Reportajes

Los orígenes de los Arenales del Sol

Hotel Los Arenales, 1962 (Fuente: Cátedra Pedro Ibarra, www.elche.me).

Muchas veces los alicantinos hemos ido a la playa de los Arenales del Sol, hoy una consolidada realidad. Alicantinos e ilicitanos, sobre todo, tienen en ese núcleo receptor su segunda vivienda e incluso algunos su vivienda definitiva. Su paseo, su playa, sus edificios… prestigian la zona. Pero pocos saben que el promotor de los Arenales, el que convirtió lo que en los años cincuenta (finales) y sesenta (principios) no era nada más que una inmensa cantidad de arena, un desierto, en una zona de esparcimiento turístico y de ocio, fue un alicantino nacido en Santa Pola, Tomás Durá Bañuls (don Tomás, como yo le llamo por respeto y admiración). Nucleado el crecimiento de la zona alrededor de un hotel emblemático, hoy desaparecido, el hotel “Arenales del Sol” o bien “Hotel Los Arenales”, como también se le denominaba.

Sirvan estas modestas líneas como homenaje a este gran promotor y a nombres que en la primera etapa del gran despliegue turístico alicantino pusieron su grano de arena (nunca mejor dicho) para hacer realidad el despliegue económico (en el plano de la turismación) de nuestras tierras. Además, Alejo Bonmatí, Manuel Quesada, Luis Villó… son nombres que no pueden quedar en el olvido. De ellos nos ocuparemos con algún detalle líneas abajo.

Conocí a don Tomás en el año 1966. El motivo fue el siguiente: estando cursando la carrera de Turismo en la Escuela de Turismo de la Caja de Ahorros Provincial de Alicante, sita en la calle Ángel Lozano, era preceptivo realizar unas prácticas en algún establecimiento de este sector, bien fuera un hotel, una agencia de viajes o una oficina de información turística. Siendo presidente de la Diputación de Alicante don Alejo Bonmatí, y sabedor del papel impulsor del turismo en Alicante llevado a cabo por esta institución, me dirigí a la Diputación. Allí me orientaron muy bien, dándome completa información, que agradecí, y recomendaron que podía hacer las prácticas, entre otros establecimientos, en el hotel de los Arenales, puesto que además de estudiar la organización del hotel podría ver la puesta en marcha de una amplísima serie de urbanizaciones en esa zona emergente, entonces prácticamente un desierto de abundante arena. Se trataba de uno de los primeros “resorts” de nuestra provincia.

Hotel de los Arenales del Sol. Colección: Antonino Martín Palacios (Fuente: Cátedra Pedro Ibarra, www.elche.me).

Fui al despacho de don Tomás Durá a solicitar que me admitiera en ese verano de 1966 como becario, y muy amablemente, accedió. Me impresionó su seriedad y ese saber estar de todo un caballero, que me trató con exquisita cortesía. Desempeñé en ese centro el puesto de jefe de conserjería, donde trabajaba además Miguel, un empleado ejemplar. Y eché una mano también en recepción, pero solo como apoyo. Me fue muy útil la experiencia y buena parte de la memoria que elaboré se basó en ella, presentándola a mi profesor de Publicidad y Relaciones Públicas de la Escuela de Turismo de Alicante, el señor Colombo. El importe de la beca lo aproveché bien y, entre otros elementos que me fueron muy útiles, pude adquirir el método “En France comme si vous y étiez”, en francés, para perfeccionar el idioma. Constaba el método de un gran libro y de discos de vinilo con diálogos y canciones.

Don Tomás recibía periódicamente revistas de su especialidad, la ingeniería y la construcción, pues le gustaba mucho estar al día en su profesión. Era un buen lector y siempre con ánimo de hacer de los Arenales un centro turístico ejemplar. Forma parte de esos pioneros de los primeros tiempos del turismo moderno en Alicante, y tampoco olvidemos al gran Pedro Zaragoza, el “alma” de Benidorm. Don Tomás se casó en 1948 con María Sabater Carbonell. El hotel comenzaría su construcción en 1960 y abrió sus puertas en 1963, cerrándose definitivamente en 1979, porque fueron unos años difíciles y no llegaban muchas ayudas, si bien ya cerrado el establecimiento, el matrimonio siguió viviendo en sus instalaciones hasta el fallecimiento del señor Durá. Su viuda pasaría entonces a vivir en su piso de Alicante.

Todos los días, por la mañana, un autobús de la empresa de don Tomás recogía a los empleados en la parada que estaba junto al kiosco del parque de Canalejas y nos traía por la tarde (en el caso de mi turno) otra vez a Alicante.

Hotel de los Arenales del Sol (Fuente: Alicante Vivo).

El hotel era muy completo y destacaba la piscina y el servicio de comedor, con esmerados menús. Tenía unas instalaciones modernas, vanguardistas, y fue el motor o impulsor de una serie de edificios que poco a poco irían convirtiendo ese “desierto” en todo un núcleo receptor de primer orden, con muchos extranjeros (sobre todo franceses e ingleses) y ciudadanos de Elche y Alicante que allí establecerían su segunda residencia.

Yo tenía el turno de mañana y tarde y rara vez me asignaron el turno de noche.

Don Tomás se ocupaba personalmente de todos los detalles del establecimiento, y cada día se daba una vuelta por los distintos departamentos: conserjería, recepción, cocina, comedor, servicio de habitaciones, servicio de piscina…

Quería que las cosas funcionaran al máximo nivel y en efecto lo conseguía, pues era muy meticuloso y responsable y el hotel era para él prácticamente, como nos podemos imaginar, su vida y su obra. Igualmente, era impulsor del conjunto de edificios y de urbanizaciones que poco a poco iban ensanchando los Arenales.

La despedida de mi estancia allí, una vez terminado el verano, fue muy emotiva, pues ya acabadas mis prácticas tuve que reintegrarme al tercer curso de la carrera de Turismo. Había cogido cariño al hotel por su trato tan familiar y entrañable hacia mi modesta persona.

Hotel de los Arenales del Sol. Colección: Vicente Antonio Torres Carreño (Fuente: Cátedra Pedro Ibarra, www.elche.me).

A don Tomás le unía estrecha amistad con el señor Bonmatí, y al mismo tiempo don Manuel Quesada Martín, el director de la Escuela de Turismo de Alicante, formaba parte de su círculo de amistades. Tres pioneros y tres nombres que hicieron grande esta etapa, un tanto olvidada, de inicial despegue del turismo alicantino.

Tuvo don Tomás (1921-1989) una preclara visión. Los Arenales eran inicialmente un paraje desértico, virgen, donde las corrientes marinas removían la arena, las olas la extraían y los vientos de levante la arrastraban y amontonaban para dar lugar al nacimiento de bellas dunas. Todo ello fue transformándose en lo que sería una de los mejores “resorts” de Europa de la época. Arenales posee tres lugares naturales característicos: Clot de Galvany, Dunas del Carabassí y Sierra del Cabo de Santa Pola. Arenales del Sol no es propiamente una pedanía, sino un núcleo urbano que pertenece al término de El Altet-Los Balsares y en realidad es la playa de los Saladares.

Mucho debemos a don Tomás, pues además de ser el “fundador” de los Arenales del Sol, fue promotor del Aeropuerto de Alicante, constructor de viviendas en la capital lucentina, creador del puente de Orihuela sobre el río Segura y del trazado de la Carrasqueta y Presidente del Centro de Iniciativas Turísticas de Alicante, por solo citar algunas de sus muchas contribuciones.

Hotel de los Arenales del Sol (Fuente: Alicante Vivo).

Merecería don Tomás que se estudiara su figura y aportaciones en una completa biografía. Este artículo no es sino una pequeña aportación al conocimiento de este gran hombre.

Alejo Bonmatí Gonzálvez, persona clave en el desarrollo del turismo alicantino

Alejo Bonmatí fue presidente de la Diputación de Alicante y dio un notable impulso al desarrollo turístico de la provincia alicantina. Además, durante su mandato, Santa Pola experimentaría un notable crecimiento y empezó a ser muy conocida y reconocida como uno de los grandes núcleos receptores de atracción de visitantes.

Alejo Bonmatí Gonzálvez. Fotografía: Monferval. Colección: AHME AF/33 (Fuente: Cátedra Pedro Ibarra, www.elche.me).

Fue una persona muy animosa y emprendedora y Alicante le debe mucho por su gran labor en pro de la terreta.

Al igual que el señor Durá, el señor Bonmatí era natural de la localidad de Santa Pola.

Manuel Quesada Martín, director de la Escuela de Turismo de Alicante

Don Manuel Quesada fue el primer director de la Escuela de Turismo de Alicante, dependiente de la Caja de Ahorros Provincial. Se otorgaba el título de Técnico de Empresas Turísticas; de la Escuela salieron muy buenos profesionales que pasaron a desempeñar cargos de responsabilidad en las empresas alicantinas del sector.

Era además el profesor de la asignatura Contabilidad Hotelera y Turística, una de las principales asignaturas de la carrera de Técnico de Empresas Turísticas. Muy exigente, proporcionaría a los alumnos una sólida base preparatoria para el desempeño de sus ulteriores actividades profesionales en el sector del turismo.

Intendente Mercantil, era autor del libro “Elementos de Estadística”, que alcanzaría dos ediciones.

Fuente: Todocoleccion.net

Fue don Manuel el “alma mater” de un serie de conferencias que se dieron en la Torre Provincial, en su magnífico Salón de Actos, y en las que intervinieron destacadas personalidades del mundo turístico, como Ángel Alcaide, catedrático de Econometría Turística y una autoridad internacional en el tema; León Esteban; Juan de Arespacochaga y muchos otros.

Luis Villó, delegado de Información y Turismo

Fue Luis Villó el primer delegado provincial del recién creado Ministerio de Información y Turismo cuyo titular era Manuel Fraga Iribarne, a quien tanto debe nuestro país por su contribución al impulso del turismo y hacer de España uno de las primeras naciones del turismo internacional. Durante el mandato del señor Villó Moya, Alicante creció en número de infraestructuras turísticas y en el sector de captación del turismo exterior, incrementándose la propaganda y publicidad de nuestra tierra más allá de los límites provinciales e incluso nacionales.

Personalidades relevantes que visitaron el hotel “Los Arenales del Sol”

Sería casi interminable la relación de personalidades y personas muy populares y renombradas que visitaron el hotel de los Arenales e incluso tuvieron allí una estancia relativamente prolongada. Era uno los hoteles “de moda” y de los más solicitados. Fue también el hotel, escenario de varias películas de nuestro cine español.

Entre los visitantes podemos destacar al príncipe don Juan Carlos, cuando aún estaba en su etapa de preparación y formación como futuro rey de España.

Tomás Durá recibe al príncipe Juan Carlos de Borbón. Colección: Vicente Antonio Torres Carreño (Fuente: Cátedra Pedro Ibarra, www.elche.me).

Políticos, intelectuales, artistas (actores, cantantes…) se alojarían en el hotel de Arenales, contribuyendo así a aumentar la popularidad de nuestra provincia y siendo un reclamo de primer orden para la promoción de nuestra terreta.

Pío Cabanillas, José María Pemán, Gregorio Marañón, Rita Pavone, Julio Iglesias, Fray Justo Pérez de Urbel, los equipos de fútbol del Real Madrid, del Barça y del Betis o Tony Curtis, tuvieron una estancia en el hotel y muchos de ellos firmaron en el Libro de Honor del establecimiento. El célebre actor Tony Curtis celebró en el hotel el cumpleaños de Jamie Lee, su hija.

Una anécdota interesante fue la relativa a la estancia de José Iturbi, el gran músico y compositor, quien pidió que subiesen un piano a su habitación, tarea laboriosa que cumplieron disciplinadamente los empleados del hotel y, naturalmente, los transportistas.

Tony Curtis. Fotografía: United Pictures Corporation (Fuente: Wikimedia).

El hotel contaba inicialmente con tres plantas aunque, ante la gran demanda, hubo que añadir una cuarta. Tenía unas espléndidas vistas al Mediterráneo y a la Bahía de Alicante. Con suelos de piedra y mármol, paredes de gresite y cristal y una moderna piscina con estructura transparente que permitía ver a los bañistas en su interior.

Digamos que Juan García García fue el que esencialmente edificó en primera línea de playa y después ya en una necesaria segunda línea, la inmensa mayoría de edificios que allí existieron, siendo pues, junto a don Tomás, el segundo precursor de esta playa, y al que hay que agradecer su extraordinaria contribución.

Conclusiones

Tomás Durá, Alejo Bonmatí, Manuel Quesada, León Esteban, Ángel Alcaide, Juan de Arespacochaga, el propio Manuel Fraga, Luis Colombo, y tantos otros, forman parte de la etapa del despegue del turismo alicantino, años sesenta y setenta, que harían de nuestra ciudad una de las principales poblaciones de la Costa Blanca, junto, por descontado, a ese mítico Benidorm de Pedro Zaragoza. Una etapa, unos momentos de gran prosperidad, en que Alicante empezó a ser conocida internacionalmente por sus grandes valores turísticos: instalaciones, clima, amabilidad de sus gentes, playas… Entre estos elementos constructivos están los Arenales del Sol, cuyo rescate del baúl de los recuerdos hemos pretendido llevar a cabo en nuestro modesto trabajo.

Es de bien nacidos, ser agradecidos.

Agradecimientos

Damos las gracias a todos los que de un modo u otro, directa o indirectamente, nos han ayudado a recopilar información para nuestro trabajo. Entre ellos, la Cátedra Pedro Ibarra, los archivos municipales de Alicante, Santa Pola y Elche, la revista Noticiario Turístico, el diario Información de Alicante, Luis Antón Juan y Luis Antón Sabater –en cierto modo biógrafos de don Tomás y que tienen un magnifico blog–, y datos obtenidos por entrevistas diversas.

Trataron aspectos biográficos de don Tomás, Monserrate Hernández, R. Arjones, F. Regalado, M. Pomares y J. M. Grau, por solo citar algunos nombres.

Sending
User Review
3.67 (6 votes)

José Moratinos Iglesias

Doctor en Ciencias de la Educación, diplomado en Psicología, profundo conocedor de la Psicopedagogía e Instructor de Tiempo Libre con sus estudios de Magisterio.

6 Comments

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Pactos