Opinión

Succionadores de humor

Fotografía: José Luis Carrillo.
Estreno absoluto de "Tupper sex" de Pepa Gil en el Arniches.

El viernes 31 de enero hubo estreno absoluto con un lleno absoluto en el Teatre Arniches. «Tupper Sex» de Pepa Gil, dirigida por Lucas Escobedo (Premio de las Artes Escénicas Valencianas 2019, al mejor espectáculo de circo por ‘Yolo’) y producida por Producirk, tras la que encontramos a Andrea Pérez y Jon Sadaba, que se lanzan por primera vez al teatro de texto como productores, y que continúan cosechando éxitos dentro y fuera de España con su compañía de circo la Trócola (Premi José Estruch 2019. Contribució a les Arts Escèniques Valencianes).

Fotografía: José Luis Carrillo.

En un momento en el que el mercado del humor y el Stand-up Comedy están a pleno rendimiento, y a plateas llenas, con productos en su mayoría vacíos de contenido, es de agradecer que se atienda la demanda de un gran público que pide sentarse en un teatro a reírse y desconectar, pero desde un lugar en que sí importa el mensaje. Gil consigue además romper la barrera generacional y hace que el texto llegue a jóvenes y mayores usando el sexo como pretexto para llegar al espectador que entre risa y risa también encuentra espacio para la reflexión.

«Tupper Sex» es un monólogo en el que, bajo el colorido paraguas del humor, Pepa Gil retrata un trocito de la incómoda realidad que viven muchísimas mujeres de más de 60, con sus estigmas y sus tabúes. Lo hace a través del personaje de Rosario, a la que da vida Inés Sanmartín, que sostiene la función con solvencia y a golpe de una frescura que enamora, con el único apoyo puntual de una proyección audiovisual y el calor del público que se convierte en parte de la historia. Escobedo maneja la dirección con inteligencia y agilidad, si bien es cierto que, como en todo estreno, quedan a la vista algunos desequilibrios en cuanto a ritmo e intensidad que se entiende tendrán que ir ajustando para pulir el montaje de cara a su gira.

Rosario imparte una sesión de «La Maleta Feliz» que no solo guarda divertidos y sensuales productos que irá desvelando, sino que guarda su propia historia, la de una mujer que se educó durante la dictadura y simplemente hizo «lo que tocaba»: casarse y usar su «coliflor» (que así llamaba su madre a la vagina) únicamente para parir. Pero, ¿qué pasa cuando una mujer de 64 años se planta ante su propia vida y decide indignarse y poner su «coliflor» a trabajar?; lo que pasa es «Tupper Sex».

Ojalá Rosario y su maleta tengan un largo recorrido con esta función que no pasaría los filtros del «pin parental» porque, entre otras cosas, nos lanza el mensaje de que la salud sexual es algo que va más allá de una citología periódica. La salud sexual, el humor y el teatro, a cualquier edad, son llaves a la felicidad.

Sending
User Review
4.4 (5 votes)

Marina Torrecilla

Licenciada en Publicidad y RRPP.
Especialista en Comunicación de Artes Escénicas.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores