Casi 1º de mayo

En un casino, no se juega contra la banca sino contra los demás jugadores. La empresa pone la cama (las ruletas, las tragaperras…) y nosotros el dinero. Los mercados financieros, que es lo que quería decir, son indecentes pero no imbéciles. Los viajes del rey a los países/cloacas del Golfo Pérsico para vender tecnología (esa que dejó tirado por quinta vez a un “representante” español en los últimos meses) en favor de Sacyr, ACS, FCC, etc. pretenden vender al exterior y en el interior una imagen de recuperación y eficacia que se contradice con la realidad de la tragedia diaria para la mitad de la población española y menos, pero también, de la otra media. Que estos negocios son buenos para los que “trabajan” en ellos porque así no mueren de hambre… vale, pero los propietarios de estas empresas y sus gestores ganan lo que no está escrito, con subidas indecentes, bonus, pluses, etc. a cargo de las gestiones juancarlistas y los presupuestos generales del estado. Porque, además, estos liberales financian a los que “mandan”, socializan las pérdidas y privatizan las ganancias contando siempre con la mano amiga de (me temo que no exclusivamente) este gobierno, “modelo” de honradez y prestigio.

Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | Deja un comentario

Bambi nunca supo que su madre fue una cobarde.

El gobierno español, alarmado, se reúne a las ocho de la mañana. Faltan algunos miembros que han pasado la noche en la sede de calle Génova al haber sido sorprendidos en el registro policial ordenado por un juez suicida. Un informe del CIS, avalado y autorizado por el CNI, sostiene que seis de cada once españoles ha perdido el miedo; de esos seis, la mitad está organizada y la otra mirando interesadamente y tomando notas. De los cuatro aún atemorizados, dos tienen chabola, pero los otros dos no. Aquellos permanecen encerrados tras unos tablones y bajo la uralita comentando en ayunas y voz baja que ya no pueden estar peor, que no tienen ya nada que perder. Estos dos tiritan bajo un puente en postura fetal pero callados y con los ojos y mandíbulas apretados.

Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 3 comentarios

Recorta, privatiza y estafa, que algo queda.

Casino financiero subvencionado. Los “inversores” ya no asumen riesgos. Estos “liberales” están avalados por los Estados a los que tienen endeudados y sometidos con la colaboración de instituciones oficiales (FMI, BCE, Davos, Bilderberg, etc.), grandes bancos y las agencias de calificación que juegan, además, manipulando los datos en beneficio propio y de terceros como se sospechaba y se ha demostrado hace poco. Lo hacen porque saben que no pasa nada. Los Estados y sus gobiernos se ocupan de ello y nosotros lo consentimos.

Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 3 comentarios

PSOE Alicante. A caballo de dos siglos.

A estas alturas, aceptamos ya como normal que discrepar del grupo mayoritario sea motivo de señalamiento o de descalificación. No reparamos en que las decisiones de la mayoría son siempre prevalentes aunque no nos gusten pero no son, en ningún caso, motivo de sumisión al “líder”, aunque esta especie escasea en el sentido que yo, al menos, entiendo por ello. Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | Deja un comentario

Monarquía, no; república, depende.

Acabamos estos días de celebrar el aniversario de aquella república de nuestros pecados. Andamos todos los días intentando pintar este caos con aquellos principios llevando cuidado de no invertir las prioridades. ¿Cualquier república? ¿Una república sobrevenida abruptamente a causa de esta performance real y de sus escándalos y corruptelas diarias? Cambiar esto que padecemos por una oportunista y casi accidental república llena de incapaces, rufianes, trincones, mercados financieros, etc. no me motiva nada. Sería un cubo de basura tricolor. No me imagino vivir con Aznar como jefe de Estado; sería grotesco e insoportable. República sí, siempre, pero informada con los valores de aquella Segunda que habría que seguir defendiendo y difundiendo. Pero creo que no deberíamos mezclar el deseado advenimiento de una república con el estado ruinoso de la casa real española.

Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 4 comentarios

Cuando algunos bancos eran cajas que aún olían medio bien.

Mediados de los ochenta. Madrid. Asistía a una reunión en la CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorros) de departamentos culturales de las cajas cuando el orden del día fue atropellado por una discusión acerca de las presiones de la patronal de la banca sobre los gobiernos a cuenta de una supuesta competencia “desleal” de las cajas y de su ley reguladora. La situación fiscal de las obras sociales y culturales, al no tener beneficios que repartir entre unos inexistentes accionistas, permitía dedicar fuertes sumas de dinero (los beneficios después de impuestos) a actividades socialmente útiles. Otra cosa es que esos recursos estuvieran bien administrados en todos los casos. La AEB (Asociación Española de Banca) sostenía, por ello, que las actividades extrabancarias de las cajas constituían un uso publicitario también “desleal”. Los bancos, por su parte, se dieron a la creación de fundaciones y el patrocinio de eventos al amparo de una ley de mecenazgo también beneficiosa fiscalmente y exclusiva y descaradamente publicitaria.

De todos modos, unos y otras fueron recortando distancias en favor de una sola concepción, la del mercado puro y duro y, no digamos ya, la del inmobiliario. Las cajas salen de sus ámbitos geográficos tradicionales (una “agresión” más a decir de los bancos) y comienzan una expansión enloquecida muy en línea de los personajes que las han “gobernado”, sobre todo, en los últimos años. Y aquí viene aquello de la interferencia “política” de los gobiernos y partidos, reproduciendo en los consejos, comités y asambleas los modelos de familias, cuotas, obediencias debidas y financiaciones a golpe de teléfono gubernamental. Siempre he creído más en la representación política, por democrática, que en la financiera, basada únicamente en el beneficio privado sin control ni medida, o con control y no sé si medida de especuladores y tahúres hoy de procesión (aún) por los juzgados. Pero, ay, la política hoy es lo que es y la mayoría de los políticos con escaño siguen al jefe, a una minoría de esforzados “profesionales” incoloros que están convirtiendo a este país en un desastre.

Caja atracada desde dentro.

Y es que se perdió la ocasión de convertir a las cajas en auténticas entidades de carácter social también en el mercado del dinero. Ello habría posibilitado el desarrollo de PYMES en condiciones propicias de multiplicarse y de crear empleo, el acceso a la vivienda a trabajadores con menos poder adquisitivo, la financiación de la tesorería pública en infraestructuras, sanidad, educación, etc. Ya, ya, la gran banca y los capitales financieros no se hubieran estado quietos, ya. De hecho, hoy obtienen dinero público del BCE al 1% y lo colocan a los estados al 6%. Surrealista e inmoral, sí. Tanto como la estafa permanente que perpetran a diario contra pequeños y medianos ahorradores en forma de productos tóxicos y de autogratificaciones para los presuntos golfos de sus administradores.  Pero olvidamos que una vez, hace mucho tiempo, hubo una izquierda democrática y progresista (socialista) que tendría que haber planteado objetivos estructurales valientes y reformistas en el sentido serio de la palabra; una izquierda que, por acción o por omisión, debería hacer autocrítica y ponerse el mono de faena de una vez y hacer algo útil contra esta inmundicia que vivimos a diario.

 

José Antonio Lafuente Andújar

Ldo. F. y Letras

Alicante, 1 marzo 2013

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | Deja un comentario

Maldita cultura

En una reciente escapada a Venecia, perseguimos el rastro de Carlo Goldoni por las callejuelas y rincones del barrio de San Marcos: su escultura, su librería, su teatro, su recuerdo… y, en cierto modo, su presencia. Goldoni, dramaturgo veneciano del s. XVIII, epígono de Molière y Lope de Vega, estaba siendo protagonista en esos días en Madrid, en el teatro Fernán Gómez, con una de sus magníficas comedias: “La Hostería de la Posta”, dirigida por José Ramón Gómez y que recalará, quizás, por aquí cerca en fechas por determinar pero no muy lejanas. Con una economía de medios propia de la situación, un grupo de profesionales ha puesto en pie, desde la RESAD (Real Escuela Superior de Arte Dramático), una obra de formato pequeño pero importante por divertida, que es mucho, y revolucionaria para la época en la medida de que la mujer era el trasunto de su propio escote y su corsé la medida de su futuro como persona; digo revolucionaria a pesar de que he oído ya esta palabra relacionada hasta con cacahuetes, compresas, y rosarios electrónicos. Un respeto.

Recordé entonces algunas de las obras que vimos recientemente en Alicante y alrededores y pensé que los recortes son un problema, sí, pero no “el problema”. Faltan medios, claro, pero también ideas y algo de permeabilidad a los círculos habituales. “En la luna”, de Alfredo Sanzol en el Principal, podría haber sido la excepción. El resto, miseria y compañía con todos los respetos que merece casi todo el mundo que se dedica el teatro. Las programaciones, en general, cubren muy justitas con las necesidades culturales de Alicante, a lo que se suman los recortes a casi todos los niveles. Recordemos, por ejemplo, los fenecidos festivales de música y teatro de Lucentum, la desaparición de las obras culturales de las cajas a manos de los golfos que las han vaciado, la programación irregular del ADDA y la decepcionante (salvo alguna excepción)  programación de nuestros teatros, Principal y Arniches por mucho que este último se haya defendido con mucha dignidad temporadas atrás.

Sin embargo, de vez en cuando surgen iniciativas sorprendentes. Sería el caso de “El Taller Tumbao” Se trata de una asociación cultural en la que tienen cabida las más variadas actividades: talleres de manualidades, pintura y escultura, tertulias, actuaciones de música, cursos… Está ubicado en Benalúa, en la c. Arquitecto Guardiola y parece que, aunque despacio, está levantando un vuelo deseamos que sostenido. Unas cervezas, una charla interesante, música y mucho interés por esta ciudad ayudarán sin duda. Iniciativa privada con ganas de futuro. Les deseamos la mejor de las suertes.

Y mientras esta ciudad duerme, gobierno municipal y “oposición” sestean indolentemente en relación con la cosa pública. Unos se dan al tango por los juzgados y otros a las reuniones inagotables, estériles, en busca de su identidad perdida a golpe de codazo, de lista cremallera tribal y de ausencia de discurso. Más allá, por Valencia y Madrid, nos la siguen dando por el mismo sitio sin que parezca que esto vaya a tener fin. Si la gente lo está pasando tan mal a niveles de supervivencia, imaginemos lo que la cultura puede quitar el sueño a Standard & Poors, a Goldman Sachs (estos y sus adláteres sí son los auténticos PIGS) o a sus mochileros con mayoría absoluta.

Defendamos al menos, con uñas y dientes, la educación, la sanidad y la justicia públicas y universales. “A galopar…”

 

José Antonio Lafuente Andújar
Ldo. F. y Letras
Alicante, 21 diciembre 2012

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 4 comentarios

Matasuegras y sodomía financiera

Van dos amigos vascos una mañana a coger setas al bosque, y de repente, ve uno brillar algo en el suelo. Al acercarse, exclama:
- ¡Anda Patxi, mira, un Rolex y de oro; la hostia!.
A lo que Joseba le contesta:
- ¡Anda, tira eso pues! Joder, ¡o estamos a setas o estamos a Rolex!

Tomado de Insurgente.org

Tomado de Insurgente.org

Mientras en España (y ya en el planeta entero) nos quitamos el “hambre” a tortas, algunas mentes preclaras braman por la urgencia de atomizar el país más allá de la organización constitucional que nos dimos no sin trabajo (café para unos y achicoria para otros, es cierto) y que ha proporcionado la mayor autonomía política y autonómica a los territorios que ya la tuvieron alguna vez y que la perdieron injustamente. A punto de que nos intervenga Alemania, con los intereses de la deuda inflando el déficit, con los mercados riéndose de nosotros y con la salud y la vida de las personas ya en juego, va un tal Artur Mas y saca el matasuegras, nos mira fijamente a los ojos con esa chulería del neoconverso y nos suelta el “Stabat Mater Independens” a sabiendas de que, simplemente, no es hoy posible. Trampa. Ha querido solapar su nefasta gestión poniéndose al timón de ese legítimo “sentiment” que, mira por dónde, estalla en plena crisis imputando, cómo no, la paternidad del Apocalipsis al resto de comunidades y ciudadanos del Estado.

En esto que las tesis federalistas reaparecen desde  algunos sectores adormecidos y ya mimetizados con la inercia autonómica. Despierta el PSOE y esgrime razones esenciales para avanzar hacia su modelo territorial doctrinal e histórico. Más vale tarde que nunca. Se trataría de establecer nuevas reglas de juego poniendo patas arriba la Constitución del 78, buscando consensos todo lo estables que el paso del tiempo permitiera entre los distintos modelos federales y unos rellamados estados miembros, buscando más eficacia a menor coste. Ojalá fuera verdad por fin. Lo de la impronta genética se podría ir reduciendo a ámbitos culturales y vivenciales más allá de esta “tontería” que es pretender vivir dignamente y hacer frente común a esta patulea de golfos insaciables que son los (clepto)mercados. Por mi parte, algún día llegaré a entender cómo la derecha globaliza sus intereses mediante todo tipo de artimañas y abandera y utiliza luego el tirón identitario poniendo los ojos en blanco y la mano en el corazón. ¿Esquizofrenia? No, oportunismo elemental. Los nacionalismos (centrífugos o centrípetos) sirven bien a la especulación financiera y al capitalismo asexuado y trincón. La lucha es global y en esa cancha hay que jugar. Otra cosa es el ensimismamiento de la izquierda y la manía de mirarnos el dedo con el que señalamos a la luna.

Habría que asumir radicalmente que los ajustes y los recortes son urgentes y necesarios. Pero no en esta dirección delicuencial que padecemos, sino justamente en la contraria. Los que tenemos domicilio fiscal conocido ya estamos con las manos en alto y con el DNI en la boca. Eso es lo fácil. Con la “crisis” han crecido mucho las rentas altas y bajado las medias/bajas, con lo que bastaría con orientar las tijeras en la dirección adecuada. Pero no sería suficiente. Si lo que ya está en juego es la salud física y mental nuestra y de nuestros hijos (ya emigrantes), ¿no sería un acto en legítima defensa la expropiación sin complejos de los capitales financieros internacionales robados, además, a los contribuyentes y que no crean riqueza sino solo poder?; ¿no se hace igual con una vivienda propiedad legítima, esta vez sí, de sus dueños por la que tiene que pasar una carretera? Ah, ¿que no parece lo mismo y no hay quién ni con qué? Ya, ya, me lo temía. Pero ese es el sentido de marcha correcto. No puede ser que el 99% de ciudadanos tengamos que ofrendar nuestro futuro y el de nuestros parientes cercanos a ese volcán maloliente del 1% de perillanes y malhechores solo porque quien paga (¡con nuestro dinero!) manda. Y como parece que no hay nadie “ahí” (ahíiii, ahíiiiiii, repite el eco) pues o nos movemos o estamos jodidos aún más si cabe.

Y como no he hablado aún del gobierno, me voy a permitir citar a Joan Manuel Serrat:

“…pulsan la alarma y rompen las promesas
y en nombre de quien no tienen el gusto de conocer
nos ponen la pistola en la cabeza.

Se arman hasta los dientes en el nombre de la paz,
juegan con cosas que no tienen repuesto
y la culpa es del otro si algo les sale mal.

Entre esos tipos y yo hay algo personal. “
Alicante, 20 octubre de 2012
José A. Lafuente Andújar
Ldo. F. y Letras

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 29 comentarios

A Madrid en legítima defensa

Salimos el 15 de madrugada camino de Madrid. Los sindicatos y algunos movimientos sociales y políticos dispusieron autobuses para cualquiera que quisiera viajar no importando adscripción ni procedencia. Cientos de estos vehículos recalaron finalmente en la capital a media mañana.
Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 6 comentarios

La CAM y esto que llaman… ¿crisis?

Que preferentes, deuda subordinada y cuotas CAM fueron una estafa es ya un lugar común en la literatura judicial; que la oferta de canje por acciones del Banco Sabadell es una cortina de humo, una certeza (un mal menor, un daño colateral dicen algunos) Que los hoy encausados han sido siempre parte del problema y no de la solución a nada, lo hemos vivido muchos día a día. El cambio de ahorros por cartones de bingo (acciones) pasará a la sucia historia financiera de este país mientras cincuenta y cinco mil atracados reclaman hoy su dinero, aquel que fue destinado a financiar humo y ladrillo, a escamotearse en paraísos fiscales y a jugar a en cuál de los tres cubiletes está la bolita. Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 5 comentarios

Lisístrata

Cuando la trivialización del lenguaje teatral, de los instrumentos capaces de hacer llegar mensajes universales al público llegan al ámbito universitario y asistimos a lo que sucedió la otra tarde en el Paraninfo de la UA, donde se representaba “Lisístrata” de Aristófanes, pienso que este notable esfuerzo coral (20 personas en el escenario) debería derivar (ahí sí que dignamente) hacia otros ámbitos en teoría menos exigentes.

Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 48 comentarios

La caverna (oscura) de Platón

No sería la primera vez que se utiliza un objeto luminoso o la luz misma como alegoría de la cultura. Pues bien, alguien está apagando las luces. Alguien que sabe que un futuro a oscuras le garantiza una estabilidad en el poder real, el que no se ve, el que no está en los atriles, en los “argumentarios” oficiales ni en las banderitas de plástico. Los recursos no se desmaterializan, los retiene ese alguien que genera la angustia suficiente para que nada se mueva. Miedo y resignación serían , por tanto, el mejor comburente en ese camino hacia la sumisión. Y la cultura y la educación pública el camino inverso más directo y, a la larga (nuestros hijos), más seguro. Adelante pues.

Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 4 comentarios

Desaparecer

El color blanco dominante elegido por Calixto Bieito para la escenografía crea un espacio preciosista y original, sí, pero que se aleja del Poe oscuro y atormentado que todos conocemos. La puesta en escena es algo fría pero el conjunto funciona si tenemos en cuenta que el autor es poeta y narrador pero no dramaturgo; sus textos no son básicamente para ser interpretados sino leídos.

Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | Deja un comentario

El Mago de Oz

Con el recuerdo vago pero grato de aquella primera representación de Oz en 1999, con un equipo parcialmente distinto y tras las más reciente y magnífica “Soñando Alicia”, asistimos en el Aula de El Campello a una reedición de aquella historia de Dorothy en algún lugar más allá del arco iris. Al igual que Alicia en el País de las Maravillas, El Mago de Oz mantiene un difícil equilibrio entre los mundos infantil y adulto. Con la sala llena de niños “demasiado pequeños” el mayor atractivo de esta función fue el despliegue de imaginación visual plagado de aéreos, luces, músicas fantásticas, disfraces… y mucha danza. Quede para algunos la carga simbólica y filosófica de la historia y de cada personaje.
Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 4 comentarios

Una jornada particular

El problema de las versiones es la memoria. Cuando recordamos inevitablemente la película de Ettore Scola (1977) y pretendemos desesperadamente ser imparciales, los rostros de Sophia Loren y de Marcello Mastroianni nos persiguen cruelmente. Aquella “Una jornada particular” marcó una cota difícilmente superable. Sigue leyendo

Print Friendly
Share on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn
Publicado en José Antonio Lafuente Andújar | 41 comentarios