista y de sus herederos políticos, los bilduetarras.

Contribuir al blanqueo de ETA acaso se considere legítimo por el presidente del Gobierno con tal de sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado, pero es de una inmoralidad supina, lo diga Sánchez o sus ‘porqueros’ Carmen Calvo, José Luis Ábalos y demás fieles cómplices, entre ellos, por supuesto, el diabólico vicepresidente Iglesias que se da el codo (está prohibido besarse y abrazarse por el coronavirus) con la bilduetarra que se mofa de Pedro en el Congreso de los Diputados.

El PSOE sanchista amigo de bilduetarras y de independentistas, nada tiene que ver con el de las mayorías absolutas de Felipe González y Alfonso Guerra. Con Sánchez ha cosechado el partido los mínimos escaños de su historia con el máximo de poder gracias a su alianza con comunistas podemitas, independentistas y bilduetarras. Pedro Sánchez no hace ascos a nada. Tiene unas tragaderas a prueba de bombas y de tiros en la nuca a socialistas como Ernest Lluch por etarras que vuelven a sus pueblos agasajados como héroes por los ‘amigos’ de Bildu.

“Mal que les pese a algunos… los escaños de Bildu son legítimos”. Lo ha dicho Pedro Sánchez, añadiendo que ‘las únicas siglas importantes son las P. G. E., Presupuestos Generales del Estado’. Menos mal que le parecen “fatal” los homenajes a etarras que salen de la cárcel, aunque, cobardemente, no los impide. Se aferra a la legalidad y legitimidad, pero él tiene que saber que además de la ley existe la moral y que algo puede ser legal y, al mismo tiempo, profundamente inmoral. Sánchez traga y traga. Otegui le apoya porque “es el camino para llegar a la república vasca”. Y el PNV consigue de Sánchez desalojar militares de un cuartel para entregárselo al Gobierno de Urkullu.

Agarrarse a la legalidad de los escaños no es una patente de corso. Aceptar los votos de Bildu, aunque no se recogieran a cambio del supuesto acercamiento de presos etarras al País Vasco es, cuando menos, un feo desplante y menosprecio a las víctimas. Además, 64 de cada 100 militantes socialistas desaprueban el apoyo de Bildu a los PGE. Antes que los PGE tiene que estar el PSOE: y antes que el PSOE, España, la de todos los españoles, porque todos y no solo los de izquierdas son el pueblo soberano que dice la Constitución. ¡Vaya (des)Gobierno de (des)coalición y (des)concierto! Nunca se vio, ni se verá, nada igual. Con ‘eta’ gente ‘eto’ se hace moralmente insoportable. Por muy legal que sea. Hitler llegó al poder legalmente. Pero tanto el nazismo alemán como el fascismo italiano de Mussolini tuvieron origen en la izquierda y ambos regímenes eran anticapitalistas. ¿No ha habido una resolución del Parlamento europeo condenando el comunismo y el nazismo por dictatoriales y antidemocráticos? ¿Por qué, entonces, es España la única nación de la Unión Europea con ministros comunistas en el Gobierno de la nación?

Sobre las disensiones entre ministros, sobre todo entre los de Podemos y los socialistas: “Todos tienen mi total confianza” (Sánchez intenta atajar la guerra dentro del Gobierno de coalición). ¿Es un buenazo, un insensato o un cínico? Menos buenazo, todo lo demás. No para de mentir. Es una máquina de fabricar mentiras. Es la personificación del “miente más que habla”. Pero lo hace tan guapo, tan serio, tan bien vestido, tan galán que hasta las feministas más homófobas (las que desearían que no hubiera hombres) lo siguen y lo votan, junto con las abuelas que quisieran tener un nieto tan apuesto y tan bien peinado y trajeado como él.

Si vas y les dices (a las feministas y a las abuelas) que se ha hecho amigo de los amigos de ETA, lo mismo van y te dicen: “¿Qué es eso de ‘eta’, ‘etás’ en lo que te quiero decir o ‘etás’ en otro rollo? Y lo bien que habla. No te enteras de , pero qué pico de oro. Da lo mismo que te quiera vender una pandemia, que una vacuna, que una lavadora o un seguro, como hacen muchos presentadores de televisión, que ya no sabes si te venden una noticia como si fuera un robot para limpiar el piso mientras tú te dedicas a ver a Pedro Sánchez en el telediario. Tan ricamente. Esa (o ‘eta’) es la verdad.

avast
Sending
User Review
4 (1 vote)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos