Reportajes

Leer en verano refresca la mente

Fotografía: María Pilar Galán García.

Estas reflexiones que me hago a menudo, he pensado que podría llevarlas al papel para compartirlas. Estoy segura de que habrá muchas personas que se sentirán identificadas conmigo.

Cuando llegan los días de verano y ya he agotado el baño, el aperitivo, la siesta y la conversación intrascendente, llega el momento de echar un vistazo a la biblioteca y verme tentada por algún título sugerente, generalmente a mí me llaman la atención las novelas ya leídas, que suelo encontrar en mi apartamento de verano, donde tengo varias estanterías de madera natural, a las que he ido llevando libros que tenía repetidos porque los volvía a comprar mejorando la edición, junto con algunas novelas memorables de la literatura universal y nuevas adquisiciones que he querido disfrutar en las largas y relajadas tardes veraniegas.

Autores latinoamericanos

Podría empezar citando a autores como García Márquez con sus “Cien años de Soledad”, obra icónica e insuperable, que se ha convertido en un libro de culto. También de este autor es la fascinante novela “El coronel no tiene quien le escriba”, una historia de injusticia y violencia, en la que García Márquez da un paso importante, hacia un estilo más puro y transparente.

Julio Cortázar es otro de mis autores preferidos, de quien he ido comprando sus obras hasta hacerme con casi todas. Insuperable su novela “Rayuela”, obra que me obligaron a leer en mi carrera de Filosofía Románica, pero que me ha ido acompañando a lo largo de mi vida: siempre ha quedado en mi memoria ese halo de bohemia y ensoñación romántica, que emanaba el personaje de la Maga, me fascinaba que nunca se citara con su amante en ningún punto concreto de París, porque siempre confiaba en que el destino propiciaría su encuentro, como así sucedía.

El “boom latinoamericano” ha dejado fantásticos autores entre los que sobresale Jorge Luis Borges, uno de los más importantes escritores del siglo XX, destacando por sus ensayos y narraciones breves, autor de “El Aleph “, una historia mágica, en donde se relata el hallazgo de una esfera, en la que se puede ver todo el universo desde todos los ángulos posibles. La forma de concebir la literatura con esa visión fantástica, metafísica y de una increíble belleza, hace de Borges un autor de reconocimiento universal.

Conocemos que Borges además de cuentos escribió poesía, pero nunca escribió una novela que sepamos…

Sin embargo, ahí está para rebatirlo el jurista y escritor Miguel Pasquau, que en su novela “Casa luna”, una obra en la que se mezcla la ficción y la realidad, la mentira y la verdad, el autor nos afirma lo contrario. El protagonista de esta obra nos pone tras la pista de la única novela escrita por Borges, inédita y secreta, custodiada por su viuda María Kodama, que ha querido hacer depositario para su publicación al protagonista de esta historia. Un argumento fascinante y original, desarrollado con una prosa brillante y esmerada.

Se trata de una novela muy recomendable para los seguidores de Borges, tal vez les ponga sobre la pista de esa novela inédita, descubran su paradero y se atrevan a publicarla, claro que antes deberían convencer a su viuda (celosa guardiana de su legado). 

Thomas Mann

Otro libro que merece un lugar destacado, tanto que poseo las dos traducciones publicadas y he leído infinidad de veces, seduciéndome en cada ocasión su lectura. Se trata de “La montaña mágica”, de Thomas Mann. La última traducción es de Isabel García Adánez (la edición es de Edhasa), tiene una letra de mayor tamaño que facilita su lectura. “La montaña mágica”, es un clásico indiscutible de la literatura alemana y universal. 

El marco donde se sitúa la novela es en un sanatorio de los Alpes Suizos cercano al pueblo de Davos, toda la obra es una metáfora bellísima sobre el transcurrir del tiempo y la vida, en aquel lugar aislado del mundo, pero no ajeno a los grandes dramas y vivencias de los hombres.

Esta novela tiene muchas lecturas por su enorme simbolismo, asistimos al viaje interior de su protagonista Hans Castorp, su iniciación a la vida y al amor, la contraposición de las ideas de la Ilustración con el romanticismo, y el enfrentamiento del vitalismo de Nietzsche, con las ideas mesiánicas que imperaban en una Alemania a las puertas de la Primera Guerra Mundial. 

Encontramos descripciones bellísimas del paisaje, y escenas costumbristas del sanatorio, donde se pone voz a la enfermedad, el amor, la amistad, con interesantes y profundas reflexiones sobre temas filosóficos y políticos, puestas en boca de sus personajes, a través de un diálogo rico y estimulante. 

Todo el libro es una historia sublime en que la belleza, la erudición, y la agudeza narrativa alcanzan las cimas más altas. Doy fe, de que su lectura no dejará a nadie indiferente. 

La naturaleza humana

No quiero dejar de mencionar las “Memorias de Adriano” de Marguerite Yourcenar, uno de los libros más emblemáticos de la literatura mundial. La narración adopta la forma de una larga epístola, dividida en capítulos, dirigida a su sucesor, Marco Aurelio.

En ella, el emperador hace la reflexión de un hombre enfrentado a su destino, que le hace meditar sobre los momentos más importantes de su reinado, del amor, la amistad y el dolor causado por la muerte de su joven amante, Antínoo, además de temas filosóficos, pasando por todos los puntos esenciales de la cultura helenística de una manera profunda y consistente.

Para los lectores nostálgicos, añadiría a la lista de libros deseables: “La impaciencia del corazón”, un sobrecogedor retrato de la insondable naturaleza humana y sus actos. El autor, Stefan Zweig, es un narrador fantástico, con una gran elegancia de estilo a la hora de describir sentimientos, capaz de seducirnos desde las primeras líneas. 

En mi lista tampoco puede faltar “El amigo americano” o (El juego de Ripley) de Patricia Highsmith. Es una de las escritoras más importantes de su generación, alabada por la crítica y por la destreza con que plantea las tramas más inverosímiles y complejas, sabiendo adentrarse de una manera excepcional en la psicología de sus personajes, que se mueven en la fina línea del bien y el mal.

Visitando librerías en verano

Existen también otros libros vacacionales, comprados en una librería playera muy bien surtida, con toda clase de libros clásicos y actuales, es la situada en la Plaza Bohemia de la Manga del Mar Menor, por la que cada año me gusta pasarme y adquirir algún ejemplar por el que me sienta tentada. Allí tuve la tentación (nunca mejor dicho) de comprar “50 sombras de Grey” de E. L. James y en el pecado tuve la penitencia pues era un tocho infumable, que no respondía para nada a la fantástica trama erótica que anunciaba, es mucho mejor “El decameron” de Boccaccio, lleno de amores prohibidos y sensualidad desbordante.

También descubrí ejemplares muy interesantes de uno de mis géneros novelísticos preferidos como son las biografías: me encantó una pequeña joyita; se trataba de las cartas de Zenobia Campubrí a Juan Ramón Jiménez. Un ejemplo bellísimo de sensibilidad y amor incondicional hacia su marido (que, por cierto, tenía un carácter insoportable). Siempre en los manuales de literatura, recuerdo leer que Zenobia Camprubí proveía para el sustento de la casa con sus trabajos y traducciones, mientras el “genio” de J. R. Jiménez escribía. Me hubiera gustado imaginar que hubiera pasado si fuera al revés, a lo mejor, ninguno de los dos hubiera sobrevivido, o Zenobia hubiera alcanzado el Premio Nobel.

Otro de los libros que destacaría es “El hombre sentimental” de Javier Marías, una historia de pasiones llevada hasta sus últimas consecuencias. Desde entonces, y han pasado ya varios años, me hice seguidora de este genial autor. Magníficas sus últimas novelas: “Berta Isla”, según la crítica la envolvente y apasionante historia de una espera y “Tomás Nevinson”, una intriga absorbente sobre los que nunca olvidan.

Las propuestas siguen

Además, añadiría a la lista otros libros magníficos de muy agradable lectura: Para quienes les guste Muñoz Molina y hayan leído su mejor obra, “El invierno en Lisboa”, una novela de amor y celos con tintes policíacos y envuelta en música a de jazz, pueden también leer, “El miedo de los niños”, del mismo autor. Esta historia es un homenaje nostálgico a aquellos tiempos en que los niños jugaban en la calle, y se inventaban cuentos de miedo, que al final ellos mismos se creían, experimentando un verdadero terror. 

O “A través de tus pequeños ojos”, de Emilio Ortiz, un libro muy emotivo y hermoso donde se nos narra una historia de amistad, amor y superación, contada a través de la mirada de un perro guía; lo más significativo de esta novela es que su autor se inspira en su propio perro guía, ya que él también es invidente.

“La princesa Anuaiti-Matua”, de Ramón Fernández Palmeral, es una novela con una prosa ágil y brillante y una trama perfectamente trazada que nos va a mantener la atención expectante hasta el final. Su autor es un gran investigador sobre el pasado del imperio español en el Pacífico y de la historia de la Isla de Pascua. La obra, que se desarrolla dentro de su contexto histórico que sucedió entre 1972 y 1983 entre España, Londres y la Isla de Pascua, describe una historia chispeante, llena de imaginación y frescura, que nos transporta a un mundo idílico y hermoso.

Un relato donde no falta la navegación, el viaje, la intriga y el amor, con unas descripciones llenas de exotismo, belleza, colorido, y de un sabor delicioso, puesto que su protagonista Aníbal Cedeño Bocanegra, es un cocinero español, que nos hará cómplices de sus aventuras y hasta nos revelará deliciosas recetas, para degustar este verano. 

“Escrito en el agua”, de Paula Hualkin, autora se ha consolidado como escritora de ventas astronómicas. Esta nueva obra donde se cuenta una historia opresiva e intensa, que hará las delicias de los aficionados al género de intriga. Se trata de una ficción contemporánea con un toque de suspense que provoca una sensación de desconfianza y miedo: “Net Abbott estuvo llamando a su hermana, pero Jules no cogió el teléfono. Ahora Nel está muerta, dicen que saltó al río…”

“La mujer de pelo rojo”, de Orhan Pamuk. Es una historia de amor y parricidio en el Estambul de 1980. Esta novela analiza las relaciones entre padre e hijo, donde su autor revela un gran talento narrativo desde el primer momento, y su visión personal de Turquía como un país donde se unen la tradición y la modernidad.

Otro escritor que me encanta es Juan Benet; su libro “En la penumbra” es uno de los mejores textos de la narrativa contemporánea, heredero de Joyce y de Proust. 

Otras recomendaciones

El verano es un tiempo idóneo para la lectura, por lo que existen numerosas páginas web, en las que lectores anónimos te recomiendan libros que les han gustado, esto es algo interesante y práctico, pues se sale de las típicas listas comerciales de best sellers.  

Me han llamado la atención los siguientes libros entre los recomendados:

“Saqueo”, de Frederick Peeter, un mensaje ecologista, en el que pasa revista a todo lo que ha destruido el planeta.

“Sapiens”, de Yuval Noah Harari, acertadas reflexiones sobre la economía, la política, la religión o la sociedad.

“Materia gris”, de Ignacio Morgado (catedrático de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona, un genial inicio para adentrarse en la neurociencia moderna.

“Misery”, de Stephen King, que supuso el descubrimiento para este lector del famoso autor y desde entonces se declara fan suyo.

“Memoria de una superviviente”, de Doris Lessing (Premio Nobel de Literatura).

“Las ratas”, de Miguel Delibes, me ha sorprendido esta recomendación. Su lector la justifica, explicando que en el año del covid descubrió a Delibes, de quien pensaba que era un escritor gris y aburrido. Después de leer “Las ratas” cambió radicalmente su opinión del autor, y adquirió sus obras completas, deslumbrado por esta obra a la que considera una joya del realismo social.

Reconocimiento, que como buena vallisoletana me alegra infinito, pues Delibes es un escritor fantástico, merecedor de todos los elogios.

Es muy interesante la elección que hacen personajes famosos cuando en las entrevistas que conceden, les preguntan que libro destacarían que les haya gustado. El pintor Antonio López destacó cómo sus libros preferidos “La Regenta”, de Clarín y “Fortunata y Jacinta”, de Pérez Galdós. 

El gran director de cine Woody Allen eligió como su libro predilecto: “El guardián de entre el centeno”, de J. D. Salinger, confesando que no le gustaba leer, hasta que descubrió este libro. 

La cantante Lady Gaga, es una gran admiradora del poeta Rainer Maria Rilke, hasta el punto de haberse hecho tatuar un fragmento de su obra: “Cartas a un joven poeta”.

Mi deseo es que este verano aprovechemos nuestros ratos de ocio para leer, cosa que es muy recomendable para refrescar la mente y alimentar el espíritu.

 ¡¡Muy felices lecturas!!

Sending
User Review
5 (1 vote)

María Pilar Galán García

Profesora de literatura y crítica literaria.

2 Comments

Click here to post a comment

*

code

  • Me ha sorprendido mucho ver mi novela “La princesa Anuaiti-Matua” de la Isla de Pascua entre los grandísimos autores que citas en esta crónica sobre los libros de tu biblioteca. Un abrazo.

    • La princesa Anuaiti- Matua es una novela magnífica y muy interesante , muy apropiada para leer en vacaciones.
      Un abrazo

Patrocinadores

Pactos