Cultura

De libros y valencianías

Retrato de Vicente Blasco Ibáñez, realizado por Ramón Palmeral.

Título: El genio de Vicente Blasco Ibáñez: 155 años de su nacimiento
Autor: Ramón Fernández Palmeral
Edita: Ramón Fernández Palmeral. Enero de 2022
Imprime: Amazon.es Kindle.
Venta: Amazon.es

Hablar sobre Ramón Fernández Palmeral no es nuevo para mí. Es, además de un placer, un reconocimiento más a un escritor cuyo ámbito cultural y artístico excede de la idea del sólo escribir, porque es editor, poeta, pintor, dibujante, conferenciante, colaborador de publicaciones literarias de altura, como la publicación virtual y semanal Hoja del Lunes de la Asociación de Periodistas de la Provincia de Alicante (APPA), director de foros culturales y un sinfín de cosas más. Yo he llegado a decir, y no me recato, que es para mí como un hombre del Renacimiento, pues en sus obras llega a ser encuadernador a la antigua usanza en ediciones propias, limitadas y no venales, solo para amigos y yo me precio de ser uno de ellos.

En su escritura, que lo ha sido y lo es sobre todo, cabe destacar su cualidad de biógrafo, pero un biógrafo de alcance literario y artístico, pues no sólo tendremos en sus biografías enteras amplitudes, al no estar circunscritas a un solo relato de la vida del autografiado, sino que sus libros vendrán adornados con sus dibujos e ilustraciones fotográficas, que convierten el libro en una originalidad difícilmente igualable. Y así sucede con el libro aquí presentado, que hasta en su portada contiene un retrato del escritor valenciano dibujado por Palmeral, inmejorable.

Y nada menos que estamos ante una biografía del escritor valenciano por excelencia, Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, 1867- Menton (Francia), 1928).

Valencia ha dado al mundo artístico grandes hombres: si en la pintura Joaquín Sorolla es único, en literatura Vicente Blasco Ibáñez también lo es. Tendremos un cuadro retrato de Blasco Ibáñez pintado por Sorolla, para el recuerdo de dos inmortales artistas.

Ramón Fernández Palmeral, “Palmeral”, nacido en Piedrabuena (Ciudad Real) pero afincado en Alicante desde 1990, nos dice en la contraportada de su nuevo libro que “este libro lo he escrito para celebrar el 155.º aniversario del nacimiento de Vicente Blasco Ibáñez, que nació el 29 de enero de 1867, en Valencia, y que se podría haber llamado ‘La exagerada vida de Blasco Ibáñez’; sin embargo, no se trata de una biografía al uso, sino de una serie de puntuales monográficos que resaltan el genio prodigioso del escritor valenciano, más valenciano que las fallas, el arroz o las naranjas”. Certero resumen de lo que es este libro que tengo entre mis manos, un ejemplar cordialmente dedicado por su autor, que comporta, pues es evidente que la vida del escritor valenciano es prodigiosa. En el prólogo al libro de Emilio José Sales dice así, “bajo el encanto de lo novelesco: Blasco Ibáñez, ochenta años después”, Silvia Caballer Almela nos dirá que: “Novela e historia son dos argumentos que centran gran parte de la producción literaria de Vicente Blasco Ibáñez, cuya vida transcurrió entre la aventura y la realidad, entre la utopía y el compromiso literario y político con su época”.

Se me hace muy difícil añadir algo más a esta crónica, por una parte por la inmensidad de la obra literaria de Vicente Blasco Ibáñez, y su enorme producción, que va desde sus Cuentos Valencianos, hasta llegar nada menos que a alcanzar la fama del cinematógrafo, con sus libros Sangre y Arena y Los cuatro Jinetes del Apocalipsis, con un protagonista Rodolfo Valentino, indiscutible astro del cine mundial de entonces. Por otra parte, por la completísima biografía de Ramón Fernández Palmeral, que no deja nada por escrutar.

Es magnífica en el libro de Palmeral la minuciosa y precisa cronología de Vicente Blasco Ibáñez, la relación de sus obras, la bibliografía –y la bibliografía general sobre las obras literarias de Blasco Ibáñez– y su álbum fotográfico. Y son magníficas las “puntuales monografías”, como Palmeral las titula, que componen el contenido del libro, y que van desde la “Infancia y Adolescencia”, a “La vuelta al mundo de un novelista”. Parece además que nuestro autor fue un reflejo de su independencia y libertad. Y desde luego activo en su valencianismo y en la denuncia de actitudes y pobrezas forzadas: Cañas y Barro, es buena prueba de ello.

Yo no sabría decir cuál de sus obras es la mejor, pero podría exponerme a decir que siempre me ha impresionado su novela Arroz y Tartana, que es como una crónica novelesca de la lucha por la vida de los emigrantes aragoneses que abandonaban a sus hijos en la plaza del mercado, embobándolos en la contemplación del pardalot de Sant Joan, de los que solo algunos, los más aptos, lograban encaramarse con el tiempo a la condición de propietarios y miembros de la pequeña burguesía valenciana.

Arroz y Tartana es como la culminación de la aspiración pequeñoburguesa de la época. Piense el lector lo que era en los comienzos del pasado siglo XX, en una tierra plagada de agricultura y naranjales, tener como valor mayor una tartana y comer el arroz valenciano; quien podía disponer de ello era un afortunado.

Vicente Blasco Ibáñez fue un ilustre intelectual que lo fue todo en esta vida. Fue libre para escribir y mezclar influencias antagónicas, las de un romanticismo sentimental y revolucionario a lo Víctor Hugo y las del naturalismo antirromántico, pero también revolucionario a lo Emilio Zola. Y que, aunque triunfó plenamente, nunca dejó de ser un amante inquebrantable de su tierra valenciana.

Horta i alqueries al Racó de l’Anell, vora la séquia de Rascanya (València) (Fuente: Wikimedia)

Blasco Ibáñez nació en Valencia en 1867, como hemos dicho, y en 1891 contrajo matrimonio con doña María Blasco del Cacho, de una familia de Orihuela, cuyo padre había sido presidente de la Audiencia de Castellón, y en su juventud secretario de Peris i Valero, cuando este era gobernador civil de Valencia, y murió en la localidad francesa de Mentón en 1928.

La ciudad y la huerta lucharon en su espíritu por decidir su elección para continuar. Juli Just (Valencia, 1894 – Paris, 1976) en su libro Blasco Ibáñez i Valencia, nos resolverá la incógnita al decirnos, –y traduzco al castellano– que “triunfa el sentir de libertad que tiene el mar. Un día del año 1905, Blasco cierra las ventanas de la casa de La Malva-rosa y emprende su glorioso periplo a través el mundo. La última etapa será desde el cementerio de Menton, sobre una colina, que avanza hacia el mar, todo ello poblado de árboles, donde el aire marinero y el de la montaña cantan su balada”.

Un gran libro el de Ramón Fernández Palmeral, en el que nuestro escritor se desborda hacia uno de sus elegidos, Vicente Blasco Ibáñez. La amenidad y su contenido nos dirán quién fue el escritor valenciano, y los avatares literarios, políticos y culturales de quien nos dejó escritas novelas inolvidables.

Mi enhorabuena, Ramón Fernández Palmeral “Palmeral”.

Sending
User Review
5 (3 votes)

Julio Calvet Botella

Magistrado y escritor.

6 Comments

Click here to post a comment

*

code

  • Amigo Julio, muy de temprano me he puesto la Cope para oír el programa dedicado al Dia de Andalucia de este 28 de febrero del Pulpo. Y sin querer he puesto el dedo en la pantalla de la tablet, y me encuentro la sorpresa de tu crónica de mi libro biografico de Vicente Blasco, aqui en Hoja del lunes, que te agradezco infinitamente viniendo de tu docta y apreciada pluma. Quedo en deuda contigo, porque te ha quedado redonda, completa e interesante. Te reitero mi agradecimiento públicamente. Un abrazo grande.

    • Gracias Ramon. Es un libro que me ha gustado mucho, y sobre un escritor Vicente Blasco Ibáñez, muy interesante.

  • Excelente artículo de Julio Calvet , sobre el magnífico libro “el genio de Vicente Blasco Ibáñez “escrito en 24 artículos.
    Estoy totalmente de acuerdo, con la genial manera que tiene Ramón Fernández Palmeral de abordar las biografías.
    Es una nueva forma muy interesante de escribir la vida de los autores porque las hace más sencillas y didácticas de leer.
    Felicidades a todos los que tenemos la gran suerte de compartir su amistad

    • Gracias Pilar, tus palabras son un orgullo para mi y para nuestro común y querido amigo Ramón. Un abrazo. Julio Calvet.

  • Mi enhorabuena, Julio, por este exquisito artículo dedicado a nuestro apreciado Ramón, con todo merecimiento, por su gran labor como biógrafo original completado con referencias a Blasco Ibáñez, protagonista de esta biografía en 24 artículos.
    Un abrazo.

    • Querido Juan Antonio gracias por tu comentario que hago extensivo a nuestro común amigo Palmeral que con su gran actividad literaria nos honra a todos los que gozamos de su amistad. Un abrazo Julio Calvet

Patrocinadores

Ojo al Lunes