Opinión

Juguetes rotos

Quiosco de prensa abandonado y reloj de sol en el Puerto (Fotografías: Toni Gil).

Tomo para el titular el del documental de Summers de 1966 en el que reflejó las tristezas de sus héroes de la infancia, venidos a menos, olvidados, en tránsito triste a la desaparición. Aquel film tuvo enormes problemas con la censura, mientras que los juguetes rotos de hoy tienen problemas con la falta de sensibilidad, la inacción y hasta la incapacidad.

Está en plena discusión qué hacer con las mascletás y cómo preservar la ya deteriorada fuente de la plaza de los Luceros, un “juguete roto” por la fuerza explosiva de la pólvora que hace temblar un monumento que sustenta, en la actualidad, sobre un espacio hueco que, más que probablemente, incrementa su tiritera y deteriora sus esculturas. Mientras se dice que se van a destinar miles de euros a estudiar el problema, a nadie se le ocurre probar en un par de sitios a ver qué aceptación popular reciben se habla de las plazas de la Estrella y de la de España– y qué contraindicaciones puedan presentar.

Pero la ciudad tiene algunos juguetes rotos más, por ejemplo, los quioscos de prensa abandonados, bien porque el negocio no es rentable –la venta de periódicos y revistas ha disminuido considerablemente– o porque sus titulares se han jubilado y no hay quien se arriesgue a sustituirlos. Mientras, los tenderetes se convierten en soportes publicitarios mal administrados y por tanto sucios, sin que el munícipe de turno actúe para preservarlos para otros usos –para la ONCE, verbigracia– o para eliminarlos de la vía pública.

Otro juguete roto es el reloj solar que en 1997 donó la Caja del Mediterráneo a la ciudad de Alicante, y que se instaló en el Puerto cerca de la zona de restaurantes. Este elemento lúdico y docente al mismo tiempo permite, según me dijo su creador, ajustar la hora solar a la que marcan nuestros relojes “reales”, y fue fruto de algún vándalo sin que se hayan repuesto las piezas estropeadas, y pese a las promesas que se le hicieron por parte del anterior gobierno municipal, ahí sigue inútil. Ni se desmonta, ni se arregla, todo un ejemplo.

Y otros juguetes rotos, bien porque se plantaron mal, porque no se cuidaron, o se secaron por sí mismos, son los muchos arbolitos que se echan de menos, muchos alcorques a lo largo de calles y avenidas y que ningún responsable municipal –ni de la empresa de mantenimiento– repone pese a haber pasado meses, incluso años. Ni siquiera sirven para que defequen los perros y ahí está, por ejemplo, tres seguidos en la fachada del Mar…

En este orden de cosas, el cuidado de las zonas verdes, añado el recién estrenado camino por la zona noroeste del Tossal, que tan solo unos meses después ya apunta a selva incontrolada, probablemente porque quien debe procurar su cuidado ni siquiera sabe que existe.

Y poco más arriba, un espacio para “juguetes rotos” humanos: siguen persistiendo unas cabañas impresentables, cuyos ocupantes merecerían un trato más especializado y continuado. No se puede consentir este tipo de guetos, y menos la imprescindible asistencia a sus moradores.

Añado en mi deambular por las calles de nuestra ciudad la instalación –antaño una pecera que hacía disfrutar a los niños– sita en la plaza de Hernán Cortés, un enclave céntrico que no merece ser olvidado. Meses y meses sin decidir que vuelva a su primer cometido, ni ser transformado, ni eliminado… juguete roto del todo, inservible, casi pura arqueología municipal.

Seguramente hay muchos más; empero, espero valgan estos ejemplos si con ellos conseguimos empujar a quienes han de procurar cuidar y mejorar nuestro entorno –y para ello les pagamos vía impuestos– lo hagan con eficiencia. Y en muchos casos la participación ciudadana podría colaborar en la detección de este tipo de incidencias, pero la fórmula establecida por el Ayuntamiento es compleja para la mayoría de los mortales (no basta un simple e-mail, con una foto adjunta; el proceso es complejo, requiere DNI electrónico incluso…). Hagámoslo fácil. Y basta ya de juguetes rotos.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Toni Gil

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores