Opinión

¡Viva el rey Quim!

Fotografía: Steen Jebsen.

Confieso que soy republicano, entre otras cosas porque no puedo comprender que cualquiera de mis nietas no pueda ser reina de España y sí lo vaya a ser la infanta nieta del emérito viajero. Y escrito esto, he de añadir que no estoy por la abolición de la monarquía para mañana mismo. Reconociendo lo que se jugó con los militares insumisos en 1981 también para salvaguardarse ella misma, supongo– creo que los españoles ya han pagado con su devoción y sus presupuestos lo suficiente. Como no me parecería justo cambiar de sistema de la noche a la mañana, aceptaría que la fórmula que ahora reina caduque al fallecimiento del rey Felipe VI, y se amortice lo que rodea su figura, eso sí garantizando a la familia algún tipo de asignación que les permitiera vivir dignamente.

Vivir dignamente. Los que se apellidan republicanos catalanes lo deben entender de otra forma que el resto de los demás inquilinos de este país. Con la suspensión de Quim Torra como presidente de la Generalitat Catalana se nos informa que durante los próximos catorce meses o cuatro años, según distintos medios (y sólo después de haber currado como tal poco más de dos) únicamente cobrará el 80 por ciento de su sueldo, o sea 122.588 euros anuales, o sea más de diez mil al mes. Cuando la mejor pensión estará en torno a los 38.000 –habiendo cotizado al máximo y durante tropecientos años– su nueva nómina parece más “monárquica” que “republicana”, y luego nos gritarán aquello de “España nos roba”. Pero ahí no acaba la cosa, nos dicen que cuando se jubile percibirá una pensión anual de unos 90.000, o sea más del doble que el mejor pensionista pagado por la Seguridad Social.

Seguridad Social. Sobre todo seguridad para él; social, menos. Y hay que añadir que en el próximo cuatrienio disfrutará de coche oficial, chófer, y secretario y jefe de oficina (porque tendrá un despacho en algún palacete). Desconozco si este tratamiento se les da todavía a los demás expresidentes (Jordi Pujol, cobraría pensión; Pasqual Maragall, también; José Montilla, ha cumplido este año los 65, así que quizás, y Artur Mas, a punto de cumplirlos), por lo que en realidad me extraña no es que los MIR se manifiesten en Barcelona, lo que realmente me sorprende es que no sean los propios republicanos catalanes los que clamen por un cambio brutal de estas circunstancias más propias de monarquías autárquicas y ancestrales que de sistemas de gobierno de tiempos modernos.

Tiempos modernos.  No los de Chaplin. Supongo que no querría imaginar, como yo, lo que podría suceder si Cataluña fuera independiente. Probablemente se volverían a conceder títulos de nobleza a los de izquierda republicana, un toisón de oro se añadiría a su bandera, y en el acto de entrega de los despachos a los nuevos jueces se gritaría ¡Viva el Rey Quim!

Sending
User Review
0 (0 votes)

Toni Gil

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores