Balones a la olla

Ni aunque vengan los Reyes Magos

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

El Hércules no pasó del empate en este último enfrentamiento de la primera vuelta de la liga, frente al conjunto aragonés de la Sociedad Deportiva Ejea, equipo representativo de la ciudad zaragozana de Ejea de los Caballeros. El Ejea es uno de los conjuntos más discretos y modestos de este grupo, pese a que en sus declaraciones en la sala de prensa, Vicente Mir, entrenador local, quisiera vendernos una milonga, término coloquial para referirse a una mentira. Hasta en dos ocasiones se adelantó el Hércules, y hasta en dos ocasiones fueron capaces de empatarnos. Tras el resultado definitivo todavía quedaban veinticinco minutos por disputar, pero por unas cosas o por otras el Hércules no fue capaz. Es como si al equipo le diera miedo ir ganando, va por delante y lejos de remachar y liquidar el partido se ponen nerviosos y se descomponen. El punto estéril sirve de bien poco, y lo cierto es que, de haber encadenado otra victoria, sumada a la próxima cita en casa contra el también modesto Prats de Barcelona, podía haber sido el trampolín de arranque. Al final:

Hércules 2 – Ejea 2

El partido había sido adelantado a la tarde del sábado, jornada precedente a la noche de Reyes para evitar fastos, festejos y cabalgata, y en principio todo parecía propicio, máxime con el pequeño impulso alcanzado en Tarragona, con la inesperada victoria, pero una vez más se volvió a pinchar. Aquí no vale de nada encomendarse al espíritu de la Navidad, ni apelar a encantamientos o sortilegios, ni a lo que parece, hacer promociones y regalos de entradas a los socios para que las repartan y regalen entre sus familias, amigos y vecinos. Hasta cuatro entradas de su misma zona podían retirar los abonados de forma gratuita, y eso supuso elevar la asistencia de seis mil a algo más de nueve mil aficionados, pero ni con esas. Muchos no quisieron ir y la mayoría ni las retiraron. ¡Como estará la cosa!

Comenzó el partido sin mayor ardor, sin mayor intensidad, y el rival con todas las precauciones y recelos sabedor de sus limitaciones, y todo se encauzó. Todo parecía aclararse cuando en el minuto diez Benja recibió un balón que se acomodó con la cabeza, la bajó, se la llevó a su pierna izquierda, se escoró y con esa pierna él solo se fabricó el uno a cero de tiro cruzado. Un gol de delantero avispado. Cuando nos las prometíamos más felices, lo de siempre, lo de la alegría en casa del pobre, a los trece minutos, ciertos titubeos costaron el empate a uno. Centro por la derecha y gol del contrario al primer toque tal y como venía con la defensa dejando mucho que desear. Todos pensamos en un accidente y poco más, quedaba muchísimo y el rival no era nada del otro mundo. Pero en el treinta de la primera parte llegó un nuevo susto. El exherculano David Mainz tuvo un remate propicio, y a bocajarro Falcón hizo una parada providencial, que desbarató el que se hubieran adelantado. Los primeros nervios y los primeros pitos desde las gradas. Sustos, nervios, falta de acoplamiento, inseguridad, desacierto, falta de contundencia; un poco más de lo de siempre. Llegó el descanso y salió el Hércules con otra cara y aires renovados.

Entrada de unas 9.000 personas esta tarde (Video: Ferrándiz).

Pronto en el minuto tres, cabezazo de Jona que sale por encima del larguero, a renglón seguido en el minuto cinco, ya no falló. El mismo Jona se hizo con un centro por la derecha, controló por bajo, aprovechó un resbalón del defensa rival, paró, templó y cruzó con oficio a la derecha del portero. Era el momento peor para el Ejea, era el momento de pegar un golpe encima de la mesa, de mandar y decir «Aquí estoy yo» pero no pasó nada. O mejor dicho si pasó, el Hércules se agarrotó, tuvo miedo y en el sesenta y tres llegó el empate. Jugada por la derecha, la defensa desbordada y tiro cruzado de Ramón que, con la ayuda del poste, bate a un Falcón vendido.

Quedaban algo así como veinticinco minutos, con tiempo de descuento añadido, la afición seguía confiando y el Hércules lo intentó con más corazón que cabeza, ya no pasamos excesivos apuros pero tampoco fuimos capaces de crearlos. Al final el empate ni fue injusto; es verdad que en las postrimerías del encuentro se le anuló un gol a Yeray por fuera de juego dudoso, pero la cosa debería haber dado para mucho más. Lo peor o lo más significativo fue que la afición protestó, pero no montó en cólera, el sufrido aficionado está aprendiendo a resignarse y eso no es bueno; cuando alguien no protesta, ni se queja o le da igual, es lo mismo a decir que está y anda resignado o se ha convertido en indolente.

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Con el pitido final, los Caballeros de Ejea parecían haber ganado la Copa de Europa, hubieran firmado a todas luces un empate antes del comienzo del partido. Y después en la rueda de prensa ante su comparecencia con los medios, el entrenador local, Vicente Mir, fue cuando intentó vender la milonga. El preparador dijo: «No hay rivales pequeños en Segunda B, este equipo llevaba cuatro puntos más que nosotros». Pobre argumento si no hay nada más que esgrimir. No comprende él mismo cómo después de hacer goles nos dejamos dominar. Justificó la ausencia de Miranda en la convocatoria porque quiere jugadores comprometidos al cien por cien y en este caso el extremeño, al que pretende el Tarragona, parece tener un pie más fuera que dentro del Hércules.

Vicente Mir en la rueda de prensa (Fotografía: Ferrándiz).

La próxima cita vuelve a ser en Alicante por aquello del calendario. Comenzará la segunda vuelta y llegará el Prats, partido en la matinal del domingo y con la vista puesta en los refuerzos del mercado de invierno. O llegan cuatro o cinco jugadores de valía que den un plus y le cambien la cara y las formas al equipo o esto no hay por donde cogerlo y nos vamos de cabeza al descenso y a la Tercera División, y ya saben eso es tanto como poder desaparecer como equipo y como marca deportiva.

Los REYES NO HAN TRAÍDO NADA, aquí siempre nos encomendamos a pasado mañana, ojalá llegue algo nuevo, aunque sea en LAS REBAJAS DE ENERO de aquí a final de mes.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores