Opinión

Un PP acomplejado

Fuente: Síndic de Greuges.

La institución del Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo) de la Comunidad Valenciana acaba de cerrar un nuevo ciclo de cinco años con el adiós del popular Pepe Cholbi Diego. Diez años ha estado Cholbi como síndic y los últimos cinco, acompañado por el que fuera alcalde de Alicante, el socialista Ángel Luna, como adjunto primero. Se cumplió con Luna un acuerdo, no suscrito, pero casi de obligado cumplimiento: si el síndic representa a los partidos de centro derecha, el primer adjunto tiene que hacerlo en representación de los partidos de izquierda. El adjunto segundo es, a modo de comodín, moneda de negociación entre los partidos mayoritarios en las Cortes Valencianas.

El martes pasado la Comisión de Peticiones de las Cortes Valencianas dio el visto bueno a la propuesta de Ángel Luna, ya como Síndic de Greuges titular, sobre los nombramientos de los adjuntos primero y segundo. Propuesta que se ha cerrado con el nombramiento de la profesora de la Universidad de Alicante, Concha Bru, como adjunta primera, en representación de los grupos políticos de la Cámara autonómica valenciana Podemos y Compromís, y del abogado y anterior vicepresidente de la Diputación de Alicante, Carlos Castillo, como adjunto segundo. Hasta aquí puede parecer que todo se ha hecho bien, según lo programado por los líderes de los partidos mayoritarios. O sea, Ximo Puig y Mónica Oltra, por un lado, e Isabel Bonig, por el otro. Pero, como se verá, a la regidora DEL Partido Popular en la Comunidad Valenciana le han vuelto a meter un gol, probablemente, por ese complejo de inferioridad de los populares a la hora de reclamar lo que les corresponde por la matemática de los votos.

Nunca debió el Partido Popular aceptar la propuesta de Ángel Luna de situar como adjunta primera a Concha Bru porque si el titular de la institución representa a las izquierdas, el primer adjunto debe representar a las derechas. O al centro-derecha, según esta ocasión. No va a ser así durante los próximos cinco años al romperse un compromiso, o un acuerdo entre partidos, no escrito pero sí pactado y que se ha respetado desde la creación de la institución que tiene su sede en Alicante y que ostenta la Alta Representación de las Cortes Valencianas.

El síndic Luna ha demostrado su habilidad a la hora de negociar lo que más le interesa. Sobre todo porque cuando él se ausente de la institución, o viaje, o delegue, tendrá que hacerlo en la figura del primer adjunto, quien, automáticamente, pasará a desempeñar sus funciones. Y cuando se produzca el final de la etapa de Luna, que se producirá dentro de cinco años, la interinidad recaerá sobre Concha Bru. Una situación de interinidad que puede durar no semanas, sino meses, tal y como ha ocurrido entre la primera y la segunda etapa del ya exsíndic Pepe Cholbi. Al cesar en el cargo, fue la entonces adjunta primera, Emilia Caballero, quien ocupó el cargo durante un largo periodo, que, en honor a la verdad, fue fructífero porque la abogada alicantina desarrolló iniciativas en materias tan importantes como la dependencia, las ayudas a las mujeres y la defensa de la igualdad.

Ya tenemos la institución del Síndic de Greuges de la Comunidad Valenciana completa. Enhorabuena a todos los elegidos, especialmente a Ángel Luna. Síndic por cinco años y con la representante de Compromís y Podemos, Concha Bru, a su vera. O sea, como adjunta primera. Y el PP a verlas venir.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Blas de Peñas

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos