Opinión

Faltan mamparistas

Fotografía: Lasaa (Fuente: Pixabay).

El Español publicaba en octubre de 2021 que faltaban en este país 700.000 albañiles, mientras que la Formación Profesional solo ofertaba 600 plazas. El diario Información, el 30 de mayo último nos sobresaltaba con la falta de miles de camareros para este verano. Y más concretamente, José Q. se me quejaba en los últimos meses de la falta de conductores de camión: “No hay dónde encontrarlos”, me decía. Igualmente, Miguel C., arquitecto dedicado a las reformas e interiorismo, se lamentaba de la falta de profesionales cualificados: “Como ejemplo, hay lista de espera para poder contar con un instalador de mamparas de baño”, me concretaba. Y estos últimos días ha sido noticia la oferta de trabajo para enfermeros: en Noruega con un sueldo de 3.500 euros al mes, ofreciendo casa y clases de noruego gratuitas.

Yo no sé si José y Miguel acabarán anunciando en algún país extranjero que se ofrecen puestos de camioneros y mamparistas con sueldos “nivel noruego”, habitación y desayuno incluido en algún hostal; lo que sí sé, porque lo veo cerca de mi casita de Agost, es que los que plantan y colectan lechugas, los que podan las viñas y recogen la uva de mesa, en una gran mayoría no son “gente de esta tierra”, como rezaba un eslogan de la antigua Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, son advenedizos, emigrantes, personas que han venido buscando un nivel de vida superior al que gozaban si es que tenían algún nivel– en sus países de origen.

Probablemente nuestros jóvenes aspiren a trabajos más cualificados, menos sudorosos, en los que solo haya que currar cuatro días a la semana que ahora se pregonan como objetivo laboral. Probablemente haya que prestigiar aquellas tareas, por muy manuales y sencillas que parezcan, para atraerles y mantenerles ocupados y hacerlos sentir orgullosos del trabajo bien hecho. Probablemente, la Formación Profesional merezca más atención, más presupuestos y necesite hacerla más atractiva.

Mientras observo, y oigo, la publicidad de nuestras universidades por atraer a los alumnos que resulten aprobados de la reciente selectividad, echo de menos anuncios de las pocas escuelas de formación profesional ofertando sus plazas. Quizás si lo hicieran, dentro de unos pocos años no faltarían chóferes, albañiles, camareros y mamparistas. Son sólo cuatro ejemplos.

Sending
User Review
5 (1 vote)

Toni Gil

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Ojo al Lunes