Homenajes

No diga radio, diga Vicente Hipólito

Fini Sendra, esposa de Vicente Hipólito, junto a sus hijos M.ª José, M.ª Mar y Vicente con Rosalía Mayor, tras la entrega de la placa conmemorativa (Fotografía: Miguel A. Sánchez).

Si usted nació en Alicante y tiene ya algunos años o es alicantino de toda la vida, como así lo es este extremeño afincado en nuestra ciudad desde chaval, a la que vino de la mano de su madre, viuda, con la que emigró en busca de nueva y más próspera vida, habrá oído la voz de este gran locutor y amante de la radio. Este personaje, porque es un personaje alicantino, con su nombre puesto a una calle en vida con el beneplácito de la ciudadanía, es Vicente Hipólito, la voz de la radio alicantina a través de los micrófonos de la Cadena SER.

Me siento honrado y feliz de haber sido invitado al acto de nombramiento de “Asociado de Honor” de la APPA al locutor Vicente Hipólito Díaz-Pacheco por el recuerdo tan grato que tengo de él. Para mí, decir radio es decir Vicente Hipólito.

Quiero felicitar a la APPA por esta iniciativa, y en concreto a Rosalía Mayor y a Elvira Rodríguez por la organización e impecable desarrollo del acto.

Jorge Olcina, Rosalía Mayor y Eduardo Rosales durante su intervención durante el Homenaje a Vicente Hipólito (Fotografía: Miguel A. Sánchez).

Ya habían sonado las siete de la tarde cuando en la sala de conferencias de la sede de San Fernando de la Universidad de Alicante se encendió la metáfora de la radio inundando los asientos de alegres colores al pronunciar su nombre: Vicente Hipólito.

Jorge Olcina, como director de la sede de la Universidad de Alicante, abrió el acto de forma afable y cercana a la familia de Vicente: Fini, su mujer, y sus tres hijos M.ª José, M.ª Mar y Vicente. A continuación Rosalía Mayor, presidenta de la APPA, presentó la gala homenaje al insigne locutor de radio. Y el actual director de Radio Alicante-Cadena Ser introdujo la relación de Vicente y la radio. Así fue como se inauguró el acto de homenaje del nombramiento de Vicente Hipólito como Asociado de Honor de la Asociación de Periodistas de la provincia de Alicante, que muy acertadamente ha organizado la Asociación y que reconoce al Locutor con mayúsculas de la radio alicantina.

IV Edición de la Olimpiada Musical Alicantina (1970), que fue creada por Vicente Hipólito y presentada por él durante todas sus ediciones (Fuente: Familia Hipólito-Sendra).

Lo conocí cuando yo era muy joven, allá en la década de los 70, cuando la radio aún era magia. Un sábado por la tarde decidimos el grupo de amigos ir a presenciar en directo el programa de radio, que todavía anda vivo, aunque ahora es otra historia, los 40 PRINCIPALES, con aquella sintonía tan rockera: “Los 40 principales, los 40 principales, los 40 principales yeeee, yeeee, yeeee, 40”. Subimos aquellas escaleras del viejo edificio de la calle Velázquez. Entramos algo nerviosos y emocionados por la idea de poder descubrir algo de la magia de la radio de aquel programa de música del que éramos seguidores. Entramos a una sala con sillas ordenadas a izquierda y derecha cruzadas por un pasillo que las separaba. Y allí, sentado más allá de la zona de asientos, al otro extremo del corto pasillo, escorado algo a nuestra derecha, estaba uno de los magos que generaba esa energía a través de las ondas; allí estaba Vicente Hipólito, con su voz de color y su bondadosa mirada. Estaba hablando en directo cuando dijo: “Ahora entran unos amigos, uno de ellos con el pelo muy largo, muy largo”, refiriéndose a mi amigo Tomás. Nos invitó a sentarnos, y entre presentación y presentación de los discos de la semana iba charlando con nosotros. Vicente nos hizo sentir tan a gusto entre aquellas cuatro paredes inundadas de un cóctel perfecto: firme palabra, música joven y chistes de la mano de aquel perfecto conductor de ondas hertzianas. Allí volvimos en innumerables ocasiones (a veces ante los micrófonos había otro de sus compañeros de la época como eran Juan Navarro, Jesús Pernías o José Ramón Celdrán). Aún recuerdo con agrado aquel día en que me dejó presentar en directo una canción: “Espera a que acabe la publicidad y dices tal cosa nombrando la canción y el cantante”. Y dejó ante mí la carátula de aquel single. Después de presentar y oír los temas, empezaban las votaciones que con tanta amabilidad él dirigía y anotaba minuciosamente en un papel o nos dejaba ir anotando a alguno de nosotros. Cuando acababan los programas se dirigía atravesando otro pasillo que le llevaba al interior, a otra sala más pequeña, cogía el teléfono y llamaba a Valencia para dar el nombre del disco ganador de la semana en Alicante. En alguna ocasión, Vicente Hipólito montaba pequeñas fiestas en el estudio con los jóvenes que estábamos presentes; consistían en bailar los chicos y las chicas cambiando de pareja a las que él llamaba “happening”, mientras sonaba la música y él nos miraba con cara de satisfacción. ¡Cómo conectaba con la gente joven!

Blas de Peñas, Pedro Romero y Benjamín LLorens durante su intervención en el Homenaje a Vicente Hipólito (Fotografía: Miguel A. Sánchez).

Ya lo comentó Benjamín Llorens en el acto de homenaje el día 25, cuando le tocó el turno de palabra en la terna que ocuparon los asientos tras las presentaciones iniciales y que estaba formada por Blas de Peñas, Pedro Romero y el mismo Benjamín Llorens: “ La primera vez que vi a Vicente Hipólito era yo un chaval de pantalón corto que desde mi barrio del Pla del Bon Repós subía la empinada cuesta del Castillo para ver la Olimpiada Musical que organizaba Radio Alicante SER (más tarde, Benjamín, sería director de Radio Alicante) con grupos de toda la provincia y la presentación de un joven de fino tupé y decorosa americana, un presentador con ritmo: Vicente Hipólito Díaz-Pacheco…”

Vicente Hipólito Díaz-Pacheco (Fuente: Familia Hipólito-Sendra).

Ya a mediados de la década de los 80, cuando la emisora se había cambiado a la calle Calderón, tuve otra bonita vivencia con Vicente. Hacía unos pocos años que formaba parte del claustro de profesores del Colegio San Antonio de Padua (Franciscanos de Alicante). En mi inquietud de joven maestro empecé a editar con mis alumnos de 9 o 10 años una revista en la que ellos (en aquellos tiempos era un colegio de solo chicos) escribían poemas, redacciones, relatos, cómics, chistes y en la página central un póster, todo a tamaño folio y hecho a mano (no se conocían los ordenadores). Maribel Berná, presidenta del Ateneo de Alicante, tenía a sus dos hijos matriculados en el colegio y yo era profesor del mayor (luego lo fui del pequeño), le gustó el ejemplar que su hijo llevó a casa y en el que él también había publicado; así que nos invitó a mí y a un grupito de mis alumnos a su programa matinal para hablar de la revista y hacer que los chavales leyeran sus textos. Cuando acabó el programa salimos y en los pasillos nos encontramos con Vicente. Lo saludamos y le contó el trabajo que hacían los alumnos en la revista. Él se mostró interesado y nos invitó a su programa, al que acudiríamos unas semanas después. Y nos pusimos manos a la obra en algunas clases de Lengua y Dibujo a confeccionar un número especial dedicado exclusivamente a la radio.

Entramos expectantes porque Vicente Hipólito ya era un maestro de la radio, eran palabras mayores. Pero con su buen carácter y su saber hacer llegó en seguida a conectar con los muchachos y entre pregunta y pregunta les sacaba una sonrisa y les hacía intervenir con sus poemas, narraciones breves o explicar cuál había sido su participación en la revista. Me preguntó acerca del nombre de la revista “Cuadermix”, de cómo la íbamos elaborando, etc. ¿Quién sabe si en esos momentos Vicente se acordara de cuando era un chaval de catorce años y entró por primera vez a una emisora de radio como contó Blas de Peñas en su parlamento sobre él en el homenaje que le dedicó la APPA: “Corrían los años sesenta cuando se abrió la puerta de mi despacho y apareció el entonces director de Radio Alicante, Juan de Dios Aguilar Gómez, acompañado de un jovencísimo chaval de sonrisa tímida. ‘Mira a ver qué puedes hacer con éste’, fueron las palabras del director, que su madre había entrado a trabajar en su casa y buscaba una ocupación para su hijo. Le dije a Vicente que me dictara las hojas que yo iría escribiendo a máquina, y fue aprendiendo a confeccionar la guía por palabras (‘Lleve un reloj de Espinosa y no piense en otra cosa’; ‘La Cocina, Castaños 44, más arriba del Teatro’…)”.

Vicente Hipólito y Juan Zaragoza (Fuente: Radio Alicante-Cadena Ser).

Ya iniciado el nuevo milenio volví a coincidir con Vicente Hipólito o era el Rey Gaspar. Llevaba a mi hijo Alejandro en brazos esperando la llegada de los Reyes Magos dentro de la Plaza de toros. Allí bajaron con sus majestuosas vestimentas zarandeadas por el viento que despertaba la hélice del helicóptero. Sus Majestades hicieron un recorrido por la arena y entraron. Yo sabía que uno de ellos era Vicente Hipólito y fui a buscar la puerta que daba al patio de la plaza por donde saldrían. Cuando vi asomar por la puerta al Rey Mago me acerqué, le saludé y le mostré a mi hijo de unos tres años con cara de asombro y los ojos bien abiertos. Su Majestad le hizo unas carantoñas y unas caricias y siguió su paseo real hasta el coche que lo llevaría a la cabalgata.

Con Fini Sendra, su esposa, y Jesús Mula, compositor y amigo que le dedicó un pasodoble (Fuente: Familia Hipólito-Sendra).

He querido reseñar estos bonitos recuerdos como aportación al merecido homenaje a Vicente Hipólito. Ahora bien, su labor profesional la definen mejor sus amigos y compañeros, como Pedro Romero: “Vicente Hipólito es, sin duda, el último comunicador y el que mejor representa toda una época de la radio alicantina. Con una expresión siempre amable llegaba a sus oyentes, que oían lo que querían oír y entendían lo que Vicente les trasladaba…” O como apunta Benjamín Llorens: “Vicente ha sido un maraton man de la Radio con mayúsculas”. Según Benjamín, y con conocimiento de causa, comenta que ha tocado todos los palos dejando huella como dinamizador de la vida musical alicantina, cuando el Hércules vivía mejores momentos en el Carrusel Deportivo hablando para toda España, presentador de magazines, pionero de las tertulias políticas y paseó por todos los barrios despidiendo cada día a la audiencia con su habitual optimismo (“Háganme el favor de ser felices”).

Benjamín Llorens, Rosalía Mayor y M.ª José Hipólito tras el programa de Hoy por Hoy en que Silvia Cárceles conversaba con ellos respecto al Acto Homenaje de Vicente Hipólito (Fuente: Radio Alicante-Cadena Ser)

Una de las cosas más entrañables de la velada del nombramiento de Asociado de Honor de la APPA sucedería en la sede de la Asociación, durante el vino de honor que se ofreció, cuando tuve la oportunidad de conversar con M.ª José, hija mayor de Vicente, y comentarle mis recuerdos de su padre. Pude ver la exquisita sensibilidad de M.ª José en sus ojos de cristal húmedos, emocionados hasta el punto de contemplar cómo una lágrima de amor filial se desbordaba y rodaba por el acantilado de su mejilla al escuchar los recuerdos que le iba relatando sobre su padre y que acabé compartiendo con ella de corazón a corazón.

Como cierre de oro del acto actuó su compañera y amiga, la cantante Inma Serrano. Inma emocionó a todos con sus canciones y sobre todo, con la titulada “Amigos”; con la que puso a todo el auditorio en pie en reconocimiento a Vicente Hipólito Díaz-Pacheco.

Por la presencia en la vida de la ciudad, en la política, en el mundo del deporte, entre la juventud a través de la música, por su amor a la palabra radiada y su buen hacer ante los micrófonos, por su influencia en las generaciones posteriores de periodistas radiofónicos y por lo que tantos y tantos lo consideran como maestro en estas lides, yo resumiría su vida profesional diciendo una frase:

En Alicante no diga radio, diga Vicente Hipólito.

Y no quisiera acabar este artículo sin hacerme eco de las palabras con las que el Locutor Vicente Hipólito terminaba sus programas: “Háganme el favor de ser felices”.

“Háganme el favor de ser felices” en la voz de Vicente Hipólito Díaz-Pacheco (julio de 2022).

Sending
User Review
5 (2 votes)

Juan Antonio Urbano

Soy profesor de Educación Primaria. He publicado cinco libros; dos en valenciano: 'El seu nom era Pere Bigot' (2012) y L’arbre màgic' (2012); y otros dos en castellano: 'El misterio de la cueva' (2014) y el poemario 'Camino entre versos' (2019), estos publicados por la Editorial Club Universitario y 'Entre el asfalto' (2022) por la editorial Olélibros. He publicado en diversas Antologías y revistas poéticas y artículos en distintos medios.
En noviembre de 2016 creé y coordiné el grupo poético PARNASO perteneciente al Ateneo de Alicante. He organizado numerosos recitales poéticos, entre los que destacan el I Encuentro de poetas alicantinos y otros con el grupo PARNASO dedicados a Miguel Hernández, Federico García Lorca, Rubén Darío...
Recibí el segundo premio del Certamen Poético Numen (2013) y el 2.º premio en el Real Casino de Murcia del Encuentro 'Poesía hispano-argentina' (2019).

4 Comments

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Ojo al Lunes