No entiendo y acuso

Manuel Mira Candel

 por MANUEL MIRA CANDEL

Siempre pensé que la libertad de prensa, base de la democracia y de la libertad, gozó con Adolfo Suárez de su máxima expresión. Lo viví y por eso lo digo. No opino. Sé. Cualquier desliz político en las instituciones encontraba la oportuna repulsa en los medios, sobre todo los medios escritos. Periódicos como El País o Diario 16 eran referentes de la libertad en la medida en que eran referentes contra las arbitrariedades en las que incurría el Gobierno, el Parlamento, el político de turno.

Fue entonces cuando se hizo carne en el lenguaje político aquello del "quinto poder". Relativamente, lo era. Los periodistas, y me precio de ser uno de ellos, éramos garantes de la libertad. Por eso, no entiendo que la barbaridad del Parlament catalán de chantajear –esa es la palabra, ¡qué coño! – a los medios que no publiquen información sobre el referéndum secesionista –ilegal– bajo apercibimiento de no recibir subvenciones, haya pasado sin pena ni gloria por las redacciones de los periódicos, especialmente de los catalanes.

 

La Vanguardia, sin ir más lejos, no ha hecho referencia en su portada del mayor ataque a la libertad de expresión registrada en la transición. No entiendo y acuso. No entiendo el silencio de los medios y acuso a los medios. No entiendo la pusilanimidad de algunos y acuso de pusilánimes a los medios. No entiendo que existan instituciones en este país (la Generalitat de Cataluña) que a estas alturas se atrevan a chantajear a periodistas con el plato de lentejas de las subvenciones. Y acuso a la Generalitat de ser una institución fascista que emplea medios fascistas...

 

Y no entiendo a mis colegas, del norte, sur, este y oeste, ni a las Asociaciones de la Prensa de España, ni a los Colegios Profesionales de Periodistas, por la bajada generalizada (ojalá exista alguna excepción; no la conozco) de pantalones ante semejante ataque a la esencia del periodismo, su inquebrantable sentido de la independencia y de la libertad. Y les acuso de blandos, de melifluos, de cobardes, por no haber montado, ya, en la calle, en asambleas, el cirio que estos impresentables se merecen. ¿Dónde está la dignidad de la profesión? Me llamo Manuel Mira Candel, mi número de registro en la Federación de Asociaciones de la Prensa es el 6.579. Fui procesado por defender la libertad de expresión. Por si los fascistas de la Generalitat quieren registrarme en la lista negra de la "oprobiosa resistencia" al referéndum.    

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn