Trescientas... y pico

Una cierta dádiva para esos viejos

Bailoterapia en el Centro de Mayores de Tómbola (Fuente: elperiodic.com)

Lo peor puede que no sea la incompetencia, que ya sería grave en sí misma, lo peor puede que sea esa creencia de que el tema no es principal, ni relevante porque afecta a gente mayor, que está de vuelta, que raramente va a protestar. Lo primero, puede que tenga solución. De lo segundo es posible que sea más difícil y complicado porque afecta a la consideración y al aprecio. Y eso se tiene o se carece de ella.

Hay noticias que pasan casi desapercibidas. Que están medio ocultas. Que se sufren en silencio y despiertan pocas solidaridades. Las que afectan a las personas mayores son, seguramente, de éstas. Pues resulta que cientos, quizás miles, de personas de Alicante llevan desde primeros de año sin poder realizar parte de sus actividades físicas (baile, yoga, pilates, gimnasia…) en los 18 Centros de Mayores de Alicante porque alguien en algún lugar y en algún momento olvidó realizar bien su trabajo.

Y porque a resultas de aquel mal trabajo la empresa que las venía realizando se le cumplió el contrato a finales de año y la que debería tomar el relevo no puede llegar porque una especie de conflicto laboral planteado por los trabajadores de la anterior lo impide. Ahora, dicen, que para finales de marzo, o abril. Eso dicen los mismos que han creado el problema, pero también dijeron otras cosas.

Sucede también que hace cinco meses, en octubre, la concejalía de Acción Social de Alicante dirigida por Julia Llopis tenía a bien recordar públicamente que unos 7.500 socios se habían inscrito en esta programación anual, que se ofrece de forma gratuita a las personas mayores con la intención de que eso decía– mejoren su forma física, ensanchen sus relaciones sociales, estimulen su creatividad y dejen de lado el aislamiento social y la soledad. Y debe suceder también que, a tenor de hechos ciertos, unos meses después estos mayores, estos viejos, ya no deben tener necesidad alguna de ensanchar sus relaciones sociales, estimular su creatividad y dejar de lado el aislamiento social y la soledad.

Lo peor, ya digo, no es la incompetencia, que eso sería suficiente para que alguien se hubiese ido ya a su casa, o hubiese sido cesado de forma inmediata de sus responsabilidades municipales por quien le puso ahí, lo peor puede que sea ese tufillo de desprecio y maltrato fino que asoma detrás de esta cadena de errores –eso dirán, cadena de errores lamentables– que ha paralizado durante meses estas actividades de estos centros.

Las consecuencias están ahí como escarnio y una cierta muestra de maltrato que afectan a los mayores, a esos viejos, a esa gente que seguramente no va protestar porque –eso seguramente creen– no hablamos aquí de derechos sino de una especie de dádiva que se da graciosamente y se quita sin riesgo a conflicto alguno. Esto, lo de la dádiva, es casi lo peor.

Sending
User Review
5 (1 vote)

Pepe López

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores