Reportajes

Pedro Herrero, camino hacia la santidad

El papa Francisco otorga el título de Venerable a Pedro Herrero Rubio el 5 de noviembre de 2019 (Imagen: www.gloria.tv).

La figura eminente de Pedro Herrero Rubio merece unas líneas que la resalten, dado todo lo mucho que hizo por Alicante.

Podemos decir que la historia de Alicante está jalonada de personalidades médicas del máximo rango. Por solo citar unas pocas, bien significativas, mencionemos a Jaime Segarra, del siglo XVI, discípulo de Collado; a Jacinto Alferio, del siglo XVII; a Blasco y Jorro, del siglo XVII, catedrático de Medicina; a José María Esquerdo, del siglo XIX; a Mas Magro (1879-1958); a Vicente Buigues… Y tenemos asimismo a Pedro Herrero Rubio (1904-1978), médico puericultor que estudió en la Universidad Complutense y en la Universidad de París, discípulo de Santiago Ramón y Cajal y del profesor Negrín y con una importante labor investigadora, corrigiendo una pandemia corriente en aquellos tiempos, “Al Kalazar”, desconocida enfermedad del bazo que en nuestra lengua vernácula aparece como “inflamación del lleu”, teniendo la consideración de infecciosa y símil al paludismo. 

Sus profundos y acertados estudios le llevaron a descubrir el “neoestobisan”. Se trata de una fórmula magistral a base de ácido tartárico. La peligrosa enfermedad desapareció gracias al tratamiento.

Asistió a importantes congresos médicos, uno de ellos en Bruselas y publicó trabajos científicos dentro de su especialidad, la puericultura, en destacados medios. 

Pero aquí vamos a considerar una faceta realmente notable, la de la santidad, pues por su acción benéfica se granjeó el cariño de los alicantinos y los muchos testimonios de fieles agradecidos de acciones de santidad. 

Realmente podemos afirmar que destacó por la conjugación de los planos científicos, humanos y de tipo social. Especialmente en este último de los capítulos, sobresale sin disputa nuestro Pedro Herrero Rubio.

Pedro Herrero

Nació en Alicante el 29 de abril de 1904, en la calle Mayor, hijo de una familia católica. Su padre trabajaba de interventor local. Pedro cursó la educación básica en los Maristas y luego continuó en el instituto de la calle Ramales (actual calle de Reyes Católicos). Su padre fue destinado a Orihuela y Pedro acabó sus estudios de bachillerato en la ciudad oriolana. En el Colegio Santo Domingo de Orihuela conoció a la alumna Patrocinio Javaloy, de quien se enamoró y acabaría casándose años después.

Pero Herrero junto a su esposa, Patrocinio Javaloy (Fuente: Boletín 447 de la Diócesis Orihuela-Alicante).

Terminada la Secundaria se fue a Murcia, donde realizó con brillantez los cursos preuniversitarios de Medicina. Finalmente realizó la carrera de Medicina en Madrid, en la Universidad de San Carlos, actual Complutense, teniendo muy eminentes y destacados profesores tales como Marañón, Negrín, Ramón y Cajal o Castroviejo.

A los 23 años obtuvo la licenciatura en Medicina y durante los dos años posteriores estudió en París y Bruselas, y en este tiempo se especializó en Pediatría.

Vuelto a su ciudad natal, aprobó por oposición una plaza de médico de Beneficencia Provincial y fijaría aquí su residencia.

Dedicó su vida a ayudar a los más necesitados y a los enfermos y murió el 5 de noviembre de 1978. El mismo día de su entierro, el obispo diocesano monseñor Barrachina anunció que se abriría el proceso de canonización, constituyéndose un grupo pro-canonización. Años después, en 1991, el obispo Álvarez Martínez autorizó que se tomaran tres declaraciones “ne pereant probationes” y el 30 de junio de 1997 se celebró la sesión de apertura del proceso de instrucción diocesana, presidida por el obispo Victorio Oliver y se clausurada el 9 de junio de 1998.

Los obispos Palmero y Murgui alentaron esta causa de canonización y su difusión. La fama de santidad de Pedro Herrero ha ido aumentando, siendo para muchos el estímulo de una vida cristiana en santidad. 

A lo largo de este trabajo iremos contemplando aspectos de su biografía.

Proceso de canonización

Una vez haya superado las fases de Venerable y Beato, el médico Pedro Herrero que, siendo ya Siervo de Dios, lleva camino de la santidad, entra en un nuevo y definitivo proceso, que tras superar el de beatificación (esperemos que pronto) le lleve al de su canonización como santo de la Iglesia.

¿Cómo se inicia el proceso de canonización? La apertura del proceso tiene lugar en la concatedral de San Nicolás, el 30 de junio de 1997 y la clausura oficial es el 9 de junio de 1998. El 16 de junio se llevó la documentación a Roma y don Ildefonso Cases presentó en la Congregación para las Causas de los Santos un presunto milagro preparado por un equipo médico de Alicante. Hay que hacer constar que el promotor de la causa fue el señor Luis Trinchán y el postulador don Ildefonso Cases. 

Estudios científicos

Cultivó la pediatría, esa rama de la Medicina que se dedica al estudio de las enfermedades de la infancia y su tratamiento correcto, así como a la prevención y profilaxis de las mismas. Pone la pediatría como ciencia, los medios necesarios para la curación del niño enfermo; estamos en Alicante, ante la expectativa de un futuro santo. Un médico puericultor que, siendo ya, en la actualidad, proclamado Siervo de Dios, tiene además un brillante pasado por su trayectoria científica.

Fueron muy completos sus estudios universitarios de Medicina y tras la licenciatura viaja al extranjero, perfeccionando su especialidad en París y Bruselas y asistiendo a congresos internacionales. Completó su formación con diferentes titulaciones y especialidades dentro del campo de la Pediatría, lo que le dio una visión sumamente amplia dentro de la modalidad de su trabajo profesional.

Doctor Pedro Herrero (Fuente: Libro “Buena vista. Notas para la crónica de un
establecimiento provincial”, de
Rafael Pérez Jiménez).

Es autor, como dijimos, de diversos estudios de investigación publicados en prestigiosas revistas.

Instalado en Alicante, se dedica intensamente a la práctica médica de la pediatría, entregándose a los enfermos con abnegación y poniendo a contribución toda su capacidad y sus muchos conocimientos, llegado incluso a emplear parte de su peculio para ayudar a los enfermos más pobres. Se le considera el padre de la pediatría en Alicante. 

Va avanzando, lento pero imparable, el proceso de beatificación y a buen seguro será pronto canonizado. Sus obras altruistas, su dedicación total a la medicina y su bondad, merecen todo elogio. Estamos ante una dedicación absoluta a una medicina curativa del niño.

Por estos y otros merecimientos, la Diputación de Alicante le concedió la Medalla de Oro de la Provincia.

Estas son unas modestas pinceladas de alguien que lo dio todo por Alicante, sirviendo en diversos cargos en beneficio de su ciudad y que destacó por su acción católica esparciendo el bien entre las gentes. La concatedral de San Nicolás lleva la iniciativa en el proceso y el Vaticano va profundizando en los muchos posibles milagros que se le atribuyen. Su vida modélica y su ejemplo le hacen digno de la mayor de las consideraciones.

Ocupó algunos cargos políticos, siempre de manera completamente desinteresada, considerándolos un deber para la sociedad, pero, sobre todo, sus cargos médicos son los que más le honraron. Es, junto a otro médico ejemplar, Pascual Pérez, una figura destacada en su entrega a los enfermos. 

Una calle de Alicante, en el bonito barrio de Alipark, lleva su nombre. 

Fuente: Alicante Vivo.

Asimismo, un colegio de la capital del Benacantil lleva el nombre del ilustre médico.

Una estatua cerca de la Lonja inmortaliza su figura; fue patrocinada por el Colegio de Médicos de Alicante, del que es Colegiado de Honor.

Como vemos, aparte de su santidad, tuvo una gran preparación académica y fue discípulo de afamados investigadores realizando, además, interesantes estudios e investigaciones dentro de su disciplina. Conjugó, pues, su entrega a los demás con su nivel científico y fue tanta su dedicación a los enfermos que no cuidó su propia salud, de manera que tuvo una muerte relativamente prematura. Hasta el final de sus días, su entrega fue total, no pensando en él sino en los demás. 

Se casó, como ya dijimos, con doña Patrocinio Javaloy Lizón y fueron siempre un matrimonio ejemplar. Era de misa y comunión diaria y perteneció a la Adoración Nocturna junto a otras organizaciones de caridad y de profundo catolicismo. Pero de todo ello nos ocuparemos con más detenimiento en otro lugar en el curso de este artículo.

Un médico ejemplar

La persecución religiosa durante los años treinta no impidió que siguiera su vida cristiana desde la clandestinidad y su atención médica, especialmente a los pobres. Fue detenido en 1937 por su condición de católico y sufrió penalidades, siendo al fin liberado a petición de una comisión de mujeres, obreros y milicianos de Alicante, aludiendo a razones tan poderosas como su total entrega a los más pobres y humildes.

Fue director de Pediatría de Beneficencia, director del Dispensario de la Junta Provincial de Menores, director del Hospital Provincial de Alicante y de los servicios de Puericultura de la Dirección General de Sanidad. Promovió la fundación del Cottolengo, del Padre Alegre, colaborando asimismo en la fundación de la Ciudad de los Muchachos, de Nazaret, del Padre Fontova.

Pedro Herrero en 1974 (Fotografía: Obispado Orihuela-Alicante).

Son frecuentes sus donativos “debajo de la almohada”, su andar a los barrios pobres para atender a los niños enfermos, sus intensas oraciones por la curación de sus enfermos… Compaginaba la caridad asistencial y el ser consejero espiritual. Sus compañeros del personal sanitario destacan su trato delicado y atento, alcanzando también un alto prestigio y autoridad moral entre sus colegas médicos. En definitiva, ejerció la especialidad de pediatría con vocación e incluso con abnegación, sabiendo unir desde la fe, la ciencia y la caridad.

Cada día, al terminar su trabajo y yendo a casa a comer, se detenía en la capilla de las Capuchinas, donde rezaba postrado ante el Sagrado Corazón. Parecía como arrobado, como en éxtasis, a la manera que lo hacía santa Teresa. Esta actitud beatífica y de entrega al Señor (yo diría de misticismo) es una de las características de este médico, profundamente católico, y ferviente hasta la médula.

Perteneció a la Adoración Nocturna (1956-1978), siendo vicepresidente de la misma; a la Archicofradía de la Virgen del Remedio; a la Acción Católica; al Apostolado de la Oración; a las Congregaciones Marianas; a diversas Hermandades de Semana Santa y, como médico, a la Hermandad de San Cosme y San Damián, de la que fue presidente veintiséis años.

Durante varios años (1954-1960) ejerció como concejal de la ciudad de Alicante, no por estar afiliado a un partido político, sino por ser elegido por el Gobernador provincial dada su valía personal. En octubre de 1970, se le otorgó el cargo honorífico de Médico Decano del Cuerpo de Médicos de la Beneficencia Provincial. En octubre de 1974 se le concedió la Medalla de Oro de la Provincia. En junio de 1976 se le otorgó la Cruz de primera clase y distintivo blanco de la Orden Civil de Beneficencia y, por último, se le concedió el título de Hijo Ilustre de la Ciudad de Alicante. De todo ello nos ocuparemos más ampliamente al tratar los cargos, honores y distinciones recibidos.

Sede actual del Instituto de la Familia Dr. Pedro Herrero (Fuente: Libro “Buena vista. Notas para la crónica de un establecimiento provincial”, de Rafael Pérez Jiménez).

Experiencia personal

En cuanto a mi experiencia personal, si bien no llegué a conocerle personalmente, puedo incorporar algunos ejemplos, pero me limitaré a uno especialmente significativo. Estando mi madre, María Teresa Iglesias Míguez, muy enferma con cerca de setenta años y diagnosticada de leucemia, mis oraciones a Pedo Herrero, al que siempre tuve profunda devoción, fueron constantes. Solo tengo que añadir que superó la enfermedad milagrosamente; y se trocaría su grave padecer en una anemia aguda. Internada en el Hospital Clínico de Vistahermosa se repuso completamente. Fallecería a los 96 años sin enfermedad conocida salvo, naturalmente, la avanzada edad. Siempre tuvo mis cuidados y mis atenciones. Yo fui su “cuidador”. Pero creo que en el cielo, Pedro Herrero echó también una mano. Conservo como oro en paño la estampita del médico y rezo diariamente su oración. Fue un ejemplo para todos.

Tengo algunos ejemplos ligados a mis estudios y a mis oposiciones donde creo que recibí una especial inspiración del Siervo de Dios.

El papa Francisco reconoció las “virtudes heroicas” del médico alicantino Pedro Herrero Rubio.

Cargos, honores y distinciones

Muchos son sus cargos, honores y distinciones; nos ocuparemos aquí de los más relevantes:

  • Presidente del Colegio de Médicos de Alicante.
  • Figura en el Cuadro de Honor del Colegio de Médicos de Alicante.
  • Médico de la Cruz Roja.
  • Concejal de Sanidad.
  • Director de “Madres e Hijos”.
  • Inspector municipal de Sanidad.
  • Hombre del Año, elegido por un diario de relevancia provincial.
  • Médico de la Beneficencia Provincial. 
  • Jefe provincial de Puericultura,
  • Alicantino Ilustre.
  • Encomienda con Placa de la Orden Civil de Sanidad.
  • Medalla de Oro de la Provincia.
  • Miembro de la Orden Civil de Beneficencia, con distintivo blanco y categoría de cruz de primera clase.
  • Adorador nocturno.
  • Fundador de la Cofradía “Jesús Triunfante”.
  • Presidente de la Hermandad de los Santos Cosme y Damián.
  • Puericultor de la Escuela Nacional de Puericultura.
  • Decano del Cuerpo Médico de Beneficencia de la Diputación Provincial de Alicante.
  • Especialista en Puericultura y Partos.
  • Profesor de Educación Primaria.

Semillas de santidad

Realizó gran tarea con los hijos de los trabajadores más modestos. También trabajó como inspector municipal de Sanidad. Hizo una gran labor en el dispensario Madre e Hijo, tras lograr una plaza en el mismo. Atendía a los hijos de los trabajadores portuarios. Fue médico de infancia de la Cruz Roja y miembro médico del Tribunal de menores. 

Fue muy conocido por su solidaridad, no solo no cobraba por su consulta particular en su domicilio en la calle Castaños a las familias de los niños pobres, sino que muchas veces les ofrecía algún donativo. Además, también realizó cientos de visitas a las casas de niños enfermos cuando la ocasión lo requería. 

Fuente: Alicante Vivo.

También fue amante del teatro y era frecuente verle en el Principal junto a su mujer.

Siempre fue un apasionado de la investigación médica. En cuanto a sus estudios universitarios, siempre tuvo pasión por la Medicina y preparó el examen de ingreso en una academia especializada en Murcia. Cuando lo superó se trasladó a vivir a Madrid donde empezó a estudiar en 1924 en el Colegio de Cirugía de San Carlos. Habiéndose licenciado, en 1927 se especializó en Puericultura y Partos (posterior denominación, Pediatría y Obstetricia). Obtuvo el título de Tocólogo en la ‘Maternidad’ de Madrid. Con una beca estatal realizó estudios especializados en la prestigiosa Universidad de Madrid.

Después, continuó sus estudios en la Universidad de París donde, con ilusión, se diplomó en diferentes modalidades y asistió a congresos médicos en Bruselas.

De vuelta a Alicante solicitó el ingreso en el Colegio de Médicos​ y comenzó a trabajar de médico de enfermedades de la infancia en el dispensario de la Cruz Roja Española. Mientras, preparó oposiciones y obtuvo plaza en 1929 de especialista médico puericultor de la Beneficencia para el Hogar (huérfanos) así como para el Hospital Provincial; más tarde ganó las de puericultor del Estado con plaza en el dispensario del Puerto de Alicante para el cuidado de la salud de los hijos de los trabajadores portuarios. 

En el año 1931, el del advenimiento en España de la Segunda República Española, contrajo matrimonio​ con su novia desde joven.

Se fueron ambos a vivir a la calle Castaños n.º 16 y, aunque no hubiera descendencia, su gran fama de “médico de niños”, especialmente aquellos niños que eran más desfavorecidos​, comenzó a ser en Alicante muy conocida. Entre otros principales motivos porque en no pocos casos no cobraba a los necesitados.

Les regalaba de buen grado las medicinas y además les ayudaba con dinero propio.

Incluso les bautizaba.

Encarcelamiento y sufrimiento

Durante la Guerra Civil Española, en 1937, fue detenido en los sótanos del Palacio Provincial de Alicante y, después, fue trasladado a Valencia donde fue confinado en la checa de “Santa Úrsula” para ser encarcelado en el buque-prisión Rita Sister fondeado en el puerto de Valencia. Pero en 1938 fue liberado porque mucha gente de Alicante, mayoritariamente humilde, así lo pidió y las autoridades del Frente Popular lo atendieron. Finalizada la guerra en 1939, llegó el franquismo y Pedro continuó trabajando por los niños que sufrieron la posguerra.​ 

Palacio Provincial de Alicante (Fuente: El Palacio Provincial de Alicante. Obras de restauración. Rafael Pérez y Joaquín Maseres. Diputación de Alicante).

La gota de leche y otros aspectos

Trabajó con los niños que sufrieron la posguerra con un sistema parecido al de la década anterior e integrado en la sanidad nacional, pero recuperando el esquema de «La gota de leche» establecido por Pascual Pérez​ e incluso celebrando su verbena anual para recolectar dinero con el que alimentarlos. Como los tiempos cambiaban, para tener una visión más actualizada de la infancia, se diplomó en Magisterio (profesor de  primaria) y fue designado miembro del Tribunal de menores. También fundó la cofradía de “Jesús Triunfante”​ para la Semana Santa en Alicante que fue ideada por su padre en 1942. En aquella época no había todavía seguridad social, por lo que fue médico de adultos llamados incurables y desprovistos de medios económicos.

Como tal, y reiterando lo expuesto con anterioridad, fue uno de los fundadores en Alicante de un “Cottolengo” (como el del Padre J. Alegre) en 1963 y después, también con los Jesuitas, el colegio Nazaret, “Ciudad de los muchachos” . Igualmente tuvo una participación en la fundación de la Ciudad de Asís del padre Ángel y allí su recuerdo humanitario aún permanece.

Perteneció a la Sociedad Valenciana de Pediatría desde su fundación y fue considerado el padre de la pediatría en Alicante.​ En el año 1970 la Diputación le otorgó muy merecidamente la «Medalla de Oro» de la provincia de Alicante​ recordando que su decisión de tratar la enfermedad infecciosa llamada con el antiguo nombre de El Kala-Azar o leishmaniosis visceral infantil, y con diferente solución salvó a muchos menores, aparte de que su bondad y su solidaridad​ fueron apreciadas por muchos en Alicante y hasta en el Santuario de Lourdes donde iba asistiendo a los enfermos.

En 1976, después de su jubilación, se le otorgó la «Cruz de Beneficencia de 1.º clase»​ en la onomástica del rey Juan Carlos I de España, el 24 de junio. Y continuó sirviendo gratuitamente a los desamparados hasta que sus fuerzas le fueron abandonando.

Murió el domingo 5 de noviembre de 1978 en el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona acompañado de su esposa, donde se había desplazado para una revisión médica. 

Este veterano de la asociación de la Adoración Nocturna fue declarado Siervo de Dios por el obispo en su misa funeral​ el lunes siguiente en la concatedral de San Nicolás de Bari de Alicante a causa del clamor popular, y poco después se abrió el largo proceso de canonización (que se compone de diferentes etapas y la primera es Siervo). Además, el Ayuntamiento de Alicante le puso su nombre a una calle, la Real Academia Nacional de Medicina le dedicó una mención ​al año siguiente de su fallecimiento y la Autoridad Portuaria de Alicante colocó un monolito coronado por una escultura con su efigie, en el año 1983, en el jardín en el que estuvo el edificio donde pasaba consulta médica para los trabajadores de la institución.​

Monumento a Pedro Herrero. Fotografía: Varondán (Fuente: Wikimedia).

El 27 de febrero de 2017, el papa Francisco lo declaró Venerable (segundo estadio) por la opción de sus “virtudes heroicas”​ e inició la beatificación de Pedro Herrero junto con otras personas. Y ese mismo año el Colegio de Médicos de Alicante le rindió un homenaje póstumo.

Oración a Pedro Herrero

Señor Dios nuestro, que viniste a la tierra a traernos el fuego de tu amor, dejándolo como divino depósito de nuestros sagrarios. 
Junto a Jesús sacramentado, vivía tu siervo Pedro Herrero, abrasado de ese divino amor, comunicándolo a los enfermos y a sus hermanos los Adoradores Nocturnos. 
Te rogamos, que por tu infinita misericordia logremos imitarle y alcanzar por su mediación la gracia que te pedimos.
Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Biografía y estampas

A la entrada de la concatedral y en su interior hay una mesita con estampas de don Pedro, su oración y su “biografía oficial”. Los fieles que lo deseen pueden acudir a este rincón y dar un donativo que sirva para coadyuvar a los gastos económicos de su canonización. Pueden adquirir su biografía de modo muy asequible.

Enfermedad y fallecimiento

Su plena dedicación a los enfermos fue minando su salud. Poco a poco, se fueron debilitando sus fuerzas. 

Murió el domingo 5 de noviembre de 1978 en el Hospital de la Santa Cruz y San Pablo de Barcelona. Acompañado de su esposa, se había desplazado a Barcelona para una revisión médica porque no se encontraba bien desde hacía días. Durante un accidentado viaje en tren sufrió una hernia por lo que fue directamente ingresado en el hospital, se le practicó un reconocimiento exhaustivo y se le localizó una obstrucción intestinal, siendo intervenido de urgencia pero falleció en el quirófano. Al día siguiente sus restos mortales fueron trasladados en ambulancia a Alicante. 

Fuente: Alicante Vivo.

Escritos sobre don Pedro

Son numerosos los escritos (libros, artículos, entrevistas…) sobre don Pedro. Aquí tan solo reseñaremos algunos de ellos.

Autores que trataron sobre él, son: F. Sala, J. Moratinos, Marqués de Lacy, Santiago Varela, Pirula Arderius, Manuel Marco, Alfredo Aracil, Carlos Mazón, Fernando Mata, Vicente Magro, Jiménez Alfaro, revista “El Espejo”, Obispo Palmero, Tirso Marín…

Una completa biografía es “Pedro Herrero, médico ejemplar”, de F. Sala. Se considera la biografía oficial de nuestro hombre y en ella, coordinados por F. Sala, figuran trabajos de destacadas personalidades alicantinas que cuentan sus experiencias con relación al futuro santo.

Fuente: www.terralibro.com

De gran calado es asimismo, “Pájaros de alas de plomo”, de J. Rodríguez Chaves.

De alto interés humano es “Aproximación a la vida y virtudes del Siervo de Dios Pedro Herrero”, de Rafael Palmero.

Fue uno de los pájaros de alas de plomo del que hablaba Rodríguez Chaves. Un ángel, se eleva a las alturas, al Supremo Hacedor, pero si sus alas son de plomo levantan apenas el vuelo para estar aquí en la tierra, sembrando el bien entre sus semejantes, ayudando a los humildes, curando a los enfermos. Y don Pedro era un ángel con alas de plomo, pues su bondad estaba aquí en la tierra, como mandatario del Sumo Hacedor. 

Conclusiones

Podemos afirmar que en Pedro Herrero se conjugan los planos de una gran preparación técnica médica en los campos de la puericultura y la pediatría, una atención y dedicación humanas plenas y desinteresadas a los enfermos y, sobre todo, un ejemplo de vida cristiana, rayana en el misticismo, con una devoción total al Sagrado Corazón de Jesús, obras sociales y fundación de cofradías, hermandades y entidades cristianas, prestigiando la Semana Santa alicantina y siempre con un ejemplo de espiritualidad y catolicismo. 

Este trabajo pretende tan solo dar una aproximación a su vida y ejemplo y que sirva para dar un impulso, siquiera sea mínimo y humilde, a lo que ha de ser el final del camino a la santidad. Ya Venerable, en avanzado estado del proceso de beatificación y rumbo al definitivo proceso de canonización como un seglar, santo de la Iglesia. Un orgullo para la medicina y para los alicantinos.

Confiemos en que vaya avanzando el proceso y pronto podamos ver en los altares, en lo más alto, a san Pedro Herrero, el médico de los pobres, de los humildes, de los más necesitados.


Agradecimientos:


Sending
User Review
4 (5 votes)

José Moratinos Iglesias

Doctor en Ciencias de la Educación, diplomado en Psicología, profundo conocedor de la Psicopedagogía e Instructor de Tiempo Libre con sus estudios de Magisterio.

8 Comments

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos