Contrastes

Adiós a la Cota Cero, la Ocean Race y la Luz de las Estrellas

Alicante Cota Cero.

Desde 1874 Alicante es la Cota Cero de España, el lugar desde el que el Instituto Geográfico Nacional estableció los niveles altimétricos para nuestro país. Oficialmente se sitúa en la escalinata del Ayuntamiento. Un clavo de bronce en el primer peldaño da testimonio de ello, pero en realidad este lugar tiene una altitud de 3’4095 metros sobre el verdadero nivel cero, situado en las populares escalinatas de la reina, como atestigua la placa colocada por el Ministerio de Fomento en febrero de 2005 haciendo referencia al “punto topográfico P.A.-0”.

La del Ayuntamiento es la cota oficial, la de las fotos y las visitas. La otra es un testimonio histórico del que ahora nos preparamos para despedirnos. Las actuales obras del mirador voladizo en la dársena interior del puerto ya ocultan la verdadera cota cero y lo harán todavía más cuando se coloque el previsto suelo de madera. Se hará invisible.

Como invisibles y muertos de risa están los dos mareógrafos que alberga nuestro puerto y que podrían haber formado parte (junto con nuestros dos niveles cero, el real y el oficial) de un circuito turístico –también para los alicantinos– que permitiera visitar ayuntamiento y puerto con un carácter histórico y cultural a la par que científico y, desde luego, lúdico.

En ambas imágenes se aprecia la pequeña placa gris que recuerda el punto altimétrico cero y como quedan ya tapados los dos primeros escalones que acabarán quedando ocultos. Por su parte los mareógrafos languidecen viendo pasar el tiempo con el consiguiente deterioro y una puesta en valor cada vez más difícil.

Mareógrafo de 1953 semi oculto entre motos náuticas e infraestructuras portuarias.

Probablemente se continuarán ignorando los mareógrafos y nos aprestamos a despedirnos de la verdadera cota cero. Ya no podremos contemplar un día de marea alta en el nivel altimétrico cero de España, así que por si acaso os lo mostramos a continuación en un breve vídeo filmado en junio de 2021 donde apreciamos el agua cubriendo el escalón del nivel cero y la referencia de la escultura de Ícaro cuyo pedestal y pies permanecen sumergidos, al contrario de lo que es habitual.

Si continuamos por el muelle de Levante, al cruzar la plaza del Puerto nos encontramos con el Casino y la zona de ocio para desembocar en la dársena que conforman los muelles 10, 12 y 14 o, lo que es lo mismo, la conocida popularmente como “zona Volvo” que acoge la salida de la Ocean Race, la Vuelta al Mundo a Vela.

La Autoridad Portuaria ha anunciado la puesta en marcha en esa zona de un puerto para el atraque de los llamados megayates (más de 30 metros de eslora) lo que creará nuevas necesidades tanto en el agua como en tierra. La dársena acogerá puntos de atraque para esos mastodontes recreativos. Se montarán infraestructuras para el servicio de las embarcaciones que ocuparán considerable espacio. Además, se anuncia otra macrozona de ocio en el mismo lugar con más de 4 mil m2.

Todo esto nos lleva a preguntarnos si quedará el espacio necesario, tanto en tierra como en el mar, para satisfacer las necesidades que la organización de la Ocean Race establece a fin de acoger la prueba en Alicante. Si el proyecto va adelante es muy posible que la de enero de 2023 sea la última vez que la Vuelta al Mundo a Vela surque los mares desde el puerto de Alicante. Claro que habrá que ver si la cosa no queda en agua de borrajas entre tanto megayate y macrozona, todo tan superlativo. Aunque, por si acaso, preparémonos para decir adiós a la Ocean Race desde la terreta.

Vista de la zona Ocean Race, muelles 10-12-14.

Hacia poniente, en la otra punta, frente a la sala de exposiciones de la antigua Lonja del pescado discurren los muelles 1 y 2. Allí hubo un tiempo en el que se pretendió crear el Paseo Luz de las Estrellas (así lo atestiguaba la placa colocada en marzo de 2015) cuando la Ciudad de la Luz funcionaba acogiendo rodajes nacionales e internacionales (el mismísimo Coppola, Ridley Scott o Juan Antonio Bayona, dejaron su impronta en aquellos estudios cinematográficos). Alicante iría llenando el paseo de sillas de diseño con el nombre de relevantes representantes patrios del séptimo arte. La desaparición de los platós dejó la cosa en el limbo del olvido. Con el tiempo (un lustro escaso) “voló” alguna de las sillas originales mientras que el resto se iba deteriorando, al igual que la placa conmemorativa, repleta de herrumbre.

Ahora, con la remodelación del paseo, todo ha desaparecido y probablemente no vuelva a su lugar, no tendría sentido. Así que nos despedimos también de ese frustrado paseo Luz de las Estrellas, una buena idea que no pudo cuajar.


Fotos y vídeo de Benjamín Llorens, autor.


Sending
User Review
4 (2 votes)

Benjamín Llorens

6 Comments

Click here to post a comment

*

code

    • Muchas gracias Ramón. Eres un crack chaval. Yo sí que quiero ser como tú de mayor. Es un honor ser tu amigo.

  • Bueno, buena idea, lo que se dice buena idea… Si tenía que ser un paseo dedicado a representantes del cine españoles, casi podemos agradecer que finalmente haya quedado en nada, porque, salvo muy contadas y honrosas excepciones (Penélope Cruz, Amenanar, Álex de la Iglesia… poco más), el cine español y sus protagonistas es malo de c.j…s. más que paseo de las estrellas, sería un túnel del horror pasear por allí entre las sillas dedicadas a Almodóvar, Trueba, etc.

  • Cuanta razón. Cuesta entender el plan estratégico de la empresa pública Autoridad Portuaria. No explica , ni pone a debate sus proyectos. A mi entender, a espaldas de los intereses de los alicantinos.
    La infrautilización de los espacios portuarios para beneficio de la ciudad clama al cielo. Alicante tiene un gran potencial para desarrollarse en el turismo Nautico y más actividades deportivas relacionadas con el mar. Yo lo veo como un enorme polideportivo que funciona con luz solar y el agua (salada) es gratuita. Nuestros gestores de lo público aportan escasas facilidades, por no calificarlas de inexistentes, en infraestructuras para el desarrollo de estas actividades. Dejan toda la responsabilidad en la iniciativa privada. Esta última solo puede trabajar a corto plazo con las concesiones y atada de pies y manos. Al final nos centramos en un turismo de restauración y fiesta. Perdemos desarrollar los valores de medioambiente, vida sana y calidad de vida tanto para el turismo como para la ciudadanía.
    Alicante es mucho más que arroz, cerveza y paseo al sol.

Patrocinadores

Pactos