Opinión

El Dilema McNamara 4.0

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Fotografía: PODEMOS (Fuente: Wikimedia).

No hace ni dos años, tras las últimas elecciones generales, Pablo Iglesias se postulaba sin ambages ya como vicepresidente del futuro gobierno de coalición. A pesar de las, en aquellos días, frescas declaraciones de Pedro Sánchez donde aseguraba que no podría dormir con semejante individuo en su Gobierno, de hecho convocaba elecciones para no tener que depender de tales compañías (y lo hacía extensivo a indepes y filoetarras) pues supondría anteponer sus intereses personales y los del partido a los del Estado.

Unas pocas horas tras el resultado electoral fueron suficientes para que ambos dirigentes sellaran su pacto en una exhibición más de lo cambiantes que pueden llegar a ser los “principios” de nuestro presidente. Fue entonces cuando volví a escuchar no recuerdo en qué emisora de radio la famosa anécdota que atribuyen a McNamara.

Versaba sobre la conversación entre el presidente Lyndon Johnson (sí, el que sustituyó al asesinado Kennedy) y su secretario de Defensa Robert McNamara. McNamara defendía la conveniencia de mantener en su puesto al frente del poderoso FBI a quien había sido su creador y hasta ese momento único director, Edgar Hoover. Hoover siempre fue un “dolor de muelas” para la Casa Blanca pero su puesto lo hacía conocedor de muchísima información sensible.

Robert McNamara. Fotografía: Departamento de Defensa de Oscar Porter, Ejército de EE. UU. (Fuente: Wikimedia).

Como broche a su razonamiento, McNamara planteó al presidente el siguiente dilema en términos de símil con la conquista del Oeste, muy del gusto de los norteamericanos. Sin ser literal venía a decir así:

Tenemos un indio merodeando el campamento y eso es un hecho. “Ahora hay que decidir si queremos al indio dentro de nuestra caseta meando hacia afuera o si lo queremos fuera meando hacia adentro”.

Esto fue en los años 60 y no está mal traído por el efecto disruptivo que propone sistemáticamente el partido morado al que, en esta historia, como es evidente, le toca el papel de “indio”, dicho con todo respeto tanto para los “indios americanos” como para cualquier partido español legalmente establecido.

Ya sabemos que tanto Johnson como Sánchez prefirieron meter al indio en la tienda. Y también que, aunque Lyndon Johnson logró en buena medida su objetivo, Sánchez no.

Hemos visto como desde la vicepresidencia del Gobierno y del entramado político y social que lo apoya se dudaba de la calidad de nuestra democracia, hemos visto como se ponían palos en las ruedas de la diplomacia española con posicionamientos públicos sobre el Sahara y otras cuestiones delicadas de consecuencias difícilmente calculables. En definitiva, hemos llevado el dilema de McNamara a un “trilema” que, por ajustarnos a los tiempos, denomino como 3.0.

Tenemos (teníamos) al indio dentro… meando hacia adentro.

Un poco amortiguado ahora por el “abandono” del líder podemita de la primera línea, aunque dejando dentro del partido, del gobierno y de la estructura del Estado a sus designadas sucesoras ¡¡¡Qué fue de la decisión soberana y asamblearia digital de los “inscritos”!!!

 En ese sentido, el “trilema” hasta podría tener un corolario que siguiendo con las licencias semánticas que me estoy permitiendo en este escrito (ya me perdonaréis) podría llamarse “tetralema ” al añadir una cuarta versión (¿4.0?).

 Ahora, en un guiño a la desconcertante superposición de estados de la mecánica cuántica, puede que tengamos simultáneamente al indio dentro meando hacia dentro y al indio fuera meando hacia dentro también.

El futuro mediático audiovisual que parece ser el destino del ya descoletado exdirigente nos dará, seguramente no a mucho tardar, las claves sobre el caudal y la dirección de los efluvios.

Es lo que hemos votado. De hecho, nos gustó tanto que hasta repetimos con pocos meses de diferencia… y con similares resultados.

 Ya nos iremos enterando…

Sending
User Review
0 (0 votes)

Juan José Martínez Valero

Nacido y criado en Melilla y afincado en San Pedro del Pinatar (Murcia) desde los 15 años. Dejé los estudios para desarrollar la empresa familiar de la que todavía vivimos. Muy aficionado desde siempre a temas científicos y de actualidad.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos