Opinión

José Tomás…¿a qué precio?

José Tomás en una faena con muleta. Foto: WIKIMEDIA.
José Tomás en una faena con muleta. Foto: WIKIMEDIA.

por VIRTUDES CAMPOAMOR

José Tomás en una faena con muleta. Foto: WIKIMEDIA.En recientes fechas, la empresa que rige los destinos taurinos de la plaza de toros de Alicante -hasta que el tripartito quiera-, anunciaba la presencia del diestro José Tomás en los carteles de la Feria Sanjuanera de este año. El evento supone no sólo la vuelta a Alicante del torero de Galapagar mucho tiempo después, sino el hecho de ser nuestra ciudad uno de los pocos lugares donde hará el paseíllo, pues sabido es por los aficionados que, desde su vuelta a los ruedos, se conforma solamente con siete u ocho corridas por temporada y a veces incluso menos, y del total no todas en España, pues también en el lote va México y el sur de Francia.  

 

José Tomás en una faena con muleta. Foto: WIKIMEDIA.El revuelo que forma y se forma en torno a la figura personal y profesional de este torero, no iba a ser menos en Alicante que en otros lugares, donde ya ha sucedido. Petición de entradas desde varios lugares del mundo, reservas de habitaciones de hoteles para ese día prácticamente en el momento de conocerse la noticia, como también reserva de mesas en restaurantes. Llegada a la taquilla de aficionados de toda España, petición por Internet que echa humo, pese al recargo del diez por ciento y, sobre todo, venta y venta de abonos como churros. 

 

Quizá después no se encuentre una entrada suelta para el día veinticuatro y, si se encuentra, ¿a qué precio será…porque sólo quedarán las más caras, y quizá tampoco queden de las caras y entre en juego la reventa, en algunas plazas se han llegado a pagar verdaderas barbaridades por verle a través de este último recurso, que en cualquier caso es prohibido. Por eso el buen y avezado aficionado que lo sabe, opta por comprar todo el abono, independientemente de que vaya a acudir todas las tardes o solamente esa porque, paradójicamente, le puede salir más barato comprar un abono completo para toda la Feria de San Juan que una sola entrada. 

 

Y volviendo a la referencia del título, luego está el otro precio. José Tomás cobra mucho dinero, más que ningún otro, quizá como cuatro o cinco veces más de lo que cobra el que más. Por eso traerle tiene un coste, además del crematístico. La empresa debe recortar por algún lado y eso también lo paga de otra forma el aficionado, que sí verá a Tomás, pero se quedará sin ver a otros. 

 

Debe reparar el buen aficionado que la presencia del mediático torero en Alicante priva y repercute en que no vengan otras primeras figuras, que también cobran mucho y a las que ya no se les puede pagar porque se lo lleva el otro.

 

Este año no veremos al Juli, ni a Morante de la Puebla, ni a Miguel Ángel Perera, ni a Sebastián Castella, ni al Cid, ni  a Talavante.  Eso por nombrar a algunos de primera línea, aunque también se me ocurren otros nombres, como Curro Díaz, Iván Fandiño, Juan del Alamo, Padilla, Miguel Abellán, David Mora, y alguno más. Otro de los recortes de la empresa para abaratar es la impresentable apertura como complemento de la tarde de San Juan. Lo lógico hubiese sido tres toreros, y que tanto a Tomás como a Manzanares, les hubiera abierto puerta, que se dice, otro torero de a pie, más antiguo en alternativa para abrir la terna. No es así. Sin embargo, se ha optado por los rejones y el caballo del pequeño de los Manzanares, que cobrará muchísimo menos. Y sí es verdad que vienen López Simón y Roca Rey, pero son figuras en ciernes que todavía no tienen consolidado un caché como toreros caros, al menos hasta hoy. Tampoco es caro y sí resultón lo de la tarde de los hijos de Paquirri, Fran y Cayetano, con las banderillas de “El Fandi”, y es verdad que viene Ponce, pero no es menos cierto que en Alicante ya le tenemos visto de sobra y apetece alguna alternativa. 

 

De ahí el titular de este artículo de opinión. Sí vendrá José Tomás, pero ¿a qué precio? Quizá demasiado alto, y no precisamente el de las entradas, sino por todo lo que supone: los que dejan de venir por el hecho de que esté él. Como en su día lo fue “El Cordobés”, este madrileño de Galapagar también es todo un fenómeno social, que va y trasciende mucho más allá de los cánones y las directrices normales de una tarde de toros.  

Sending
User Review
0 (0 votes)

admin

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores