Balones a la olla

El Hércules escribe gol con “R”, con la “R” de Raúl

Fotografía: Perfil de @cfhercules en Twitter.

El Hércules suma de nuevo otros tres puntos en un partido aburrido en fases, tedioso en otras y con algún que otro arreón de emoción. El fútbol una vez más es así; unas veces se gana de forma placida, otras veces se sufre lo indecible, otras veces se gana en el último minuto o se pierde, y en ocasiones como ayer, algo que no puede ser o no se ve claro, se desenmaraña en apenas cinco minutos. Lo que todo era ansiedad y agonía pasa a ser relajo y placidez.

Con empate a un tanto se fueron a la caseta ambos contendientes, después de un mal primer tiempo del Hércules, en el que se adelantó en el marcador, pero se dejó igualar. Después, al comienzo de la segunda parte, un penalti al último hombre, una expulsión, el rival con diez y a los cinco minutos una genialidad trae el tercero. Raúl González hizo los dos primeros, uno de cabeza y otro de penalti, y el tercero fue obra de Raúl Ruiz, que se lo guisó y se lo comió. Los “Raúles” dieron un respiro y trajeron la calma a un equipo que, en la primera parte, estuvo desajustado y como un flan. En el resto del segundo tiempo se pudo pensar en un festival, pero el tedio fue lo que cundió, y en algún momento el Mancha Real hasta con diez nos apretó. En las gradas no más de dos mil quinientos espectadores.

Hércules 3 – Mancha Real 1

Antepenúltimo partido de la liga regular, antes de llegar a los Play-Off de ascenso, en el Grupo V. De Segunda RFEF. Visitaba el Rico Pérez el conjunto jienense de Mancha Real. Representa a su localidad, municipio de poco más de doce mil habitantes. Algo así como si el Hércules se enfrenta al Albatera, el Monóvar o el Castalla. Primer domingo de mayo, Día de la Madre y Día del Trabajo. Tarde nublada con tímidos destellos de sol en ocasiones y 22 grados de temperatura. Hubo, aparte de directivos en el palco, una ligera representación de aficionados visitantes en las gradas. En Andalucía también es fiesta el día dos de mayo y aprovechando el puente, excursión y playita desde el sábado. Alguno de ellos ya se hacía fotos desde los aledaños, en la entrada y después en la grada, como si hubiesen llegado al Nou Camp o al Santiago Bernabéu. Y nosotros “con estos pelos”. Cuatro horas de viaje… El árbitro del partido fue el madrileño, Montes García-Navas, de treinta y un años. Estuvo bien, pasó desapercibido y amonestó entre otras amarillas al central, Carlos Jiménez con roja directa por derribo al último hombre y posterior penalti. Los andaluces le reclamaron otro en el área del Hércules en la segunda parte. Por cierto, en el descanso el Comité del Centenario instituyó como embajadores a cuatro exjugadores herculanos. Los cuatro de una tacada. Héroes de aquel recordado ascenso a Primera División a mitad de la década de los ochenta. Nos referimos a Latorre, Reces, Ramos y Cartagena.  

Latorre, exjugador del Hércules y nuevo embajador del Centenario (Fotografía: Ferrándiz).

Afrontó en este caso Mora el envite con las bajas por lesión de Mario Ortiz y Nico Espinosa, más la de Diego Jiménez por sanción. Por el contrario, después de nueve jornadas recuperó para la convocatoria a Pedro Sánchez, que empezó el partido en el banquillo, pero luego tuvo minutos. Es aspense, cojo y falto de forma, está por encima de algún otro.

De inicio, los andaluces comenzaron el partido como el que no tiene nada que perder y mucho que ganar. No se encerraron descaradamente, apretaban arriba, en la primera parte el centro del campo fue de ellos aprovechando la ansiedad y los nervios de los alicantinos. Un remate blando de Carlos David de cabeza, y un disparo de Juanma, exherculano ahora en las filas del Mancha Real, descontrol y desajuste en defensa, regalo de algún que otro balón y el respetable que comenzó a silbar. Cuando peor pintaba, lo mejor de ayer de un desapercibido Bikoro. Su clásica jugada por la izquierda, se la pone a Galán y éste centra templado para que Raúl González, ayer titular en detrimento de Acuña y Aketxe, remate de cabeza ajustado a la base del poste de Lopito. Era el uno a cero para el Hércules. Parecía que llegaría la calma, el sosiego, pero no fue así. En el treinta y cuatro, se señala una falta al borde del área. Adri y su barrera no se aclaran, el portero se coloca detrás del muro y deja libre el palo largo, que él debe cubrir, en su descargo también apuntan un resbalón. La bota Juanma, no muy fuerte, pero encuentra el hueco que groseramente quedaba al descubierto. Empate a uno, y vuelta a empezar. Antes del descanso Bikoro tuvo otra ocasión manifiesta de gol, su disparo certero lo sacó bajo palos Raúl Pérez, del Mancha Real. Ayer había un Raúl tras otro en ambos bandos. El balance negativo, no se pasó del empate y la batalla del medio campo para los visitantes.

Comenzó la segunda parte; tras el planteamiento y el nudo, el desenlace vino de golpe, aunque quedara mucha película. Es como esa novela mala, en la que mucho antes de terminar ya se sabe quién es el asesino. Primer minuto de la segunda parte, balón largo por el centro buscando a Raúl González, le gana la partida en carrera a los defensas, sale el portero a la desesperada y Carlos Jiménez le hace falta. Ocasión manifiesta de gol, último hombre. Penalti y expulsión. Después de alguna duda el propio Raúl toma el balón y lo chuta él. Por alto a la izquierda del portero, fuerte y engañándole. Segundo gol y el segundo de su casillero. Casi no nos habíamos repuesto de la alegría y llegó otra buena noticia, el tercero. Raúl Ruiz, un diestro realiza la clásica acción en la que avanza y avanza, para después buscar puerta escorándose a la izquierda mientras la defensa le persigue, entonces se la cambia de pierna, chuta alta y cruzada y se cuela por el ángulo derecho de Lopito. Una verdadera obra de arte. Era el tres a uno. A la postre definitivo.

Se abría una disyuntiva. El Mancha Real con diez jugadores, en inferioridad; el Hércules con dos tantos de ventaja y casi toda la segunda parte por delante. Algún iluso como yo llegó a pensar que el Hércules se haría un homenaje en forma de goles. Ni mucho menos. En algunas fases del encuentro el contrario no pareció jugar con diez, en un momento dado reclamaron un penalti, y en el ochenta y uno dieron un verdadero susto en el que Adri, con una buena parada enmendó algún que otro error que había tenido durante la tarde. Y después otra obra más de Siles. Antes de todo eso el carrusel de cambios habitual por parte de ambos equipos, el Mancha Real jugándoselo todo y el Hércules intentando dar un respiro y jugar con la estrategia. Se fue Bikoro que tiene cuatro tarjetas. Se fue Raúl González que vio la quinta y no jugará en cualquier caso en Toledo, al igual que César Moreno. Y lo mejor y más positivo, volvió Pedro Sánchez después de nueve partidos lesionado, sustituyendo a Borja Díaz. Ni mucho menos está al cien por cien, pero tuvo minutos y eso ya es mucho. Con él en el campo todo tiene sentido, todo tiene patrón. Sabe desde donde colocarse, hasta jugar entre líneas y buscar la verticalidad. Virtudes no al alcance de la mayoría de la plantilla hoy por hoy. Nada estaba dicho, pero como no llegó el segundo del contrario, con la diferencia de dos goles se vivía tranquilo y pasaban los minutos. Ni emoción ni frenesí, solamente aburrimiento y el relajo de sumar los tres puntos, ayer innegociable cualquier otra alternativa; ganaron todos los de arriba y no quedaba otra. 

Sala de prensa

El técnico visitante, Pedro Bolaños, calificó el partido de los suyos de bueno, y aludió a un penalti que no le habían pitado. Sin aclarar la justicia o no de la acción, dijo que el penalti y la expulsión habían condicionado el partido, al dejarles en inferioridad. Reconoció que vio muchos nervios e imprecisiones en el Hércules en la primera parte. Se quedó con la sensación de que habían tenido opciones. Y finalmente también reconoció que se lo jugarán todo para no descender la próxima semana en su casa contra el Real Murcia, circunstancia ésta que puede beneficiar al Hércules si gana en Toledo. Pero ellos quieren ganar por su propio bien sin pensar ni mirar a otros.

Pedro Bolaños, técnico del Mancha Real (Fotografía: Ferrándiz).

Por su parte Sergio Mora hacía un primer análisis del partido, comentando cómo lo había visto él.

Análisis del partido e impresiones de Sergio Mora.

Luego diría algo más de tipo convencional para finalmente sorprendernos, al menos a mí, cuando le trasladé la pregunta final. Por partes. Dijo que en la falta Adri tuvo mala suerte. Que el penalti y expulsión fueron clarísimos. Apuntó que tras el paso por la caseta habían hablado de temas técnicos y del mental en cuanto al ánimo. Sobre Pedro, que lo dará todo por estar y que él intentará ir dándole minutos. Confía en que el capitán pueda estar lo mejor posible para el Play-Off.

Y entonces al referirle por su opinión, éste que suscribe, sobre la escasa asistencia de público, sólo dos mil quinientos, cuando el club cuenta oficialmente con seis mil socios… Primero risitas, después –me preguntas o me afirmas–, negando que la pregunta fuese para él y finalmente respuesta literal: “No lo sé, se habrán quedado en su casa, o no habrán podido venir”.

La pregunta literal en concreto por mi parte era: “¿¿Le preocupa deportivamente, que el club tenga seis mil socios y no vengan más que estos? ¿¿Es que el Hércules no engancha??”

Sergio Mora, técnico del Hércules (Fotografía: Ferrándiz).

Si no es cosa suya, ni merece consideración o argumento alguno del entrenador del equipo… Otro día se lo preguntaremos al jefe de la Policía Local, o al concejal de Urbanismo, o a un taxista o al señor de Emergencias que atiende el 112, o al conductor del TRAM. Y es que ayer durante alguna fase del encuentro se escuchaban más las voces y griterío de los jugadores en el campo que a la propia grada. Apatía total.

Ganaron todos los de arriba y todo está como estaba con una jornada menos. Llegamos a ilusionarnos con el empate del Águilas en Murcia, pero al final los de la Nueva Condomina doblegaron a los vecinos.

Por cierto, la próxima semana, penúltima jornada ya horarios unificados, para que no pueda haber especulaciones, ni saber resultados de otros partidos antes de comenzar el tuyo propio. Mora tendrá otro encaje de bolillos en el Campo del Salto del Caballo de Toledo, un equipo ya descendido. César Moreno y Raúl González, bajas por sanción; Diego Jiménez, ayer sancionado, estará disponible y pendientes de los lesionados Ortiz y Nico y del devenir de la propia semana.  

Sending
User Review
4 (4 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Ojo al Lunes