Opinión

Gente que pedalea

Fotografía: Zulio (Flickr).

Forman un ejército de pantalones cortos con casquete de colorines en la cabeza y en los pies pedales a los que maltratancada vez que deciden ser deportistas, perder peso o simplemente dar una vuelta encima de un vehículo de dos ruedas por dónde les viene en gana. Salen a la calle dispuestos a saltarse todas las normas de tráfico creyendo que los semáforos, stop y demás señales no va con ellos. Tienen bula y prisa. No pueden detenerse, como el resto de los conductores, porque igual no llegan a tiempo al bar donde han quedado para almorzar, o a la boda de su primo. No tienen bastante con las calzadas y con las pistas marcadas expresamente para que puedan circular con seguridad. Se lanzan por paseos y aceras poniendo en peligro a peatones de todas las edades que ya no se sienten seguros en sus caminatas. Estos señores y señoras que pedalean sobre una bicicleta, han proliferado en los últimos días en los que el confinamiento les ha dado alas para imaginarse protagonistas del Tour o de la Vuelta a España. Cuando se ha levantado el telón se han lanzado a la calle creyéndose sus dueños, sin ningún tipo de miramientos con el resto de los ciudadanos. Creo recordar que la Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos y Seguridad Vial dice muy claro que las bicicletas son vehículos y así deben actuar. La Ley no permite que las bicicletas circulen por aceras o zonas peatonales. La bicicleta cuadriplica la velocidad de un peatón, que se siente vulnerable si tiene que compartir espacio con gentes sobre bicicletas, que no ciclistas.

Los ciclistas, al menos los que yo conozco, utilizan la bicicleta para hacer deporte de verdad, para respirar profundamente el aire de la montaña o del mar, en solitario o acompañados por otros aficionados a las dos ruedas que organizan sus salidas, se preparan concienzudamente y respetan, sí, respetan las normas de tráfico y no ponen en peligro a ningún peatón. En todo caso son ellos los vulnerables cuando algún coche se pasa de listo.

Alacant es un muy buen ejemplo de la falta de respeto por las normas de tráfico de los que pedalean. Los peatones les sortean en paseos y en aceras, aunque haya carril bici. Si van en grupo la ocupan toda, sin importarles en absoluto peatones, perros o carritos. Van rápidos y les importa un bledo el resto de la humanidad. Hay normas que no se cumplen y habrá que ser menos transigentes y más serios. Malos hábitos que van en aumento.

Sending
User Review
4.33 (3 votes)

Joan-Vicent Hernàndez

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores