''Enseñar respeto hacia el resto de usuarios de la vía es nuestra misión principal''

JULIO FERNÁNDEZ, coordinador de la Unidad Ciclista de la Policía Local de Elche (UCPLE)

Por JOSÉ FILIU

A finales de los noventa, una fantasiosa teleserie mostraba las aventuras de un grupo de agentes de la ley que patrullaban las calles californianas en bici. Si bien en aquella época nadie lo presagiaba, la ficción acabaría materializándose: las unidades basadas en las dos ruedas hoy son la norma en cuerpos policiales del mundo entero. Y los que aún no han apostado por el medio de locomoción más sostenible, planean la posibilidad de hacerlo.

La Unidad Ciclista de la Policía Local de Elche (UCPLE), pese a su breve recorrido, ya se ha convertido en una referencia dado su marcado esfuerzo innovador. “Uno de nuestros aciertos”, afirma Julio Fernández Bernal (Elche, 1977), el responsable de la coordinación diaria, “es estar con la ciudadanía, a quienes nos debemos”.

Julio Fernández, coordinador de la Unidad Ciclista de la Policía Local de Elche (UCPLE). Foto: J. FILIUSin embargo, Fernández asevera: “El concepto de ‘bicicleta policial’ no es ninguna novedad. Ocurre que en ciertos lugares se conservó, mientras que en otros fue reemplazado por el paradigma del automóvil y ahora se retoma”. Y es que, presentada de manera experimental en verano de 2012, la Ciclista, así como la Canina o la Turística, son las llamadas “Unidades de Nueva Creación”, impulsadas por el jefe de policía César Zaragoza para tratar de brindar una respuesta eficaz a los retos existentes. “Surgen porque el contribuyente del siglo XXI demanda a sus protectores mayor cercanía y profesionalidad”, dice Fernández, que con un equipo de seis policías y 14 velocípedos cedidos por la firma ilicitana Mondraker, confiesa precisar de “más personal” por “el gran volumen de trabajo”. Y continúa: “Los servidores públicos de estas unidades somos jóvenes con inquietudes, totalmente comprometidos y que intentamos mejorar los procesos en los que tenemos competencias; ese es el perfil requerido, y hay lista de espera…”.

Debido a sus características operativas, la UCPLE llega donde coches y motos se quedan por el caminoMuestra de ello es el mismo Fernández; “Chicho” para los amigos del pelotón. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, practica el ciclismo desde la infancia: “Con la bicicleta he encontrado una libertad y expansión que no he conseguido con otro tipo de ejercicio”. Y con los 15 años de experiencia policial a sus espaldas, al ser una profesión que, en palabras textuales, “enamora y engancha por la labor de ayuda al prójimo”, enumera las ventajas de las bicipatrullas: “Proximidad con el transeúnte, versatilidad, sigilo, cuidado del medioambiente y la capacidad psicofísica del agente…”. Debido a sus características operativas, la UCPLE llega donde coches y motos se quedan por el camino: el casco antiguo, parques y huertos de palmeras, la ladera del río o el pantano, parajes como el Clot de Galvany, el paseo marítimo de Arenales o los más de diez kilómetros de playas del término. “Gracias a la introducción de las fat bikes, somos la única localidad en el mundo, con otra estadounidense, que patrullamos en bicicleta por la arena. ¡Los turistas alucinan al vernos!”.

Julio Fernández, coordinador de la Unidad Ciclista de la Policía Local de Elche (UCPLE). Foto: J. FILIUEntretanto, dentro y fuera de la provincia, se interesan por las funciones de la UCPLE y buscan su asesoramiento para emularla. “Además, acudimos a conferencias nacionales e internacionales como ponentes”, relata Fernández visiblemente orgulloso. ¿El secreto?: “No nos limitamos a vigilar y ayudar a otros equipos de emergencias, sino que, actualmente, desarrollamos una faceta más social”. Y señala la eminente función “deportiva, sociocultural y, sobre todo, educativa” de la unidad ilicitana. Es en este último ámbito donde los resultados brillan, al ofrecer formación vial, y divulgar la cultura de la bicicleta, en mesas redondas, en el marco del sistema de préstamo Bicielx, a colectivos como ancianos, discapacitados e inmigrantes y, con ahínco, a menores.

Las lecciones de la UCPLE ya alcanzan al 100% de los colegios y centros ocupacionales“Más de 1.000 horas de docencia con aproximadamente 13.500 alumnos anuales”, cifra Fernández, que no oculta su convencimiento sobre la necesidad de estos programas de “concienciación y civismo”. El proyecto “Biciescuela”, que involucra a todos los institutos de Elche, o el de “Aula Compartida”, cuyo objetivo es “abrir la mente y revelar diferentes opciones de futuro” a estudiantes en riesgo de abandono escolar, son pioneros por planteamiento y participación. Asimismo, las lecciones de la UCPLE ya alcanzan al 100% de los colegios y centros ocupacionales, fruto de su colaboración con el veterano Parque Infantil de Tráfico. “Enseñar respeto hacia el resto de usuarios de la vía es nuestra misión principal”, reitera Fernández, que pide a los conductores “empatía”; y, a los ciclistas, ser los primeros en dar ejemplo, “pues igualmente hacemos cosas mal”.

Olvidadas quedan las dudas y críticas iniciales referentes a la viabilidad de la UCPLE, convertida en la mejor carta de presentación de la policía del municipio alicantino y que ya se siente arropada por el pueblo y sus homólogos de uniforme. “El ser humano es reacio al cambio, especialmente en un contexto tan estricto como el policial”, apostilla Fernández, quien reconoce los duros comienzos y sigue luchando, junto a sus compañeros, por derribar dos de los mitos más arraigados: que un agente local es “menos policía”, y que el poder de un individuo “depende de su vehículo”. Y aclara: “Aun educadores y ciclistas, no dejamos de ser policías”. Fernández finaliza confiando en que el advenimiento de las e-bikes consolide a la bicicleta como una alternativa seria de transporte urbano e intercomarcal: “Ahora la tendencia es bajarla de la acera y que esta cuente con infraestructura propia en la calzada”, concluye.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn