Opinión

Tres minutos

Imagen: Eduin Escobar.

En la empresa en la que yo coticé cincuenta años hubo un jefe que cuando ibas a tratar un asunto en su despacho –eso sí, siempre abierto, como su mente tomaba un reloj de arena que adornaba su mesa y lo giraba verticalmente. La primera vez me sorprendió, y casi me como el tiempo tratando de encontrar el mensaje; a partir de esa ocasión, me preparaba esquemáticamente la propuesta que le llevaba, para evitar que toda la arena cayera del depósito superior al inferior agotando el tiempo máximo que se me dispensaba. Por cierto, no recuerdo cuantos minutos tardaba el vaciado, pero a buen seguro no serían mas de cinco.

Ahora, el de su majestad Obama ha concedido tres minutos a los líderes de la oposición al gobierno en funciones, lo cual –mediando los intérpretes de por medio no es mucho tiempo que digamos. Me sorprende que alguno no haya levantado la pata a la llana y se haya justificado para no asistir a esa mini-mini reunión. Hasta yo le hubiera entendido. Se comprenden las prisas por volver a Estados Unidos, pero menos se comprenden las cifras de acompañantes de seguridad; cabe pensar que para este tipo de viaje no hacen falta tantas alforjas…

Rajoy y ObamaColijo que en los tres minutos de audiencia apenas habrán tenido tiempo de desgranar argumento de peso alguno, mucho menos un catálogo de los planes de sus partidos de cara a los cambios (¿o no?) que se nos vienen. Saludos de cortesía, me alegro de conocerle personalmente, y hasta la próxima, no mucho más.

El jefe del que hablaba –por cierto, una mente preclara en la organización y buena persona donde las haya-, una tarde, aguardando que terminara la sesión del Consejo de Administración de la casa, cuando entró un conserje y me entregó una carta –recién aprobado su contenido en dicha reunión- nombrándome “jefecito”, se volvió a mí y muy formalmente me espetó algo así: “Ahora ya puedes hablarme de tú”.

No nos dicen si en los encuentros se han hablado de tú o de usted (creo que en inglés es imposible diferenciar), o si acaso los intérpretes han apreciado estos matices al trasladar lo que se decían uno a los otros. Lo que está claro es que mientras no sean en el escalafón político de la altura de Mariano no gozarán de ser recibidos mas allá de los tres minutos.

Quizás, en realidad, ninguno se merezca más…

Sending
User Review
0 (0 votes)

Toni Gil

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores