Al paso

Contra la Iglesia y la Humanidad

Fotografía: Aaron Burden (Fuente: Unsplash).

Muchos miserables se refugian en la libertad de expresión para hacer daño, libertad que tampoco ampara a programas televisivos carentes de ética.

Los enemigos del hombre, como los del alma, son tres: relativismo, comunismo y nazismo. Creo, además, que los maltratadores de la Humanidad (cuando se atenta contra un hombre se actúa contra todos los de su especie) son los mismos que, por sistema, se posicionan contra la Iglesia, la fundada por Jesucristo para elevar a las más excelsas de sus criaturas (Adán y Eva con sus descendientes) a la dignidad de hijos de Dios. El hombre (en esa palabra van incluidas las mujeres, hechas de la mejor costilla de Adán, de ahí que sean inseparables y complementarios varón y mujer) fue dotado de lo más grande y más complejo que pueda pensarse: la libertad.

Es lo más grande de la naturaleza humana. La libertad no es una estatua, por más que muchos la quieran convertir sólo en eso para luego hacer lo que les venga en gana en su nombre. Una de las vertientes más hermosas de ese don humano y divino es la libertad de expresión, pero, como ocurre con la razón, se puede utilizar para el bien o para el mal. En nombre de la libertad de expresión cometió delito de exaltación del terrorismo etarra el dicen que mediocre rapero Hasél, también condenado por calumniar e injuriar a la monarquía. En nombre de la razón, los revolucionarios franceses llegaron a cortarse sus propias cabezas. Decapitados murieron Danton y Robespierre. El segundo guillotinó al primero y los amigos del primero guillotinaron al segundo. Y santas pascuas.

Hay gente que se quiere hacer famosa más por sus provocaciones que por la excelencia de su actividad. Suelen atacar las procesiones de Semana Santa o algunas advocaciones de la Virgen María. El último caso se ha producido en Valencia. La ‘drag queen’ List Dust protagoniza un cartel de propaganda de una discoteca con motivo de las Fallas. La ‘drag’ aparece semidesnuda con la corona de la Virgen de los Desamparados y simulando la tradicional ofrenda de flores a la ‘Geperudeta’, la patrona de la capital del Turia. Intentan justificarse con el argumento de que las tradiciones, como las libertades, son de todos.

Otra reciente manifestación de fobia religiosa se ha producido en la edición digital del periódico de Alicante, que titulaba así una de sus informaciones: “Los Cristianos Socialistas de Alicante se desmarcan de las palabras de Munilla sobre ‘amar sufriendo y sufrir callando’. Monseñor Munilla es el nuevo obispo de Orihuela-Alicante, que tomó posesión del obispado el pasado 12 de febrero. Desde hace años (siendo obispo de San Sebastián) tiene presencia constante en las redes sociales, que es una forma de su acción pastoral. Sigue tuiteando en nuestra tierra y el día 4 de este mes un tuit suyo recogía una frase copiada de una esquela mortuoria en El Diario Vasco, una frase que se atribuye a Teresa de Calcuta y que los deudos de la difunta Teresa Sudupe quisieron que figurara en la esquela se supone que por ser del agrado, en vida, de la difunta, que llevaba el mismo nombre de la monja de origen albanés, canonizada por el Papa Francisco el 4 de septiembre de 2016.

Imagen de la Virgen de los Desamparados en la ofrenda de flores de Valencia en 2008. Fotografía: Emilio García (Fuente: Wikimedia).

La frase completa del tuit y de la esquela es la siguiente: “Vivir amando, amar sufriendo, sufrir callando y siempre sonriendo”. Es una frase que sólo tiene sentido religioso. Se escribió en una esquela vasca hace ya bastante tiempo y el obispo Munilla la considera hermosa y digna de reflexión. No hace alusión a nada que tenga que ver con violencia machista, sino con el cristianismo y su defensa del amor incluso en el sufrimiento.

Lo más abracadabrante (sorprendente y desconcertante) del título del periódico es que es un invento antiepiscopal, con un supuesto ‘desmarque’ inventado, pues en el comunicado de Socialistas Cristianos nada se dice del tuit del obispo y únicamente hace referencia a la defensa del feminismo ante la celebración del 8-M. Alguien (defensor del lector) debería dar una explicación del desaguisado y Cristianos Socialistas tendría que exigirla también.

Observen este sumario que encabeza la información firmada por Carmen Tomás en el digital: “El obispo ha compartido una publicación en la que se señala como una virtud que las mujeres callen la violencia machista”. ¡Menuda mentira! Se trata, como ya he adelantado antes, de una frase en una esquela mortuoria. Para nada se habla de violencia ni de machismo ni de la madre que parió a ambas aberraciones que no sólo condena el obispo sino hasta el lucero del alba. Puede haber motivos para discrepar con el nuevo obispo oriolano alicantino, nacido guipuzcoano, en cuanto a su valoración del movimiento LGTBI, pero esto es harina de otro costal.

Hay mucho cretino (a veces con título universitario) que se parapeta en la libertad de expresión para decir las mayores tonterías (como proferir blasfemias) o para ofender a colectivos honorables. No se han enterado todavía de que la libertad no se debe utilizar ni para cometer delitos ni para comportamientos poco éticos y hasta para los poco estéticos. Sucedió con un mediocre rapero que entró en prisión por enaltecimiento del terrorismo y por calumnias e injurias a la monarquía. Hubo gente que le apoyaba, como hay gente que apoya programas televisivos infumables y que duran años y años; en los que se despelleja a famosos y famosillos y en los que los propios famosillos se dejan despellejar (también sus familiares, algunos difuntos), a veces  con su consentimiento y se supone que recibiendo a cambio miles y miles de euros; programas repugnantes que desgraciadamente tienen mucha audiencia y abundante publicidad, lo que certifica el grado de degradación de nuestra sociedad y el afán de lucro de ciertas empresas de comunicación  bochornosamente utilizadoras del recurso a la libertad de expresión.

Otros presumen de ateos sin venir a cuento, como hizo el líder de “Todo es mentira”, Risto Mejide, entrevistando a una religiosa dominica a la que elogió ampliamente. No es que ofendan directamente, pero dejan caer la frasecita ‘yo soy ateo’ sin ton ni son. Proclamarse ateo en una televisión que te paga para ser profesional y no para hacer propaganda del ateísmo es de necios. Cabe pensar que consideran a los creyentes poco menos que subnormales. Hay otros periodistas y famosillos entrevistados y que, sin venir a cuento, se confiesan ateos, como signo de distinción. Encima algunos hasta dicen que les gustaría ser creyentes.

Sending
User Review
5 (2 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos