El Mago de Oz

Con el recuerdo vago pero grato de aquella primera representación de Oz en 1999, con un equipo parcialmente distinto y tras las más reciente y magnífica “Soñando Alicia”, asistimos en el Aula de El Campello a una reedición de aquella historia de Dorothy en algún lugar más allá del arco iris. Al igual que Alicia en el País de las Maravillas, El Mago de Oz mantiene un difícil equilibrio entre los mundos infantil y adulto. Con la sala llena de niños “demasiado pequeños” el mayor atractivo de esta función fue el despliegue de imaginación visual plagado de aéreos, luces, músicas fantásticas, disfraces… y mucha danza. Quede para algunos la carga simbólica y filosófica de la historia y de cada personaje.

Ananda Dansa (Premio Nacional de Danza 2006) nos regala otra vez un espectáculo “escénico mágico, irreal y lírico”. Desde el principio y ya sin descanso, ante un teatro repleto y entregado, sucede este gran despliegue de personajes estrambóticos y situaciones inquietantes; asistimos a una historia llena de aventuras y de ritmo musical y dramático. La historia narra el viaje de Dorothy a un país imaginario como trasunto de la búsqueda de su madurez interior (“el éxito o el fracaso reside en la voluntad de uno mismo”), expresado con gran técnica por unos bailarines a los que les eché en falta (quizá, no sé) algo de emoción debido a ese inoportuno recuerdo que decía al principio.

El Mago de Oz - Ananda DansaLos distintos episodios están bien cosidos, lo que facilita la comprensión de una historia en general compleja y totalmente surrealista. Según la coreógrafa, Rosángeles Valls, se intenta contagiar un poco de optimismo, tan necesario hoy, para cambiar el mundo. Así, los tres personajes centrales simbolizan, paradójicamente y sin señalar, la necesidad de la inteligencia (espantapájaros), del corazón (hombre de hojalata) y del valor (león) como puntales de ese viaje a aquella madurez que decíamos. Los chavales, sin embargo, no paraban de preguntar a los mayores acerca de todo lo que veían y oían; era casi más divertido volver la cabeza y mirar las caras de estupor de las criaturas cuando se juntaban truenos, relámpagos, monstruos, brujas…

Una vez más, disfrutamos de un magnífico montaje en este auditorio municipal, también recortado en medios si comparamos con temporadas pasadas, pero manteniendo en las actividades resultantes una calidad manifiesta. Tuvimos la oportunidad de felicitar al final a varios de los bailarines y al director, Edison Valls, por un trabajo muy aplaudido y premiado.

También recordé a Judy Garland en el cine Monumental de Alicante, allá por los sesenta, en la peli de Melvin LeRoy cantando “somewhere over the rainbow”. Una historia intemporal

Ficha técnica:
Compañia: Ananda Dansa
Creación y dirección: Rosángeles y Edison Valls
Bailarines (entre otros): Paloma Calderón, Miguel Tornero, Abel Martí, etc.
Casa de Cultura de El Campello, 10 marzo 2012

Alicante, 13 marzo 2012
José A. Lafuente Andújar
Ldo. F. y Letras

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en José Antonio Lafuente Andújar. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Mago de Oz

  1. Pingback: axmcsnrcaxmgcnacgnr

  2. Pingback: scnkgrfmstngjsngmgcrthv

  3. Pingback: svsjgvgvbbvcfncggjkdf

  4. Pingback: gxcrcfgrtgsgabdjnhacfg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>