Opinión

Un [flow] para compartir

[artefactos], un colectivo de diseño y desarrollo científico-social, junto con la Universidad de Alicante, han puesto en marcha “[flow] ritmo para todxs”, una campaña de microfinanciación que aspira a captar más de 10.000 €, con los que desarrollar la primera flauta adaptada para tocar con una mano, a través de UACrowd, la recién estrenada plataforma de Crowdfunding de la UA.

Esta flauta, que surge para solucionar el problema de un niño alicantino, podría llegar a más de 4.000 escolares españoles, que no pueden acceder en igualdad de oportunidades a la formación musical básica en la escuela por sufrir algún tipo de dificultad en una de sus manos.  Además, por su simplicidad, bajo coste y singular sistema de impresión en 3D el diseño podría adaptarse a cualquier persona en cualquier punto del planeta a través de un envío electrónico.

Este tipo de campañas de microfinanciación se llevan a cabo a través de pequeñas donaciones de manera que, hasta el 8 de diciembre, cualquier persona, empresa o colectivo puede aportar su granito de arena y contribuir a que la enseñanza musical en educación primaria sea algo lúdico y divertido para estos niños y no un motivo más de exclusión.

El significado del verdadero [flow]

A veces conectamos con historias de personas a las que ni siquiera conocemos. Nos identificamos, nos ponemos en su lugar y sin saber cómo ni porqué y, casi sin poder evitarlo, necesitamos hacer algo más y pasar a la acción.  Así es como surge el auténtico [flow].

Algunos componentes del Equipo de Artefactos.

Y justo eso es lo que le está ocurriendo a mucha gente cuando conoce la historia de Jonay, un niño alicantino de 9 años, que nació con una malformación congénita que le impide utilizar las dos manos. Jonay, como cualquier otro niño de primaria, aprendió durante el primer curso de música a tocar la flauta dulce con una sola mano. El problema surgió cuando, al año siguiente, los demás niños empezaron a aprender a tocar con las dos manos y Jonay ya no podía. En ese momento, volvió a sentirse diferente y se vio relegado a ser el único niño de la clase y del colegio que, en lugar de la flauta, tenía que tocar otro instrumento.

Los padres de Jonay, José y Gloria, forman parte de ese grupo de padres, mitad acróbatas, mitad héroes, capaces de mover cielo y tierra para eliminar este tipo de barreras y que niños como Jonay sean capaces de superar los múltiples obstáculos que surgen en el día a día. No les parecía justo que Jonay no pudiera tocar la flauta con sus compañeros y empezaron a buscar soluciones.

En esa búsqueda dieron con [artefactos], un equipo multidisciplinar de desarrollo y diseño social empeñados en crear soluciones alternativas y accesibles para colectivos con diversidad funcional. En este colectivo trabajan -de manera voluntaria y colaborativa- científicos, profesores y alumnos de la Universidad de Alicante, familias, terapeutas, asociaciones de afectados que, al conocer el caso de Jonay, se pusieron rápidamente manos a la obra.

Y así fue como nació [flow], el reto para crear una flauta dulce soprano, de uso escolar, adaptada para tocar con una sola mano, al alcance de cualquier bolsillo y que pudiera llegar a cualquier niño que lo necesite, en cualquier rincón del planeta.

Lo primero que hicieron fue empezar a trabajar en un sistema de teclas que, mediante su combinación, permite tocar las notas musicales con una sola mano. Un diseño que puede personalizarse y adaptarse a la situación particular de cada usuario y enviar a cualquier lugar del mundo a través de internet, para que pueda reproducirse mediante impresión 3D, con unos costes de producción bastante asequibles.

Superada la fase de diseño inicial, el primer prototipo de flauta adaptada está a pocos pasos de obtener la patente. Si el proyecto consigue la financiación necesaria, la primera flauta, la de Jonay, sonará a finales de 2020 y no será precisamente por casualidad. Será gracias a las donaciones y al apoyo de personas que creen que, entre todos, se pueden cambiar las cosas. Un ejemplo de que los avances tecnológicos y sociales pueden ir de la mano en beneficio de las personas.

 Cualquiera puede colaborar

Cualquiera puede colaborar en esta campaña, ya que hay distintas formas de contribuir a que este proyecto sea una realidad. La primera y la más obvia es a través de UACrowd, aportando una donación, una cantidad que por pequeña que sea,  permita sumar y alcanzar el objetivo de hacer realidad la flauta.

Aquéllos que no puedan hacer una aportación económica, pueden compartir este [flow] difundiendo el enlace de la campaña entre tus contactos familiares, amigos, compañeros de trabajo, grupos de WhatsApp, redes sociales, etc., para poder llegar a más gente, sensibilizar, divulgar este problema y entre todos, viralizar este [flow].

También se puede colaborar en el proyecto mediante la organización de acciones que ayuden a captar recursos para la causa. Por ejemplo: colegios y empresas que están organizando actividades para recaudar fondos y dar visibilidad al problema de estos niños, equipos deportivos que realizan una colaboración conjunta, grupos de música o de teatro que ofrecen su actuación por la causa, influencers que comparten este enlace con sus fans, comercios que ofrecen tickets de colaboración entre sus clientes, entre otras iniciativas.

Lo importante es que este [flow] se contagie, se viralice y entre todos, cada uno dentro de sus posibilidades, pueda hacer lo que esté en su mano para que Jonay tenga su flauta y, de paso, eliminar una barrera más en el camino de la construcción de un mundo más justo e inclusivo para todos.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ana Ibáñez

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores