El repaso

Tiempo de torrija

Pedro Sánchez durante la cena ofrecida por el rey de Marruecos, Mohamed VI en Rabat (Fotografía: Pool Moncloa/Borja Puig de la Bellacasa).
Un breve resumen de todo lo que ha pasado en el mundo esta última semana: Semana Santa, Pedro Sánchez en Ramadán, Gernika ucraniano y Will Smith desahuciado.

Parecía que no iba a llegar nunca pero ya está aquí: vuelve la Semana Santa tal y como la recordamos. Después de dos años de cancelaciones y mascarillas vuelven los pasos, vuelven las procesiones…Y lo que es más importante, vuelven las torrijas, las monas y las toñas para endulzarnos (y engordarnos) la vida y volver a retomar el eterno debate de qué dulce es mejor. Mi voto es y siempre será para la torrija, ser superior que diría Butragueño y postre imbatible como diría Pedro Sánchez. Podemos abrir debate en los comentarios.

Hablando del presidente del Gobierno, esta semana amplió el extenso abanico de dulces de Pascua incorporando a su recetario la chebakia, el briwat y la ghriba, tres tipos de pasteles de Marruecos que le sirvió después del tajine de cordero y cuscús su nuevo muy mejor amigo, el rey Mohamed VI. Era lo menos que podía hacer el soberano magrebí después de que Sánchez unilateralmente desistiera de apoyar al Sahara Occidental: invitarle al iftar, la cena que rompe el ayuno en el Ramadán. Fue cenar y para casa, nada de copas (ser musulmán tampoco ayuda al cubateo) que el jueves tenía visita en La Moncloa del flamante nuevo líder popular Alberto Núñez Feijoó, quien se personó en su casa para comentarle que el rollo del Partido Popular iba a cambiar. ¿A mejor o a peor? Depende, como diría un gallego como él.

Bruce Willis en 2018. Fotografía: Gage Skidmore (Fuente: Wikimedia).

El que se tuvo que marchar de su vivienda por ciertos “problemas de estrés” ha sido Will Smith, que lleva hospedado unos días en un “centro de rehabilitación” a ver si se relaja un poco después de que durante las últimas dos semanas le haya caído la del pulpo. Son curiosas las vueltas que da la vida: hace unos años interpretaba a Muhammad Alí y hoy, él es el saco de boxeo. El guantazo que se ha llevado esta semana es que la Academia de Hollywood le ha vetado durante 10 años, es decir, podrá volver a abofetear a Chris Rock en los Premios Oscar cuando tenga 63 años. No te preocupes Will: siempre te quedará el premio Donostia (perdón por el chiste, es de Twitter, no maten al mensajero).

¿Podría ser peor? ¡Por supuesto! Su mujer, Jada Pinkett Smith, a la que “defendió” cuando Chris Rock la llamó calvorota le ha repudiado públicamente, desmarcándose de cualquier justificación del antiguo Príncipe de Bel-Air y hoy nuevo Príncipe de Beckelar por las galletas que reparte (perdón otra vez por el chiste). ¡Ah! Me encanta el olor a divorcio por la mañana…

Por cierto, hago inciso para hacer una reflexión sobre este trágico mes de abril que se está llevando a las leyendas de los años 90: en menos de diez días hemos visto cómo se ha acabado la carrera de Will Smith por KO técnico, la de Bruce Willis por afasia (Yippie Kai Yei, motherfu***!) y la de Phil Collins porque así lo ha querido él. En mi corazón siempre estarás Phil, como cantabas en Tarzán.

¡Eh! Pero no nos pongamos tristones que la Semana Santa ya está aquí. Las matanzas de Bucha y la estación de tren de Kramatorsk en Ucrania ya han sido relegadas a un segundo plano en los informativos en favor de los míticos directos en la sala de la DGT por la Operación Salida, en el paseo marítimo de Benidorm a la espera de los primeros turistas ingleses, en cualquier playa de Canarias o estación de esquí que acogerá al turista nacional  y por supuesto, en una iglesia cualquiera de Sevilla, ciudad convertida estos días en el máximo exponente de la Semana Santa.

Sí, la guerra en Ucrania ya no es novedad, es más de lo mismo todos los días y las familias españolas ya tienen a sus ucranianos acogidos para presumir de solidarios. Y eso que el tema tenía todas las papeletas para coger impulso de nuevo, porque esta semana Zelenski pidió por videollamada armas para la guerra en el Congreso apelando al bombardeo de Gernika.

Pero el presidente de Ucrania, tan cuco él en sus discursos, metió la pata hasta el fondo: se pensó que podría unir a los españoles en favor de Ucrania… ¡hablando de la Guerra Civil! ¿Nadie le dijo que, en este país, este tema es el motivo número dos de discusión automática después del de la tortilla de patatas con o sin cebolla? Fue instantáneo: nada más terminar el Zoom con Volodímir, empezaron todos los partidos a darse sopapos en Twitter. No tenemos remedio.

Torrijas. Fotografía: Valverderedactor (Fuente: Pixabay).

¡En fin, que no nos despistemos! La Semana Santa ya está aquí y a la vuelta de la esquina unas vacaciones como las de hace un par de años (¡Parece que ha pasado un siglo!). Unas vacaciones con su Operación Salida, sus torrijas, sus procesiones y presumiblemente, días de buen tiempo. ¡Qué ganas! Y encima, a la vuelta de las vacaciones, por fin  se acaba la mascarilla en la mayoría de interiores.

¡Espera! ¿Se acaba la mascarilla? ¡Pues entonces ya tenemos nuevo monotema para lo que queda de abril y mayo! Os lo adelanto yo: sube la incidencia del covid (¿llegará nueva variante?) porque el gobierno no ha hecho caso de los expertos que recomendaban no relajarse frente a la pandemia…Y porque los españoles hemos sido unos irresponsables durante Semana Santa por habernos dedicado a vivir con normalidad.

Sending
User Review
5 (2 votes)

Alex Guillén

Periodista y publicitario especializado en el sector audiovisual, marketing digital y comunicación online de empresas.

2 Comments

Click here to post a comment

*

code

  • Si Sanchez hiciera lo que le ordena Feijóo entonces gobernaría el gallego. Debe esperar su turno de gobernanza, y no vaya a hacer como Rajoy wue le bajo el sueldo a los funcionarios en tiempor de crisis cuando dio 60 millones de eurazos a la banca. El problema saharaui se eternizar 46 años después de la Marcha Verde, y por puertos Mediterráneos cerrados.

Patrocinadores

Pactos