Balones a la olla

No perdimos, pero tampoco ganamos, con el quinto entrenador

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Vaya por delante que el Hércules, esta vez en casa, cuajó un buen partido frente al conjunto catalán del Llagostera. Se vaciaron, se entregaron, lucharon y pusieron toda la carne en el asador, pero no pudo ser. No entraron las pocas ocasiones claras de las que se dispuso, hubo un posible penalti a favor casi al final, que el árbitro tapado no advirtió; también hubo casi al final, un gol anulado al Llagostera que se invalidó por fuera de juego. Como en Segunda División B, no hay VAR (Vídeo Arbitraje) ahí quedo todo. Seguimos en zona de descenso, a cuatro puntos de la salvación. Sumar de uno en uno sirve de bien poco, cierto es que hubo mejoría y otra disposición, pero la cosa sigue igual y resta una jornada menos. De una forma u otra, el Hércules no es capaz de ganar a nadie en el Rico Pérez. El cero a cero inicial, fue el marcador inamovible al final.

HÉRCULES 0 – LLAGOSTERA 0

Buen ambiente en el estadio, en tarde soleada pero fresca; la promoción de regalo de entradas a los abonados sirvió para que casi seis mil personas se congregaran en las gradas, pero es una evidencia que el regalo de cuatro por abonado, la gran mayoría de beneficiarios ya ni se molesta en retirarlas. En el banquillo local, se sentó en esta ocasión, Antonio Moreno, el técnico del filial, hombre de la casa, que hizo un favor eventual al club. ¿O no? ¡Vaya uno a saber! Él dice que le gustaría seguir y mostró sus agradecimientos en la sala de prensa, por la confianza, pero sólo obedece órdenes. La plantilla del Hércules cada dos de meses recibe a un nuevo inquilino, entre fijos y eventuales, éste ya era el quinto de la temporada. El próximo sábado en Barcelona, puede ser él mismo, puede ser Gustavo Siviero, a quién se esperaba este fin de semana y no ha llegado, podría ser Imanol Arias, David Bisbal, Belén Esteban, el Guerrero del Antifaz, el Capitán Trueno, o el mismísimo Luis Aragonés, que viniera del más allá. ¡Qué Dios me perdone! pero aquí ya puede pasar cualquier cosa y esto sí que es de verdadero récord esta temporada.

Con las obligadas bajas de Nani y Perone por sanción, conformó Moreno un once competitivo donde sí apareció Raúl Ruiz y el recuperado Carlos de Lerma. Casi todo sucedió en la segunda parte porque en la primera asistimos a un encuentro vistoso y entretenido de toma y daca, pero sin mayor profundidad por ninguno de los dos contendientes. Es verdad que el portero visitante, Marcos, tuvo trabajo, pero lo solventó sin mayor problema. Apenas ocasiones de peligro, apenas acciones de esas que hacen el público levantarse de sus asientos y exclamar.

Comenzó la segunda parte y comenzaron a suceder cosas de la mano de un Hércules que salió a por el partido desde el principio. En el minuto cuarenta y nueve, la mejor ocasión hasta ese momento, un centro por la derecha lo cabecea Benja de forma acertada, pero el balón se estrella en el poste. La mejor réplica del Llagostera hasta entonces, en el cincuenta y nueve, gran tiro desde lejos y apuros para Falcón, que despeja sin llegar a atajar. Otra buena ocasión a renglón seguido en la cabeza de Pedro Torres, que había salido en la segunda parte. Su remate falto de ajuste salió cerca del poste con incertidumbre. Y la mejor del partido y que hubiera sido resolutoria, se la fabricó Jona, que también salió de refresco a Benja en un contragolpe. Se llevó a dos defensas, aguantó y cedió al catalán que se la acomodó con la derecha y con rosca buscó el ángulo izquierdo de la meta de Marcos; se dibujó el gol en el aire pero en última instancia el portero sacó su manopla alta y desvió el balón. Una verdadera pena. Y ya con el partido convertido en un «correcalles», todavía hubo tiempo para el gol anulado al Llagostera por fuera de juego que el linier marcó sin dudas; una última ocasión de Jona a centro de Moha, el otro cambio de la segunda parte. Eso y el barullo a un minuto del final, donde un balón colgado, un defensa lo despejó con la mano y se pidió penalti por parte de todo el estadio. El árbitro muy tapado no lo advirtió así. Es cierto que no lo vio porque le delató un gesto acto- reflejo, al tiempo que se encogía de hombros, eso o fingió muy bien y no quiso saber ya nada para lo que quedaba de tiempo.

En la sala de prensa, de forma educada y correcta pero no exenta de cinismo, el técnico visitante Oriol Alsina, dijo haber visto que el gol que les anularon era bueno y no existía el fuera de juego, mientras que el penalti a favor herculano no era tal, porque su jugador lo había despejado con el cuerpo y la pierna y además en el vestuario su futbolista se lo había asegurado.

Antonio Moreno en la rueda de prensa (Fotografía: Ferrándiz).

Como el fútbol es así y tiene sus tópicos, Antonio Moreno por parte herculana dijo haber visto claro el fuera de juego y que el gol fuera invalidado, y también aseguró que el penalti a favor lo era y lo corroboraba todo su banquillo y él mismo que habían saltado como un resorte. Hay cosas en el fútbol, que nunca cambiarán.

Moreno agradeció la oportunidad que se le había dado a todo el mundo, ensalzó el esfuerzo de la plantilla, dijo que ese era el camino, que la afición había visto la disposición, que se había mantenido la puerta a cero, pero que le dolía no haber sumado los tres puntos. Por supuesto lo más significativo lo de su continuidad. No sabe nada, lo han citado para iniciar el trabajo de la semana, le gustaría seguir, pero si no es así, estará a lo que toque.

El próximo compromiso no tiene nada de perita en dulce. Desplazamiento a Cataluña para jugar contra el Barcelona B, uno de los primeros. Podemos GANAR, EMPATAR o PERDER, pero si alguno de ustedes, que me está leyendo, quiere sentarse en el banquillo y dirigir al equipo, no tiene más que plantearlo y postularse, basta con llamar a Quique Hernández. El propio Antonio Moreno ha confesado que él había visto un montón de partidos esta temporada en la Grada de Preferente y este domingo se sentó como entrenador en el banquillo.

¡QUIÉN LO IBA A DECIR!

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores