Al paso

Los desmanes en Barcelona por ‘el clásico’ con Marlaska y Sánchez al fondo

Incidentes en las afueras del Camp Nou (Imagen de YouTube)

Cinco mil camorristas en las calles (no digo terroristas, aunque potencialmente su destino es imprevisible), varios policías-mossos heridos y quince detenidos. Destrozan la ciudad, la ocupan violentamente y el ministro del Interior, Marlaska, ni siquiera pide y exige proporcionalidad. ¿Cuántos filoterroristas deberían haber resultado heridos o por lo menos detenidos para ser juzgados y multados a fin de restaurar el mobiliario urbano destrozado? Incidentes graves. Y eran previsibles. Pero Marlaska sigue las instrucciones de Sánchez, ahora más moderado que nunca con los independentistas, sobre todo los de ERC sin cuyos votos no hay investidura. Proporcionalidad. De 115 heridos en la refriega, 55 son agentes del orden y 60 son agentes del desorden (habrá que herir a cinco agentes más), a las órdenes de los Torra y Junqueras que siguen diciéndole a Sánchez cada día que no renuncian a la vía unilateral independentista.

Los del ‘Tsunami Democratic’ (el apellido se lo ponen ellos, faltaría más) son los del CDR y los independentistas más montaraces animados por Torra, un antiespañol confeso, como Puigdemont, y el también denominado ‘moderado’ Junqueras, un moderado que no ha cesado de repetir que volverá a proclamar la República de Catalunya en cuanto pueda. Eso sí Pedro Sánchez está intentando engañarlo para con el apoyo de ERC poder ser ya, de una puñetera vez, presidente del Gobierno, si no como Dios manda, al menos como mandan comunistas de Unidas Podemos, independentistas catalanes y vascos y los comunistas descafeinados, pero catalanistas convencidos y por tanto independentistas de Compromís, que sólo cuenta con un diputado, Baldobí, el diputado omnipresente, que aparece en las televisiones como si fuera el portavoz de un grupo parlamentario excepcional. Tiene un mérito extraordinario, casi tanto como Revilla, otro que está en todas partes y es el único representante del partido regionalista de Cantabria.

A los dos habría que hacerles un monumento, recordatorio permanente, eso sí, de la estulticia de un buen colectivo de españoles y de la complicidad de varios medios de comunicación, que o son perversos o tontos útiles.  

Sánchez le musita a Junqueras: “hazme presidente de España y yo te haré presidente de la Generalitat de Catalunya”. De momento, eso es lo que hay. Luego, ya se verá. El castillo de naipes está a punto de culminarse. Pero antes o después todo el falso tinglado se vendrá abajo. Sánchez fracasará porque no tiene principios o, mejor dicho, porque tiene excesivos principios lo que le permite intercambiarlos como cromos hasta con los agentes sociales. Es posible que sea el personaje más nefasto de este país, en los últimos 41 años, incluso por encima de Zapatero.     

Felipe y Alfonso Guerra hicieron política de izquierdas y España avanzó notoriamente en todos los campos. Pero ¿qué progreso cabe esperar de un Gobierno lastrado por Podemos, cuyos líderes cobraron como asesores de la dictadura venezolana de Chávez y Maduro? Quieren una España como Venezuela y Bolivia. ¡Viva el progreso!

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores