Balones a la olla

Crónica de un partido suspendido

Estadio José Rico Pérez (Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol).

Este lunes o cualquier otro día, a cualquier hora o momento, los habituales de esta sección, deberían estar leyendo como fue y como se desarrolló el partido del Hércules. Los goles fallados y los acertados, las faltas, los penaltis, los expulsados, y todas las vicisitudes de un encuentro. Pero no es así.

A principios de la pasada semana, conocimos la decisión de la Real Federación Española de Fútbol, de suspender el Hércules- Llagostera que se debía disputar en el Rico Pérez, debido a dos casos de covid-19 en el equipo catalán. La inoportunidad llegaba en el peor momento, cuando el equipo comenzaba a ganar, cuando había ligado dos victorias seguidas, una en casa y otra a domicilio, frente a Badalona y Cornellá. O lo que es lo mismo cuando estábamos en racha.

Pero ahora, ¡vuélvanse locos! El Real Madrid Castilla presentó tres casos de baja por covid para no jugar su partido contra el Extremadura, y la misma Federación Española obligó a viajar al equipo de la capital este fin de semana. Por cierto, perdió por dos tantos a cero y se le complica el ascenso al equipo que dirige Raúl González Blanco. Es difícil de explicar: misma federación, diferentes comunidades autónomas, diferentes criterios médicos, diferentes equipos. La incongruencia y el disparate resulta complejo de exponer y de entender. Con la diferencia que, al que no quería jugar, le obligaron, y al Hércules que sí quería, no le permitieron el viaje. Con esta ya es la segunda ocasión esta temporada que la pandemia le altera al Hércules el calendario. La otra vez fue al principio de temporada cuando no pudo comenzar en Alcoy por el mismo motivo. En todo caso no es entendible, teniendo en cuenta que existe un protocolo de actuación. Sin ánimo de simplificar los argumentos y caer en la demagogia, es como explicar que saltarse un paso de cebra está sancionado en Albacete, pero la misma infracción no tiene castigo en Huelva.

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

La primera consecuencia que conlleva esta suspensión es tener que jugar necesariamente en otra fecha. Se ha elegido un día entre semana, el miércoles cinco de mayo, pero antes ya estaba el partido frente al Lleida, que se jugará el sábado día uno, y posteriormente el calendario deparaba el desplazamiento a Badalona para el domingo nueve de mayo.

Conclusión, el revés de la suspensión y consiguiente parón, repercutirá en tener que jugar tres partidos de fútbol en apenas ocho o nueve días, entre el uno de mayo y el fin de semana del ocho y nueve. Esa circunstancia puede ser tan buena como tan mala. Las piernas se resienten, tanto para alicantinos como para los de la Costa Brava catalana. En cualquier caso, sí es cierto que “no hay mal que por bien no venga” y lo sucedido será beneficioso para poder recuperar en este tiempo algún que otro jugador lesionado. La participación en estas últimas jornadas en el centro de la defensa del andaluz Moisés sería de vital importancia. La etapa en la que él mismo y Tano formaban la dupla de centrales coincidió con los partidos en que el Hércules fue más seguro y encajó menos goles.

Por otra parte, en el partido del próximo sábado ya no habrá ciento cincuenta personas en las gradas; el aforo puede llegar a ser hasta de mil espectadores. Sigue siendo una gota de agua dentro del océano del recinto herculano, pero algo es algo. Esta pasada semana conocíamos también, que el Gobierno Valenciano, en su plan de desescalada contra la pandemia, aflojaba en ese sentido las medidas restrictivas. Hasta el 50% de la capacidad de una instalación al aire libre, siempre con un límite de mil espectadores presentes.

Estadio José Rico Pérez, con capacidad hasta 30.000 espectadores (Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol).

Por cierto, es la misma semana en la que conocimos que el socio de Enrique Ortiz, Juan Carlos Ramírez, decía estar harto y querer marcharse, no seguir aportando. Después se matizó que hasta final de temporada sigue con su compromiso, y después se volvió a matizar, que cualquiera sabe, como son socios y tienen tantos intereses creados y comunes aparte del fútbol. ¡Pues vaya uno a saber! Como sucede con el Altísimo, también con Ortiz, “los caminos del Señor son inescrutables”.

En todo caso, como bien reflejaba un medio de comunicación de la capital alicantina, el Hércules no ha jugado este fin de semana, pero sí ha jugado. Gran parte de sus intereses se confiaban y trasladaban a aquello que hicieran los contendientes de la provincia, contra los rivales catalanes. Todos los puntos que La Nucía y Atco. Levante sean capaces de ganarle a los del otro subgrupo son vitales para el Hércules. En este sentido, el pasado sábado por la tarde, La Nucía derrotó por un tanto a cero al Lleida, mientras que ayer domingo a mediodía el Atco. Levante empató a un gol contra el Badalona. Eso quiere decir que la cosa se aprieta cada vez más por la cabeza. Claro está que para hacer todo esto bueno, el Hércules no debe fallar; a nosotros solamente nos vale ganar y ganar.

Sábado uno de mayo. Hércules contra Lleida, miércoles día cinco el atrasado contra el Llagostera y a final de semana, desplazamiento a Badalona.

Todo ello si el tiempo lo permite, y sobre todo el CORONAVIRUS.

Sending
User Review
5 (2 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos