BALONES A LA OLLA / El Hércules le mete un gol a la esquizofrenia

REDACCIÓN

El Hércules alcanza los veintidós puntos, merced al triunfo cosechado a domicilio en tierras catalanas. Bastó un gol de Álvaro Pérez, al filo del descanso, para aferrarse a ese resultado y hacerlo bueno hasta el final, en otro buen encuentro del conjunto de Planagumá, al que definitivamente se le da mejor jugar fuera de casa que en el propio Rico Pérez. Fue el defensa alicantino quien entró en la alineación con calzador, por la baja por amonestaciones de Juanjo Nieto, el que a la postre nos permite seguir liderando la tabla de clasificación. Acecha de cerca el filial del Villarreal, con sólo una diferencia de dos, pero parece que ya se va abriendo brecha entre los tres primeros y los siguientes.

Lleida 0 - Hércules 1

Momento del partido disputado entre Hércules CF y Lleida. FOTO: Hércules CFEn ocasiones las crónicas deportivas, y sobre todo las de fútbol, se ven salpicadas y solapadas por las de sucesos. Algo así como si una y otra cosa se dieran la mano y fueran juntas. Y lo triste es que esto siempre ha sucedido más veces de las deseadas, ahora también. Pero en otros tiempos, solamente se desataba la pasión por deporte y pura violencia o barbarie. Por si no teníamos poca sinrazón, ahora en el combinado se mezcla la política. Y así sucedió este fin de semana, en el desplazamiento del Hércules hasta Lérida, esa provincia catalana que de tal forma nos la enseñaron en el colegio, pero a la que ahora, tanto a ella, como a su equipo representativo llaman Lleida. Y si lo haces de la otra forma, entonces ya no eres políticamente correcto.  


A un grupo de la hinchada ilerdense no le sentó bien la derrota, esperaron al final a los componentes del grupo herculano de aficionados, desplazado hasta allí, con ánimo de increparles, insultarles, y agredirles. Les gritaron de forma despectiva "españoles de mierda" pero lo más curioso, es que los que coreaban no lo pronunciaron en alemán, ni en inglés ni en italiano. En español, en perfecto castellano les llamaban "españoles de mierda" como si acaso ellos fueran rusos o daneses. El resto ya lo saben, algún que otro zarandeo, y la intervención tardía de la Policía Autonómica catalana, los llamados Mossos, que sufrieron en dos de sus efectivos la agresión, uno de ellos con pedrada en la cara incluido. Y todo ello hasta que buenamente, pudieron acompañar el autobús de la afición herculana hasta el acceso mismo de la autopista, para no quedar al alcance de cafres y energúmenos.


Esto hace diez, veinte o treinta años, también podría haber sucedido, pero por ardores y pasiones, meramente futbolísticas. Fútbol y follón siempre tuvieron relación. Lamentablemente ahora se mezcla la política, y eso se lo debemos agradecer a ese germen independentista que los políticos catalanes han incubado durante tiempo desde la propia escuela, adulterando la realidad, y contando unos hechos que nada tienen que ver con lo cierto, incluso aprovechando intereses espurios, hasta hacerles creer a nuevas generaciones que son víctimas y desgraciados de la opresora España. "Españoles de mierda" le decían unos españoles de la región de Cataluña, a otros españoles de la región valenciana. ¡Qué pena! ¡Qué triste! ¡Qué ejercicio de esquizofrenia!


No se si alguno de estos habría reparado en que el entrenador herculano es de Barcelona, como el delantero blanquizaul Pau Roger, y como nuestro otro delantero, Carlos Martínez, que es de Mataró.
Por cierto, una maldad, pero en este caso no sabría decirles si responde a un acto de esquizofrenia, o a que quien suscribe se había fumado algo, o quizá simplemente es una víctima de la LOGSE.  Desconozco si por vergüenza torera, lo habrán intentado fulminar de Internet, pero el caso es que desde el pasado sábado, hay colgada en la red una crónica del Lleida- Hércules donde dice cuatro burradas que parece estén escritas a propósito. Es la crónica, del periódico digital, elespanol.com.


Dice que: "Se recibía en Lleida al Hércules de Alocante"
Dice que: "El gol de Alvaro Pérez adelantó a los ilicitanos, al borde del descanso" 
Dice que: "Hubo incidentes con los aficionados visitantes al final, cuando se disponían a regresar hacía Elche"
Y dice que: "El grupo de aficionados ultra del Lleida, siempre reivindica que la provincia de Cataluña se independice del resto España"

No es ninguna broma. Pongan en Internet, Lleida -Hércules, y pinchen la crónica que les ofrezca el periódico digital del afamado periodista Pedro J. Ramírez elespanol.com.  Ahora ya no somos de Alicante, somos de "Alocante", pero curiosamente vivimos en un lugar llamado "Elche", aunque somos del Hércules, nos llaman "ilicitanos", y el sábado jugamos en una provincia que se llama Cataluña. ¿Se trata de una broma, o cabe mayor esquizofrenia, que ésta? Por cierto, la semana que viene, el Hércules, por aquello del calendario, tiene otro encuentro fuera de casa, después en la segunda vuelta, tendremos dos en nuestro propio feudo. El desplazamiento en este caso, también es al extranjero, una localidad llamada Olot, en la provincia de Girona, en otros tiempos llamada Gerona. Si alguien no detiene esta espiral, pronto la esquizofrenia pasará a ser una verdadera locura.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn