Obituario

Recordando a José Antonio Charques Sala

José Antonio Charques Sala (Fotografía: Ramón Palmeral).

 Destacado entusiasta hernandiano.

Terminada la celebración de la misa por el eterno descanso de José Antonio Charques Sala (1949-2022) en la Parroquia de Capuchinos San Pascual Baylón, de Alicante, el 8 de junio de 2022, María del Consuelo Giner Tormo, presidenta de Espejo de Alicante, dio las gracias a todos los presentes en la homilía y leyó un emotivo poema de Charques dedicado a Gracia, la mujer de Charques, allí presente junto a sus hijos Alejandro y Estefanía, acompañados por otros familiares y amigos. 

Enamorado de mi mujer

UN ROSAL de rosas rojas
en enero se me heló...
aún no estaba podado
y el sol lo resucitó.

Rosas de terciopelo
por San Valentín tienen olor
para decir: yo, te quiero
y necesito tu amor.

Rosas se me antojan
las llaves de tu corazón
y es que al verlas te sonrojan
del color de la pasión.

Rosas rojas perfumadas
de la tierra alicantina
para ofrecer a mi amada
que siendo humana...
¡¡es divina!!

José Antonio Charques
Publicado en el libro Hablan los poetas, (2010) por Espejo de Alicante.

Después, María del Consuelo le dio la palabra a Ramón Palmeral, amigo personal del finado, que dijo: “Buenas tardes, familia de José Antonio…, amigos y amigas y fieles de esta parroquia de Capuchinos. Siempre es triste hablar de un amigo en un momento como este, pero quiero recordarlo en su faceta poética. Cuando un amigo se va, como dice la sevillana de los Amigos de Ginés, algo se muere en el alma y nos deja una huella y un pozo que no se puede llenar”.

José Antonio fue miembro de muchos grupos poéticos: Grupo Poético Miguel de Rosario Salinas, Espejo de Alicante, de Numen, Esencias, de Acua, de San Vicente… y otros grupos; si se me olvida algún nombre, que me perdonen. Fuimos grandes amigos. Nos conocíamos desde 2002, cuando publicó junto con Rosario Salinas y otros poetas el libro Velázquez 18, libro que yo había comprado en El Corte Inglés. A partir de aquí congeniamos y nació nuestra amistad, y luego las revistas: Palmeral 2003 y Perito 2005 a 2008 (cuyos ejemplares se indexaron en la Universidad de Texas en Austin, EE. UU.). Fueron años que presentábamos las revistas en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés, en todas ellas publicó Charques. Recibió el primer premio de poesía “San Juan de Dios”, en 2015. Fue como el renacimiento de la poesía en Alicante ciudad.

De izquierda a derecha: María López Mompó, Consuelo Giner, Alicia Victoria Merino, Ramón Palmeral y José A. Charques (Fotografía: Palmeral).

Con el Grupo Poético Miguel Hernández (GPMH), fundado por Rosario Salinas, recitábamos en el Rincón del Poeta de Orihuela de la Casa Museo de Miguel Hernández, muchas veces también aprovechábamos para visitar a Aitor Larrabide. Nos reuníamos un grupo de poetas en un aula del Instituto de Enseñanza Media Miguel Hernández de San Blas. Participamos en la Senda del Poeta diurna y nocturna dedicada al poeta orcelitano que dirigía Francisco Esteve, senda que partía de Orihuela hasta el cementerio alicantino de Virgen del Remedio, ante la tumba de poeta. Cada año coincidíamos muchos hernandianos de todas partes de España y el extranjero. Recitábamos con el GPMH en muchos pueblos como El Campello, San Vicente, San Juan, Muchamiel, en el chalet de una pareja de ingleses (lo llevaba su mujer Gracia en el coche), fuimos con Rosario durante varios años. No puedo recordar tantos auditorios y tantas otras tertulias que hemos compartido. De nombrarlos todos, estaríamos aquí hasta el siguiente día de la lectura.

Tras el fallecimiento de Rosario Salinas nos inscribimos en el grupo Numen, de Diego Zambrano, luego en Espejo de Alicante, de Consuelo Giner. Participó en todos los libros de Hablan los poetas y en los certámenes.

Yo lo recuerdo más como poeta con facilidad de composición, que como enfermero, que era su profesión, una profesión vocacional; me contó que tuvo como profesor al también poeta Vicente Mojica. La profesión de ayudar a la genta ha pasado a su hijo Alejandro, que es quiropráctico (yo he estado varias veces en su consulta), y la poesía pasa a su hija Estefanía.

Los que somos cristianos sabemos que la muerte no es el final; es un parte de la existencia: nacemos, vivimos, morimos y luego el alma pasa a lo eterno. Me lo imagino en el Parnaso de los poeta hablando con Virgilio, Horacio, Miguel Hernández, Lorca, Machado y tantos poetas que en el mundo han sido.

Las veces que yo le llamé por teléfono estando ya enfermo, me consolaba él a mí y me decía que no estuviera triste… Una de las veces, allá por Navidad, me leyó por teléfono un poema muy emotivo que le dedicó al personal sanitario que lo atendía en el hospital.

Los poetas no mueren nunca. José Antonio vive en cada uno de sus versos, de sus estrofas, de sus poemas y en nuestro recuerdo, porque va a ser imposible olvidarnos de José Antonio, pues era una gran persona, gentil, cariñoso, humilde y generoso, y amigo de sus amigos. Espejo de Alicante tiene en proyecto, después del verano, organizarle un homenaje y publicar un libro con sus poemas; ya se informará.

Muere un poeta y la creación se siente
herida y moribunda en las entrañas.
Un cósmico temblor de escalofríos
mueve temiblemente las montañas,
un resplandor de muerte la matriz de los ríos.

Miguel Hernández, Elegía Primera a Federico García Lorca, (1937).

Y para terminar, os voy a leer un poema de José Antonio dedicado a nuestro Miguel Hernández, escrito en 2002, que dice:

A Miguel Hernández, en el sesenta aniversario de su muerte.
Del libro: Velázquez 18. Poemas.
A la Asociación de Amigos de Miguel Hernández, y en especial a Paco y Pilar:

AL POETA del amor,
un día como el de hoy:
veintiocho de marzo
de dos mil dos...
Al viento lanzan poemas,
muchos de ellos tuyos son,
emociones muy sinceras
¡qué salen del corazón!
Yo le escribí a la Tierra
y ella me dio la razón:
en la tumba sólo hay huesos
y los huesos ¡huesos son!

De ti tenemos tu poesía,
hoy más viva y con más pasión,
en este día; recuerdo de tu vida
¡aniversario de tu defunción!
Luchaste con sentimiento,
te llenaste de valor...,
venciste los contratiempos
¡por no quedarte en pastor!
Quisieron falsear tu poesía,
no lo pudieron lograr...,
¡y aquí está limpia y sencilla
cual tu honra y tu bondad!
¡¡Poeta de la vida!!
¡¡Poeta del dolor!!
¡¡Poeta de la libertad!!
¡¡Poeta del amor!!

José Antonio Charques.

Gracias y nuestro pésame más sincero

Nota:
José Antono Charques Sala, reconocido poeta alicantino, falleció en Alicante a los 73 años, tras una larga enfermedad, el 17 de abril de 2022.

Sending
User Review
5 (2 votes)

Ramón Palmeral

Soy escritor con más de 40 libros publicados sobre temas diversos. Socio de Honor de Espejo de Alicante, socio del Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia, colaborador de la Fundación Cultural Miguel Hernández de Orihuela. Publico crónicas culturales y políticas con un sentido satírico desde hace más de veinte años, puesto que considero que la labor del ciudadano y de la prensa es la de fiscalizar al poder. Dirijo el portal Nuevo Impulso.net de arte, cultura y opinión. Mi correo: ramon.palmeral@gmail.com

5 Comments

Click here to post a comment

*

code

  • Asistí al funeral por José Antonio Charques en los Capuchinos y me ha encantado lo que escribes sobre él. Pero ya conoces el dicho latino “aliquando dormit Homerus” (alguna vez se duerme o despista Homero). Y te lo tengo que aplicar. Cuando te refieres al gran poeta enfermero Vicente Mogica cambias la o por la ú. Un abrazo.

  • Querido Ramón
    Me ha emocionado la semblanza tan hermosa que haces de tu amigo José Antonio Charques, un gran poeta de honda sensibilidad y como bien dices la muerte no es el final porque sus versos quedarán para siempre en nuestra memoria .

Patrocinadores

Ojo al Lunes