Al paso

Lo de Sánchez con Iglesias es algo más que una pareja de hecho

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez (Fuente: https://www.rtve.es/).

Le digo a usted, señor guardia, que las cosas no son lo que parecen, al menos en la relación entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Puedo asegurar y afirmo que lo suyo no es una pareja política de hecho sino un matrimonio político con todas las de la ley. Fraga, que fue embajador en Londres, copió a los ingleses y dijo aquello de que la política hace extraños compañeros de cama.

Es posible que, cuando su noviazgo, tuvieran fuertes diferencias, lo que llevó a decir a Sánchez que Iglesias le quitaría el sueño si lo metía en la Moncloa. Pero eso fue hace muchos meses cuando solo era presidente de un Gobierno provisional o en funciones o lo que fuera aquel aborto salido de una moción de censura tan monstruosa como luego fue la investidura. Todo legal, pero esa investidura tuvo un precio. Cada día se afianza más y más el dominio ideológico del aparejado Iglesias, lo que hace pensar que lo de ambos es un matrimonio sin separación de bienes, bienes de un país que se llama España y que ellos quieren dilapidar tomando decisiones contradictorias aparentemente pero que persiguen, estoy seguro, unos fines comunes y que son tres fundamentalmente; erosionar a muerte la monarquía, demoler el Poder Judicial y acabar con la unidad indisoluble de la nación española.

¿Qué les parecen a ustedes (y a usted, señor guardia) los constantes ataques al Poder Judicial por parte de Podemos y en varias ocasiones del propio Gobierno sanchista utilizando chapuceramente instituciones estatales en beneficio gubernamental? ¿Y qué me dicen del escándalo protagonizado por Marlaska, un juez que avergüenza a la Justicia por injerencia gubernamental en una actuación judicial y que ataca a un coronel de la Guardia Civil porque no se presta a una ilegalidad? Las asociaciones de jueces mayoritarias (también los fiscales) piden su dimisión y alguna solicita hasta la inhabilitación del ministro para volver a ejercer como magistrado cuando abandone el Gobierno. No piensa abandonarlo y Sánchez lo mantiene contra viento y marea. Otra vez Pedro ‘el insomne y el mentiroso’ se recrea otorgando mercedes a los que ‘le sirven servilmente’. No les importa la dignidad ni la democracia de la separación de poderes. Este Ejecutivo se cisca en el Poder Judicial y aquí no pasa nada. 

¿Se puede ser más cínico que Sánchez permitiendo al partido con el que cogobierna, Podemos, que firme un manifiesto con todos los independentistas del mundo mundial exigiendo la libertad inmediata de los dos golpistas catalanes conocidos como ‘Los Jordis’? Todo se puede esperar de quien ha pactado con herederos de etarras que mataron a compañeros socialistas. Sánchez se permite, además, criticar al PP por alianzas con Vox cuando él (des)gobierna España con la extrema izquierda comunista Unidas-Podemos.

Para más inri el vicepresidente comunista y la ministra de Igualdad (que debería denominarse de Desigualdad porque discrimina, negativamente, a los varones) Irene Montero, ambos a una, porque para algo son pareja, se inventan golpes de Estado ultraderechistas, cuando el único golpe de Estado que aquí se dio fue el de los independentistas catalanes, para los que defienden el anticonstitucional derecho a decidir. Además, la señora Montero ha sido descubierta en flagrante confesión del conocimiento que el Gobierno y los dos partidos coaligados tenían de la peligrosidad de la epidemia del coronavirus antes de las manifestaciones del 8-M, las de la propaganda feminista partidista, un feminismo fatuo, politizado y nefasto que nada tiene que ver con   la defensa de los derechos de la mujer, defensa que ha de hacerse en las Cortes a través de leyes que acaben con las desigualdades y terminen también con los espectáculos callejeros homófobos.

Los y las socialistas sanchistas y los y las comunistas podemitas, en peligrosísimo contubernio dialéctico, utilizan el lenguaje no como lo hacen los parlamentarios y los gobernantes de todo el mundo en los países democráticos sino como a ellos les conviene. Se parecen cada vez más, en sus discursos y en sus actuaciones, a los dirigentes de países dictatoriales, los bananeros de algunas naciones de Iberoamérica.

Han tenido la suerte (para ellos, no para España) de poder echar la culpa (con razón) de la gran crisis económica que empezamos a sufrir a la pandemia del coronavirus. Han puesto en marcha la retribución-ayuda humanitaria a los más desfavorecidos y han hecho bien. Pero ya verán cómo son incapaces de sacarnos de la crisis y de crear puestos de trabajo a destajo para que la ‘renta mínima’ sea solo para los pocos desheredados que siempre habrá cuando el resto de parados consiga un trabajo bien remunerado que los dignifique para no tener que vivir de la limosna que humilla aunque dé votos a los sanchistas y comunistas.

Iglesias no para en proyectar ideología comunista en lugar de idear proyectos de desarrollo. Sánchez y los sanchistas socialistas no demuestran capacidad de iniciativas que dinamicen las mejores fuerzas de la nación como hicieron Felipe González, Guerra, Rubalcaba… Llegó Zapatero (apellidado por Rajoy como ‘bobo solemne’) y puso manos a la obra para destruir la concordia de la transición y rebrotar los odios que condujeron a la Guerra Civil.

Y en esas estamos con Pedro Sánchez, que ya no es un alumno aventajado de Zapatero, sino un esclavo de la tiranía comunista de Pablo Iglesias, con el que ha matrimoniado y del que aguanta toda clase de malos tratos, sin que se le ocurra llamar al 016 para denunciarlos, acaso porque en la centralita de ese número no hay especialistas para denuncias de maltrato entre parejas del mismo género. Me parece que estamos ante una pareja sadomasoquista que va a dejar a España hecha unos zorros. Lo malo ahora es la pandemia vírica; lo peor está por llegar con la pandemia socio-comunista de insospechados, pero sospechosos, efectos terroríficos y no solo en lo económico.

Menos mal que estamos bajo el paraguas de la Unión Europea. Es el único clavo al que se agarra mi esperanza hasta que lleguen unas nuevas elecciones generales.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores