BALONES A LA OLLA / ¿Hay asunto, después de lo de Sagunto?

REDACCIÓN

Quizá de manera sorprendente y cuando nadie ya lo esperaba, ahora resulta que aunque con remotas esperanzas, habría que sacar la calculadora. Este Hércules es así. Así de imprevisible, así de bueno y así de malo, y sobre todo es desconcertante.

Ayer en tierras valencianas Atco. Saguntino 0 - Hércules 1

Jugadores del Hércules celebran el gol de la victoria. Foto: Hércules CFSi la pasada semana, desde esta misma sección, pedíamos que Chechu Flores, siguiera desenfrenado, en ese estado puro parece estar y ayer lo volvió a refrendar con un nuevo gol que nos da tres puntos. El Hércules suma de tres en tres y alcanza los cuarenta y ocho puntos. Siempre es lo mismo y ya cansa, pero cabe preguntarse dónde podría estar a estas alturas el equipo, de no ser, por tanto punto que se ha ido dejando en el camino. Sin ir más lejos, el rival de ayer, en la primera vuelta se llevó los tres puntos del Rico Pérez.  

Lo dicho, calculadora en mano, habría solamente una opción de jugar la promoción. Esa es la que se lograría a través de la obtención de la cuarta plaza de la clasificación, bien entendido que las tres primeras posiciones no solamente están copadas, sino que acumulan a estas alturas, muchos más puntos. 

A día de hoy el cuarto clasificado, el Cornellà, lleva cincuenta y tres puntos, por tanto cinco más que el Hércules, que tiene cuarenta y ocho. Entre Cornellà y Hércules, navegan dos equipos con cincuenta puntos redondos, Lleida y Badalona, después nosotros, y por detrás, pero echándonos el aliento en la nuca, se encuentra el Ebro con cuarenta y siete, y Valencia y Onteniente con cuarenta y seis.

Restan hasta el fin de la liga cuatro partidos. O lo que es lo mismo,  la disputa de doce puntos. La pregunta incógnita, sería la siguiente: ¿Puede el Hércules ganar nueve puntos de doce o incluso los doce, y esperar o confiar en que sus rivales de arriba, uno a cinco puntos y los otros a dos, no sigan sumando, o sumen menos que él mismo? 

Todo esto recuerda un poco al mal estudiante. Ese que durante todo el curso no se aplicó, trabajó poco, lo dejó todo para el final, y después en la última evaluación pretendió sacar adelante, con máximo esfuerzo y estudiando día y noche el atraso que llevaba desde el principio. 

El caso es que una plaza está al alcance, y al menos siete opositores con opciones optan a ella. Si fuera para el Hércules, celebraríamos habernos rendido, desde este mismo medio un poco antes de hora. Ahora mismo sólo cabe preguntarse: ¿HAY ASUNTO, DESPUÉS DE LO DE SAGUNTO? 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn