Al paso

La fe contra el coronavirus

Fotografía: Thomas Rüdesheim.

Se puede y se debe recurrir al auxilio de Dios y de todos los santos para luchar contra los males que nos acechan y, ahora, especialmente, contra la pandemia del coronavirus. Para eso hay que creer en los milagros, lo que no es muy difícil para los cristianos conocedores de grandes acontecimientos sobrenaturales desde que se produjo el de la resurrección de Jesucristo, nuestro salvador, quien ya, durante su vida pública, había resucitado a la hija de Jairo, al hijo de la viuda de Naím y a Lázaro, el hermano de Marta y María.

La historia del Cristianismo está llena de milagros. Entre los que más difusión han obtenido se encuentran los de Lourdes, Fátima y Guadalupe, todos ellos avalados por informes rigurosos de investigadores y científicos que vieron las curaciones de pacientes y otros fenómenos extraordinarios como inexplicables por la leyes naturales y que la Iglesia atribuye a intervención divina directa o a través de la Virgen y de los santos.

Algunos pseudointelectuales ateos intentan desacreditar los hechos milagrosos y a las imágenes de los santos por cuya intercesión Dios opera con su misericordiosa omnipotencia. Ignoran algo tan elemental como la conexión de las imágenes sagradas con sus titulares y la de éstos con Dios. Las imágenes no hacen milagros, sino Dios y los santos a través de ellas, pues están detrás de esas representaciones. A ciertos críticos del Catolicismo les escandaliza la multitud de advocaciones marianas. La Virgen es la misma, pero se ha manifestado de diversa manera en unas comunidades cristianas que en otras. Tampoco tiene sentido argüir que hay excesivos lienzos con la Santa Faz. No importa que no todos sean originarios del tejido que utilizó la Verónica. Venerar la Santa Faz de Cristo tiene sentido en cualquier caso y si, como el caso de Alicante, se añade el milagro de la lágrima, más motivo para entender la devoción de los cientos de miles de peregrinos que acuden a su santuario el segundo jueves tras el domingo de Resurrección.

En artículo anterior invitaba a todos los cristianos a pedir a Dios, a la Santa Faz, a la Virgen en todas sus advocaciones y a los santos patronos de todos los pueblos y ciudades que pongan fin a esta pandemia que tanto dolor causa. No cesemos en nuestras súplicas mientras cumplimos los consejos y consignas de las autoridades competentes. Los cristianos tenemos que intentar ser los mejores ciudadanos o tan buenos como los mejores.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores